BIENVENID@S

clara{G} Esclava propiedad del Sr. GABRIEL les da la más cordial bienvenida a este espacio

Permitanme compartirles un poco de la historia de como decidi convertirme en esclava domestica y sexual de mi esposo, Amo y Dueño el Sr. Gabriel. Leer mas...

lunes, 22 de septiembre de 2014

Orgasmos Forzados

La boda estuvo hermosa. La fiesta sensacional. Bailamos prácticamente toda la noche. Había pasado ya mucho tiempo desde la última vez que tuvimos la oportunidad de pasar una velada como esta.
La fiesta terminó ya muy entrada la noche. Los Novios se habían despedido dos horas antes. Nos despedimos de los papas de los novios y nos dirigimos a casa. Al llegar me abrió, como normalmente lo hace, la puerta del auto y me dio su mano para ayudarme a bajar. Me paso el brazo por la espalda y tomándome de la cintura me llevo dentro de casa. Me beso y en ese momento dijo:
-Esperame aquí clara, en un momento regreso-
El “clara” me hizo saber que tenía planes para con su esclava. La noche romántica de pareja había terminado.
Después de unos minutos regresó descalzo y vistiendo solamente un pantalón deportivo. Se acerco donde lo esperaba y tomándome de la mano me llevo hasta el centro de la estancia. Me dio un pequeño beso mordisqueando mi labio inferior y en seguida me dio la vuelta quedando a mis espaldas. Me abrazo por detrás. Uno de sus brazos me rodeo la cintura y me pego a Él. Su boca besaba mi cuello y murmuraba en mi oído diciéndome cuanto me deseaba. Pude sentir su erección en mi trasero a través de la tela. Su otro brazo terminó el abrazo a la altura de mis senos. Acariciándolos con su mano. La mano bajo de mi cintura y empezó a acariciar mis muslos y mi coño sobre la tela del vestido. No tardo en lograr que de mi pecho saliera un gemido de placer. Se detuvo. Tomó una silla y se sentó frente a mí diciendo:
-Quitate el vestido-
Obedecí, el vestido cayo a mis pies quedando frente a Él solo con el sostén las pantimedias y los tacos.
-Acércate-
Cuando me acerque, con sus manos desgarro las pantimedias. Una de sus manos y dedos empezaron a jugar con mi sexo, mientras la otra acariciaba mi trasero y mis muslos.
-Los tacos-
Me despoje de los zapatos lo que me permitió estar más cómoda y más estable ante sus caricias y juegos.
Aparto la silla a un lado, se agacho y me ordenó con sus manos que separará más las piernas. Tomó mi trasero con su manos y pego mi coño contra su boca. Su lengua y su boca de inmediato hicieron que mis caderas se movieran contra ellas buscando más placer.
-No puedes terminar hasta que yo te diga-
-Si Sr.-
-El sostén-
Como mejor pude solté el broche, quedando totalmente desnuda. Una de mis manos no pudo evitar el tomar su cabeza en un intento de repegarlo aun más. De inmediato paro.
-Manos a la nuca perra- dijo reconviniéndome, para agregar -No cierres los ojos-
Obedecía y sus manos volvieron a repegarme nuevamente a su cara. Mientras una de ellas me apretaba contra el la otra se dirigió a uno de mis pechos. Apretó la teta con fuerza, para después pellizcar el pezón y jalar un poco de el. Su mano en mi seno lastimándolo provocaba que el placer que su boca me daba se convirtiera en algo muy intenso.
-No aguantare mucho Sr.- le informé
-Puedes correrte cuando lo desees-
Un minuto después un gran orgasmo llegó, no solo lo sintió si no que mis gemidos y un pequeño grito de placer inevitable de mi parte se lo confirmó. Sus manos me repegaron aun más a su boca. Mis muslos temblaban ante la fuerza del orgasmo y solo porque sus manos me sostenían de los glúteos no me derrumbe en el suelo.
Por fin se despegó de mí, seguía sosteniéndome ahora de pie por la cintura. Cuando sintió que podía sostenerme por mi misma me beso con un beso fuerte, intenso. Su lengua follaba mi boca, como momentos antes lo hizo con mi coño. El dedo índice y medio de una de sus manos me penetraban al mismo tiempoque su pulgar jugaba con mi clítoris. Gemí.. Un nuevo orgasmo se avecinaba. Entre gemidos solo acerté a decir:
-Gmmm Sr…-
-Puedes hacerlo clara, no te detengas. Correte para Mí-
Llegó igual o más intenso que el anterior. Me sostuvo y me ayudo a llegar hasta el sofá, donde me depositó.
Me beso en el pelo y una vez que me vio más calmada dijo:
-Descansa un poco. Regreso enseguida-
Pese a que ya habían pasado algunos minutos, pequeños microorgasmos seguían apareciendo haciéndome temblar un poco y obligándome a cerrar las piernas.   
Cuando regreso minutos después se dirigió a la barra, traía en sus manos algunas cosas que deposito a un lado. Saco dos copas una de agua y otra de vino. Destapo la botella de vino y sirvió agua y vino en las copas respectivas. Se acerco con ambas copas al sofá donde estaba hecha una bola. Toco mi hombro y dijo Bebe alargando la copa de agua. Di un buen trago y me ofreció la de vino, dije con la cabeza que no e insistió. Dí un pequeño trago y se retiro dejando las copas nuevamente sobre la barra.
Tomó unas cuerdas y me llamo otra vez al centro de la estancia. Empezó a trabajar en un corpiño de cuerdas, La cuerda se deslizaba hábilmente sobre, bajo y alrededor de mis pechos y en mi espalda. De tanto en tanto se retiraba para admirar su obra. Pese a los orgasmos experimentados no podía dejar de sentirme excitada por el roce de sus manos y la cuerda sobre mis pechos.
Cuando quedo satisfecho me ordenó ponerme de rodillas. Obedecí. Se acerco a mi cara y pude sentir en ella la erección de su verga bajo la tela del pantalón.
-Manos atrás- ordenó
Saco con sus manos su pene y lo empezó a deslizar por mis labios. Abrí la boca de inmediato pensando quería follarme oralmente.
-Cierra la boca-
Su polla guiada con su mano empezó a recorrer mi cara y azotar mis mejillas para volver a deslizarse apenas sobre mis labios mojándolos con su liquido preseminal.
Se apartó retirándose unos pasos.
-a cuatro-
Tome la postura y dijo:
-Ven por el-
Su mano sostenía su polla mostrándomela. Avance a cuatro patas y cuando estuve a pocos Cms. Me ordeno parar.
-Estirate-
Por más que estire el cuello y eché el cuerpo adelante apenas pude rozar a punta de su Polla.
-Esfuérzate clara- Dijo retirándose otros pasos más –Ven por ella-
Repitió lo anterior varias veces. De pronto en vez de alejarse dio un paso al frente y metió su miembro de un solo golpe hasta el fondo de mi boca mientras su mano sostenía mi cabeza contra su cuerpo. Entre la sorpresa, la arcada que provoco al pegar contra mi garganta tan inesperadamente y la asfixia brotaron lagrimas de mis ojos. No eran lagrimas de dolor eran simplemente lagrimas que por pura reacción física brotaban, como cuando se mete algo al ojo o bien ante un ataque de risa.
Por fin aflojo la presión y salio de mi boca. No la folló. Me ordeno ponerme de pie y me llevo hasta los pies de una otomana sin respaldo. Se dirigió hasta la barra y regreso  llevando en sus manos una cuerda y algunas otras cosas.
-Tenemos juguetes nuevos clara- dijo mostrándome unos objetos –Creo que los disfrutaras y si no Yo si-

Me mostró un Plug anal de acero inoxidable que a la luz de la lámpara brillaba. Era un plug más largo y un poco más grueso de los que tenía y había usado. Más que lo grueso o que me llamo la atención era que era notablemente mas largo. De igual modo me mostró un vibrador con forma de polla bastante grueso y largo. Los juguetes que había usado hasta ahora siempre habían sido más o menos de  la medida de su miembro.

Me hizo subir a la otomana a cuatro patas dándole la espalda. Me hizo inclinarme de tal forma que mi cabeza quedara sobre la otomana y el culo levantado. Me acaricio el trasero, metió su mano entre mis muslos  y también acaricio mis tetas. Me excitaba, quería a su perra en celo. Deslizo el plug entre los labios de mi vulva, mojándolo con mi humedad al igual que el vibrador apagado. Tomo el lubricante y lo dejo caer en la entrada de mi Ano. Masajeo con el pulgar un poco la entrada. Me relaje esperando y tratando de no ponerme tensa. Llevo el plug hasta mi boca y me hizo lamerlo. Siguió dando masaje a la entrada y puso la punta del plug en ella. Lo empujo un poco y al ver resistencias paró. Lo saco un poco apenas y volvió a empujar metiéndolo un poco más.
-Malo el que dejemos tanto tiempo sin dilatarte clara-
Lo sacaba apenas un poco y volvía a empujar. Sentía como me abría. El ardor y el pequeño dolor me indicaban que ya no podía faltar mucho. Tome aire y trate de relajar un poco mas y por fin con un nuevo empujón estuvo totalmente dentro. Lo sostuvo un momento y después apretó mis glúteos para que no lo expulsara y acabara aceptándolo.
-Buena Chica-
Me sentía completamente llena. Pensaba en ello cuando sentí sus manos atando las mías a la espalda. Lo deje hacer.
Sus manos movieron un poco el plug para ver que estuviera bien colocado provocando oleadas de un dolor placentero y excitante.
-clara voy azotar ese precioso culo que tienes. No es por castigo si no por mi placer simplemente. Quiero verlo marcado.- dijo.
Tomo la fusta en sus manos. La deslizo acariciando mi coño, mis muslos,  mis tetas, mis glúteos. De pronto cayo el primer azote. El golpe seco hizo que me estremeciera. El ardor del mismo aunado al movimiento del plug dentro de mi me hicieron lanzar un gemido parte dolor parte placer.
-¿Como se dice? Cuéntalos-
Sus palabras me sacaron de mis pensamientos sobre como he cambiado. Pensar que antes odiaba el dolor y ahora empieza a gustarme.
-Perdón. Gracias Sr. uno- respondí
No tuvo la mínima piedad, los azotes fueron fuertes, Sentí que el trasero me ardía.
-Gracias Sr. Veinte- dije con mi mar de lagrimas que a partir del N° 14 había empezado.
-Lindas marcas en un lindo trasero- dijo deteniéndose. Fue a la barra regreso con la copa de agua y ayudándome a enderazarme un poco me dio a beber unos tragos. Apagada la sed. Levantando mis manos y brazos por la espalda forzó nuevamente a que mi cara quedara sobre la otomana. Con sus manos abrió aun más mis rodillas dejando todavía más abierta y expuesta. Acaricio un buen rato mis muslos y coño. Sus dedos se metían entre mis labios excitándome. De cuando en cuando dedicaba un momento a mis pechos. Los acariciaba, apretaba o jalaba mis pezones. Tomo de un lado el vibrador y sin encenderlo empezó a deslizarlo entre mis labios. Mis jugos lo mojaban y podía sentir como resbalaban por mis muslos.
-SR- suplique entre gemidos.
-espera un poco clara-
Encendió el Vibrador y empezó el verdadero martirio. Lo movía a través de los labios de mi coño, lo detenía sobre mi clítoris haciéndome lanzar gritos y gemidos y solo decía –Aun no clara-
Me penetraba tan solo con unos cms de aquel vibrador del demonio. Cuando sintió por mis gestos, gritos y gemidos de placer que no podría aguantar ya más me penetro hasta el fondo. Podía sentir como la punta vibraba contra la pared de mi Útero. Mis caderas se movían solas. Mi clítoris completamente erecto ante el roce de aquel juguete se volvía doloroso. Estaba llena con aquel plug que podía sentir vibrar al estar en contacto a través de las paredes de mi coño con aquel aparato de placer infernal.
-correte para mi clara- dijo
Explote en  una serie de Orgasmos múltiples e intensos. Perdí la noción de mi misma, de mí alrededor. Solo había eso… Su voz se escuchaba lejana a mis oídos.
-correte, dámelos, eres mía…- como si estuviera en modo lento.
No se cuanto tiempo paso. Los orgasmos y sus replicas se sucedían uno tras otro. Por fin retiro el vibrador y me dio un poco de tiempo para calmarme.
Fue por más agua. Se sentó sin ofrecerme un trago en una silla observándome. Estaba dejando que me calmara. A el le encantan las sesiones de sexo forzado y orgasmos múltiples. Le gusta que me convierta en un juguete sexual.
Pasaron algunos minutos y levantándose me ofrecía agua. Le dije que no. Estaba agotada, podía sentir el maquillaje todo corrido por las lágrimas y el sudor.
-¿Cansada?-
-Algo-
-¿Estas en condiciones de seguir?-
-Si Sr.- dije titubeando un poco y callando mis ganas de responder con un ¿le importa?
Se acercó con el vibrador en la mano encendido. El ruido del mismo no dejaba dudas.
-Quiero disfrutar de tu culo clara. Llego el momento que tengas a tu Dueño dentro. Pero no quiero librar a tu coño del placer. Así que este juguetito ayudara a mis fines.- dijo deslizándolo nuevamente de arriba abajo entre los labios de mi coño.
Me prepare. ¿Sacaría el plug, primero? ¿Me tomaría por el culo y metería el vibrador después en el coño o al revés primero el juguete y después Él?
No decía nada. Simplemente me miraba con una sonrisa y daba tiempo a mi mente a procesar lo que había dicho.
De pronto simplemente tomo mis caderas y me penetro de un solo golpe. Hasta el fondo. Su entrar y salir en mi vagina un poco cerrada por el plug que oprimía mi pared desde el otro lado, y el roce de su miembro sobre mi clítoris erecto me producían oleadas de placer. Me había tomado vaginalmente.
-SRRrrrr-
-Puedes correrte- dijo atendiendo a mi suplica.
Mi vagina ante los espasmos del orgasmo, apretaba aquella polla dura, la exprimía, su chorro de semen choco contra mis paredes, provocando un nuevo espasmo tanto en Él como en mí. Se quedo un momento quieto disfrutando y a la vez ante la imposibilidad de moverse por la fuerza con que mis musculos apretaban su polla. En cuanto pudo siguió bombeando hasta provocar un nuevo orgasmo en su esclava y derrumbándose materialmente sobre mí. Abrazandome.
Minutos que parecieron eternos, disfrutando de su cuerpo  sobre el mío. Quietos sin decir nada. Por fin se salió provocando una nueva oleada de placer.
Quito las cuerdas de mis manos y abrazándome me cargo hasta la recamara. Me deposito sobre la cama y se acurruco a mi espalda.
-Gracias clara, eres única-
-Gracias a Ud mi Sr.- acerté a responder antes de quedarme dormida en sus brazos.
Me despertó su mano y su beso ya entrada la mañana.
-Despierta, es hora de despertar-
Abrí los ojos y ahí estaba mirándome.
-Vamos la tina esta lista y se enfriara el agua-
Me tomo de la mano y me arrastró hasta el baño.
Caramba como me dolía no solo el trasero si no todo el cuerpo. A cada paso sentía el plug moverse dentro de mi.
-Ven quitemos esas cuerdas y revisemos como estas.-
Quito las cuerdas del bondage de mi torso. Después me hizo doblarme por la cintura y su dedo recorrió las marcas de mi culo.
-Lindas marcas duraran unos días. Habrá que curarlas después del baño-
Acercó un espejo para que pudiera verlas. Ahí estaban bien marcadas. Su marca en su propiedad. Pensaba en eso cuando dijo:
-Ahora afloja- y empezó a retirar el plug de mi culo.
-Ayúdame un poco puja-
Por fin salio dejando ese característico dolorcillo en mi Culo.
Nos metimos en la tina y aunque el ardor por el agua caliente en los azotes de momento no fue agradable al poco tiempo lo fue, más cuando dedico toda su atención a bañarme.
Salió de la tina y me ofreció una toalla. Me seco cariñosamente y de pronto exclamo:
-Joder clara quiero cogerte otra vez-
Me reí, no pude evitarlo y como respuesta me doblo por la cintura, ante la barra del lavabo, tomo la crema y lubrico con ella su pene. Y sin más me penetro analmente. Me ardía su polla con su movimiento pero al mismo tiempo me excitaba su reacción. Sus manos ya tomándome del pelo o bien clavadas en mis caderas marcaban el ritmo. Por fin se corrió dentro de mí. El chorro de semen caliente inundo mis entrañas. Se salió y sentí como  su leche goteaba y corría sobre mis muslos. Sin Más me tomo de la cintura con sus manos y me sentó sobre la barra abrió con sus manos mis piernas y me provoco uno de los orgasmos orales mas deliciosos y tiernos que me ha dado.
-nuevamente a la ducha- dije riendo un poco.
-Si. Pero espera unos minutos me encanta ver como sigue goteando leche tu culo- dijo riéndose y cerrándome un ojo.
Nos duchamos, vestimos y pidió algo de comida rápida. Comimos y nos dormimos hasta el otro día.
Las marcas quedan aun y se que se borraran en unos días. Se que vendrán muchas mas, como sesiones parecidas. Como se que siempre seré suya.

clara{G} 
Esclava domestica y sexual 
Por voluntad Propia 
Propiedad del Sr. Gabriel