BIENVENID@S

clara{G} Esclava propiedad del Sr. GABRIEL les da la más cordial bienvenida a este espacio

Permitanme compartirles un poco de la historia de como decidi convertirme en esclava domestica y sexual de mi esposo, Amo y Dueño el Sr. Gabriel. Leer mas...

domingo, 4 de mayo de 2014

Tarea

Cuando me senté a desayunar el viernes pasado, después de haber despedido al Sr. Gabriel y a los niños, me encontré sobre la mesa la siguiente nota del Sr. Gabriel.

"clara:
Independientemente de las tareas de cada día quiero informarte de esta tarea que deberás realizar el día de hoy.

La tarea consiste en:
Provocarte un orgasmo por hora, por 12 hrs. Seguidas.

 Instrucciones:
1.- Cada orgasmo debe lograrse entre las xx.01 hrs y las xx.59 hrs a partir de las 10.00 AM.
2.- Debes tomar nota de la hora en que lograste el orgasmo, El método o forma como  lo obtuviste, pensamientos y sentimientos a medida que transcurra el día y todo aquello que consideres importante.
3.- Deberás de igual modo comunicarme los datos del punto anterior conforme vayan ocurriendo.
4.- En el caso de no lograr alguno de los orgasmos a que se refiere la tarea deberás tomar nota y comunicarme el motivo por el cual no te fue posible cumplir con lo ordenado y queda a mi juicio determinar el castigo correspondiente por no cumplir la(s) parte(s) de la tarea.

Que tengas un buen día."

Hasta ahí llegaba la nota.

No es el fin de este post el describir en el mismo los detalles de cómo lleve acabo cada parte de esta tarea. Más bien me propongo el ahondar un poco en mis sentimientos al respecto y creo y espero sinceramente el poder desnudar mi Alma de una forma más completa que si me concretara a describir  la simple mecánica de cómo obtuve cada uno de esos orgasmos.

Al leer la nota del Sr. Gabriel mi pensamiento y animo fue de un optimismo desmedido (“Esto no es nada difícil, será una tarea no solamente muy fácil si no de igual manera muy placentera de cumplir, etc.”)  hasta un franco pesimismo (“Que pasará si no puedo cumplir con esta tarea tan sencilla.”).

Como casi siempre sucede conmigo el optimismo  ganó. Esto era un reto y como tal cosa lo tomé. Estaba decidida a que tendría éxito. El fallarle en esto tan sencillo (pensé) al Sr. Gabriel  simplemente n era algo que estaba dispuesta siquiera a considerar.

Vi el reloj, tenía aun tiempo para la primera hora. Si bien cuando empecé con el N° 1 estaba algo apagada, fue un buen comienzo ya que no me costo tanto trabajo cumplir con lo ordenado. Me sentía bien, y satisfecha por haber dado el primer paso si mayor dificultad y a una hora bastante temprana. 10.12 hrs. Los N°s 2 y 3 fueron de igual forma bastante sencillo de cumplir. Llevaba ya 3 de 12 solo restaban 9 más y me sentía confiada.

El N° 4 empezó a provocarme dificultades, había que recoger a los chicos y hacer la comida, Afortunadamente adelante un poco en el poner la mesa.
Algo presionada pero logre sacarlo en tiempo 13.45 hrs. y algo ansiosa y nerviosa.

El N° 5 fue algo diferente. El Sr., Gabriel estaba en casa y me pareció no se si por mis ganas de poder cumplir o bien porque fuera cierto me pareció que jugaba un poco conmigo. Comía lentamente y me impulsaba a que lo hiciera de igual manera, cuando lo que yo deseaba era terminar rápido al ver que el reloj avanzaba. Cuando no pude soportar más le pedí permiso para retirarme por un momento de la mesa para poder cumplir con mi tarea. Sonrió de oreja a oreja y me lo concedió. No se si por la ansiedad o por saber que Él estaba ahí esperando mi regreso me costo algo de trabajo pero finalmente lo conseguí, a las 14.52
Para esos momentos mi ánimo no era el mejor.  Me dedique a recoger la mesa y lavar la loza cuando a las 15.30 se acerco a la cocina y dándome un beso en el cuello pregunto:
-¿No quieres que te ayude con tu tarea de esta hora antes de irme a la Ofna? –
-¿Lo haría?-
-Sabes que no me gusta respondas a una pregunta con otra pregunta clara-
-Perdón Sr. Si Sr. me gustaría que lo hiciera-
Me tomo de la mano  y me llevo a la recamara. Cerro la puerta, Movió hacia atrás la banqueta del tocador, Abrió la puerta del guardarropa y me coloco ante el espejo de cuerpo entero y sentándose en la banqueta a un lado dijo:
-veamos como lo haces. No quiero que cierres los ojos, quiero que te mires en el espejo-
Definitivamente no era lo que esperaba yo. Yo esperaba que el me tocara y me diera ese orgasmo. Ni siquiera me dio una indicación o un comentario más que me ayudara.
Aunque lo había hecho muchas veces para El, en esta ocasión me costo bastante trabajo lograrlo. Algo frustrada y molesta.
Cuando terminé, se acerco y dándome un beso dijo:
-Buena chica, me voy a trabajar-

Termine de recoger la cocina y decidí que lo mejor sería ir un rato con los chicos al parque.

Corrí un rato lo que me permitió sacar de mi cabeza el stress de estar pensando en la tarea. No estaba resultando tan fácil como pensé.

Cuando me di cuenta era ya bastante tarde y con el pretexto de que tenía que ir al servicio apure a los chicos para llegar a casa. Casi no lo logro.  16.55 hrs. Definitivamente no me siento bien Aun faltan 5 y cada vez me cuesta más trabajo concentrarme para lograrlo y más tiempo. Pero no me vencerá este reto.
Trate de hablar con el Sr. Gabriel. Necesitaba que me alentara. Que me empujara, que me dijera que yo podía, que recordara lo hacia para El. Su Móvil me mando al buzón de voz. Hable a su ofna. y pedí hablar con El. La respuesta era que si podía dejar el recado porque estaba ocupado. Más frustración. Le envié los datos en un mensaje de texto sin más comentarios.

Los chicos jugaban en su habitación.  Me encerré en la mía, me desnude, y me puse a leer relatos en la portátil. A las 17. 49 logre superar el N° 8. solo faltan 4 pensé dándome ánimos. Estoy cansada, un poco desanimada por sentirme como me siento. Ya no estoy optimista. Pienso queda lo más difícil aun.

Recibo un mensaje del Sr. Gabriel:
-Buena chica yo se que lo lograras-
Su mensaje me anima pero a la vez me estressa y me compromete más. El confía en que puedo lograrlo. No puedo decepcionarlo.

18:50 logro el N° 9. Me sigo sintiendo deprimida, molesta, la imaginación se me agota. Solo me ayuda a seguir cumpliendo el deseo de no fallar, de no decepcionarlo. Empiezo a dudar si en verdad lo hago por complacerlo o por el orgullo de superar la tarea. No quiero pensar así pero no puedo evitarlo.

Preparar la cena y el baño de los chicos me estresa aún más. Para el N° 10 tendré menos tiempo. No puedo evitarlo mientras lo hago no puedo dejar de llorar un poco. Por más que me esfuerzo no llega. Ya no es nada placentero, se ha convertido en dolor, estoy irritada tanto física como mentalmente. Estoy cansada. Los chicos me interrumpen con sus “Mamá no quiero esta pijama”. Mi humor esta terrible “Ya estas grande si no quieres esa saca la que quieras del cajón”.
Por fin al parecer el objetivo es alcanzado. No, no puede ser son las 20.04 hrs. Fallé con el N° 10. Tanto esfuerzo inútil. No hay nada que hacer Me disculpo con los chicos y les digo que deben ayudar un poco más. Bueno el 10 no esta alcanzado pero el 11 ya estuvo. Espero el Sr. Gabriel llegue temprano y me ayude con la cena de los chicos. No es mi día. Habla para decirme que llegara un poco mas tarde. No hace ningún comentario sobre mi fallo. Les doy de cenar a los chicos, los acuesto y les dejo que vean un rato la TV en su cuarto. No junto la mesa. Me meto a bañar y dejo que las lágrimas escurran con las gotas de la ducha. Los chicos ya duermen. Me desnudo, me pongo el collar y con todo el desanimo del mundo junto la mesa y empiezo a preparar la cena. Son las 21.20 en el reloj de la sala. Me siento en el piso y empiezo a trabajar en el último.  En eso escucho la puerta del Garaje abrirse y se que es EL. Me coloco en la puerta y no puedo contenerme. Mi cerebro solo decía “No te esforzaste lo suficiente. Va a estar muy decepcionado de Ti.” Las lágrimas se me salían sin querer. También experimente un  alivio al saber que estaba ya en casa.    

Cuando la puerta se abrió me encontró ahí de rodillas, temblorosa, necesitada, llorosa. Necesitaba un abrazo fuerte y apretado y como si leyera mis pensamientos me alargo la mano me puso de pie y me abrazó apretada y tiernamente por un largo rato mientras yo me derrumbaba en llanto. No podía dejar de llorar y entre lágrimas respondía a sus suaves cuestionamientos, sobre como me sentía y mientras me decía que estaba muy orgulloso de mí.   
Hablar con él me ayudó a calmarme, como siempre lo hace, me dio tranquilidad y confort y Una vez que lo logré encontré la fuerza para terminar. Le comente que aun faltaba uno más y que el tiempo se acortaba para completar la tarea. Sin decir nada me llevo al sofá y sus manos me dieron el N° 12 de forma intensa. Eran las 21.56. No fue fácil tampoco físicamente hablando, pero mentalmente fue bastante sencillo, al ser EL quien me lo daba
Por fin (aunque incompleta) se había acabado la tarea.

Fue muy raro y desconcertante para mi este N° 12. Al llegar por fin trajo más lágrimas, yo era un completo desastre, yo no podía dejar de llorar. Había tantas emociones en mi cabeza, todas dando vueltas y abrumándome completamente. Me sentía agotada, con una gran sensación de alivio, de orgullo por complacerle, increíblemente vulnerable, cuidada, muy adolorida, llena de felicidad cuando ví como le había agradado mi esfuerzo por complacerlo. Y si, también me sentía agotada laxa y floja como un espagueti.

Me recostó en el sofá junto a El. No podía dejar de llorar mientras me sostenía entre sus brazos. Hablábamos sobre como había sido el día. Me preguntó si estaba enojada o molesta con El, lo cual me tomo de sorpresa por un minuto. No necesite pensar mucho mi respuesta. No, no estaba enojada ni molesta en absoluto. Pienso que cada día que pasa acepto internamente más y más  su derecho a pedir, a exigir cosas de mí… Pero creo que hay algo más que eso y es el aceptar su derecho a preguntar, ordenar y mi obediencia ciega hacia El. Es ese algo que me provoca y se ha convertido en lo que estoy dispuesta a hacer para complacerlo. Eso que me hace sentir un orgullo y un placer en mi para ser lo mejor que pueda para Él. Para poder sentir esa paz en mi interior que me da el saber que lo hago feliz, que puede estar orgulloso de llamarme su esclava, y de que yo soy digna de ocupar ese lugar en su vida   

Son ya casi 48 horas desde que termine con esta tarea y todavía me siento un poco asombrada por todo lo que genero en mi, por no hablar del dolor que aún me lo recuerda. Hemos hablado de esta experiencia y me ha preguntado si voy a hacer nuevamente esto por Él, y nuevamente el objetivo sería completar las 12 o bien quizás un numero mayor. Él y yo sabemos que si llega ese momento y me pide hacerlo voy a decir que SI. Ahora de forma más conciente y con cierto temor, pero con mucho gusto también. Fue muy duro pero al final de cuentas los resultados valieron la pena, me hicieron sentirme más suya y creo que Él de igual forma valora más a su esclava. Nos ha acercado más aún de lo que estábamos como Dueño y esclava


PD. Por no haber cumplido a cabalidad la tarea encomendada el Sr. Gabriel ha decidido que esta esclava será castigada. Determinará  posteriormente el tipo de castigo y cuando se aplicará

clara{G} 
Esclava domestica y sexual 
Por voluntad Propia 
Propiedad del Sr. Gabriel

2 comentarios:

papillon[LR] dijo...

Uff, Se trata de una tarea complicada, me asombra el grado de cumplimiento al cual llegaste, sobre todo teniendo en cuenta las circustancias (quienes tenemos familia, tareas diarias , sabemos lo que es).
Me descubro ante ti, y somo sumiso no puedo por menos que lanzarte un achuchón de admiración.
Un Beso
Y Un saludo a tu seño

clara{G} e del Sr. Gabriel dijo...

papillon[LR]: gracis por tus palabras. Viniendo de ti es un elogio y un orgullo. Saludos y mis respetos para tu SRA. Besos