BIENVENID@S

clara{G} Esclava propiedad del Sr. GABRIEL les da la más cordial bienvenida a este espacio

Permitanme compartirles un poco de la historia de como decidi convertirme en esclava domestica y sexual de mi esposo, Amo y Dueño el Sr. Gabriel. Leer mas...

viernes, 17 de octubre de 2014

Mi 24/7


Una relación Amo/sumisa/esclava del tipo 24/7 no quiere decir que se este permanente en una sesión. Para muchos es por cuestiones prácticas muy difícil o casi imposible poder llevar una relación de este tipo. Y no porque no se quiera si no porque hay elementos externos, como relaciones sociales, familia, trabajo etc. que lo complican. Esto los lleva a mantener una relación en la que por ejemplo pueden dedicarle un fin de semana a experimentar  la sumisión y el dominio en sesiones mas o menos formales y para el resto de la semana pueden hacer una vida total o casi totalmente vainilla. Quizás haya algunos elementos en el transcurso entre sesión y sesión donde mediante mensajes o llamadas telefónicas experimente algo extra de esa relación.
En el caso de la relación entre el Sr. Gabriel y esta esclava poco a poco hemos logrado con trabajo y esfuerzo que sea una relación 24/7. La clave para que funcione de esa manera esta en la comunicación diaria y continua de lo que ambos esperamos y deseamos de la relación y como lograr el que como su esclava me sienta plena y el como Dueño de la misma sienta que esta en pleno control de su propiedad.

Tratare de dar una idea de lo que es para El Sr. Gabriel y para esta esclava su relación 24/7 y como la vivimos

Cierto es que la vida no deja de correr por tener una relación de este tipo. Hay que llevar a los chicos a la escuela, hacer tareas, enfermedades, compromisos sociales, cuentas que pagar, etc. como en cualquier relación.  Parte de lo que hemos encontrado gracias a esa comunicación de que hablaba al inicio, es que todo incluyendo esas cosas simples o complicadas no dejen de tener en el día a día un toque de lo que es la relación 24/7  Dueño/esclava.

Una forma de garantizar que ambos sentimientos el de Dominación por parte del Sr. Gabriel y el de entrega por mi parte sigan presentes cada día es el no caer en zonas de confort. Esto lleva un gran trabajo por parte de mi Amo y de esfuerzo por complacerlo de mi parte.

Unos pocos ejemplos de cómo hace que cada día y en forma permanente no perdamos de vista lo que pretendemos de nuestra relación  pueden ser los siguientes:
Esta semana ha establecido una rutina para su esclava la cual a grandes rasgos tratare de describir.

La hora de despertar debe ser a las 6.00 hrs.
Poner la cafetera,
Ir al baño (nunca debo cerrar la puerta) y desahogar mis necesidades.
Darme una ducha y mientras lo hago revisar que el afeitado de mi vello corporal este perfecto.
Secarme, ponerme crema y perfumarme con el perfume que mi Amo haya escogido la noche anterior.
Regresar a la recamara y si esta dormido despertarlo haciéndole sexo oral. Si esta despierto pedir su permiso para hacerlo. Debo hacerlo hasta que me indique que es suficiente y me detenga.
Mientras se ducha debo vestirme con la ropa que el Sr. Gabriel haya escogido la noche anterior y peinarme con una cola de caballo.
Hacer la cama y colocar su ropa en orden para que se vista o en caso de que lo requiera ayudarle a hacerlo.
Despertar a los chicos y preparar el desayuno.
Cuando el se presente a la mesa debo servirle su taza de café de inmediato.
Ayudar a los chicos a vestirse y peinarse.
Servir el desayuno y preparar el refrigerio de los chicos.
Despedir al Amo y los chicos.
Arreglar el cuarto de los chicos y la cocina
Peinarme y maquillarme de acuerdo a las instrucciones recibidas la noche anterior.
Hacer las diferentes actividades de acuerdo a lo hablado la noche anterior.(ir al banco, encontrarme con alguna amiga, Hacer algún tramite, visitar alguno de mis clientes, etc)
Recoger a los chicos de la escuela
Preparar la comida.
Dar de comer
Arreglar la cocina
Despedirlo en la puerta si vino a comer
Ayudar a la tarea de los chicos 
Por la tarde salir al parque con los chicos
Bañar a los chicos
Preparar la cena y darles de cenar
Si El Amo llegó temprano, cenar con El y los chicos y mientras los duerme arreglar la cocina
Si llega tarde dormir a los chicos, preparar la cena del Amo y después de que cene arreglar la cocina.
Informarle detalladamente sobre mis actividades y cosas del día y lo que debo hacer al día siguiente para que pueda planificar mis actividades.
Servir una taza de café en la estancia frente a la TV
Desnudarme y echarme o sentarme a sus pies. Y estar disponible y atenta a cualquier orden.
Cuando lo indique ir a la recamara. Preguntar que desea vestir al día siguiente y que loción prefiere.
Sugerirle lo que pienso seria adecuado vestir al día siguiente de acuerdo a mis posibles actividades para que escoja que debo usar, igualmente sobre el peinado, maquillaje y perfume.
Acostarme a dormir cuando lo ordene y vestida como lo considere, (desnuda, camisón, lencería, etc.)

Como ven hay un montón de detalles que me hacen pensar durante todo el día en lo que soy, en lo que escogí ser, en saber que el es quien ordena y manda y que cualquier falta será castigada.

Para evitar que se hagan costumbres o rutinas comodinas, sus instrucciones pueden cambiar en el momento que el lo decida y por supuesto aunque parecidas, las rutinas son cambiadas  de forma bastante frecuente. Todo eso independientemente del control que puede ejercer a través del teléfono o bien de redes sociales.

Este control y rutinas no son del todo rígidas en el sentido de que en un momento dado puedo según las circunstancias cambiar o modificar alguna parte de la misma, pero eso si solicitando su permiso de que puedan ser alteradas. Y como Dueño de esta esclava, por supuesto que el tiene todo el derecho de alterarla en cualquier momento que desee.

Como se puede ver no es que este en sesión permanente, no es que me azote todo el tiempo o mantenga una actividad sexual, de humillación o de cualquier otra práctica de las que acostumbramos ver en las “sesiones formales” y donde planifica perfectamente que desea obtener de su esclava, ya sea una sesión de adiestramiento o bien para su exclusivo placer.

Como una última reflexión debo decir que la comunicación es esencial e imprescindible para ir avanzando en ese ideal que tenemos ambos. Creemos que se puede lograr a pesar de los compromisos y relaciones que existen en nuestro diario vivir. Es indispensable esa comunicación y confianza para poder hablar de lo que necesito como su esclava, para sentirme mas suya, mas entregada y mas su propiedad (control, retos, tareas, etc.) y por parte de EL que desea de su esclava para que pueda ayudarla a avanzar en su esclavitud y EL poder avanzar en el control y dominio de su propiedad. 

clara{G} 
Esclava domestica y sexual 
Por voluntad Propia 
Propiedad del Sr. Gabriel

lunes, 22 de septiembre de 2014

Orgasmos Forzados

La boda estuvo hermosa. La fiesta sensacional. Bailamos prácticamente toda la noche. Había pasado ya mucho tiempo desde la última vez que tuvimos la oportunidad de pasar una velada como esta.
La fiesta terminó ya muy entrada la noche. Los Novios se habían despedido dos horas antes. Nos despedimos de los papas de los novios y nos dirigimos a casa. Al llegar me abrió, como normalmente lo hace, la puerta del auto y me dio su mano para ayudarme a bajar. Me paso el brazo por la espalda y tomándome de la cintura me llevo dentro de casa. Me beso y en ese momento dijo:
-Esperame aquí clara, en un momento regreso-
El “clara” me hizo saber que tenía planes para con su esclava. La noche romántica de pareja había terminado.
Después de unos minutos regresó descalzo y vistiendo solamente un pantalón deportivo. Se acerco donde lo esperaba y tomándome de la mano me llevo hasta el centro de la estancia. Me dio un pequeño beso mordisqueando mi labio inferior y en seguida me dio la vuelta quedando a mis espaldas. Me abrazo por detrás. Uno de sus brazos me rodeo la cintura y me pego a Él. Su boca besaba mi cuello y murmuraba en mi oído diciéndome cuanto me deseaba. Pude sentir su erección en mi trasero a través de la tela. Su otro brazo terminó el abrazo a la altura de mis senos. Acariciándolos con su mano. La mano bajo de mi cintura y empezó a acariciar mis muslos y mi coño sobre la tela del vestido. No tardo en lograr que de mi pecho saliera un gemido de placer. Se detuvo. Tomó una silla y se sentó frente a mí diciendo:
-Quitate el vestido-
Obedecí, el vestido cayo a mis pies quedando frente a Él solo con el sostén las pantimedias y los tacos.
-Acércate-
Cuando me acerque, con sus manos desgarro las pantimedias. Una de sus manos y dedos empezaron a jugar con mi sexo, mientras la otra acariciaba mi trasero y mis muslos.
-Los tacos-
Me despoje de los zapatos lo que me permitió estar más cómoda y más estable ante sus caricias y juegos.
Aparto la silla a un lado, se agacho y me ordenó con sus manos que separará más las piernas. Tomó mi trasero con su manos y pego mi coño contra su boca. Su lengua y su boca de inmediato hicieron que mis caderas se movieran contra ellas buscando más placer.
-No puedes terminar hasta que yo te diga-
-Si Sr.-
-El sostén-
Como mejor pude solté el broche, quedando totalmente desnuda. Una de mis manos no pudo evitar el tomar su cabeza en un intento de repegarlo aun más. De inmediato paro.
-Manos a la nuca perra- dijo reconviniéndome, para agregar -No cierres los ojos-
Obedecía y sus manos volvieron a repegarme nuevamente a su cara. Mientras una de ellas me apretaba contra el la otra se dirigió a uno de mis pechos. Apretó la teta con fuerza, para después pellizcar el pezón y jalar un poco de el. Su mano en mi seno lastimándolo provocaba que el placer que su boca me daba se convirtiera en algo muy intenso.
-No aguantare mucho Sr.- le informé
-Puedes correrte cuando lo desees-
Un minuto después un gran orgasmo llegó, no solo lo sintió si no que mis gemidos y un pequeño grito de placer inevitable de mi parte se lo confirmó. Sus manos me repegaron aun más a su boca. Mis muslos temblaban ante la fuerza del orgasmo y solo porque sus manos me sostenían de los glúteos no me derrumbe en el suelo.
Por fin se despegó de mí, seguía sosteniéndome ahora de pie por la cintura. Cuando sintió que podía sostenerme por mi misma me beso con un beso fuerte, intenso. Su lengua follaba mi boca, como momentos antes lo hizo con mi coño. El dedo índice y medio de una de sus manos me penetraban al mismo tiempoque su pulgar jugaba con mi clítoris. Gemí.. Un nuevo orgasmo se avecinaba. Entre gemidos solo acerté a decir:
-Gmmm Sr…-
-Puedes hacerlo clara, no te detengas. Correte para Mí-
Llegó igual o más intenso que el anterior. Me sostuvo y me ayudo a llegar hasta el sofá, donde me depositó.
Me beso en el pelo y una vez que me vio más calmada dijo:
-Descansa un poco. Regreso enseguida-
Pese a que ya habían pasado algunos minutos, pequeños microorgasmos seguían apareciendo haciéndome temblar un poco y obligándome a cerrar las piernas.   
Cuando regreso minutos después se dirigió a la barra, traía en sus manos algunas cosas que deposito a un lado. Saco dos copas una de agua y otra de vino. Destapo la botella de vino y sirvió agua y vino en las copas respectivas. Se acerco con ambas copas al sofá donde estaba hecha una bola. Toco mi hombro y dijo Bebe alargando la copa de agua. Di un buen trago y me ofreció la de vino, dije con la cabeza que no e insistió. Dí un pequeño trago y se retiro dejando las copas nuevamente sobre la barra.
Tomó unas cuerdas y me llamo otra vez al centro de la estancia. Empezó a trabajar en un corpiño de cuerdas, La cuerda se deslizaba hábilmente sobre, bajo y alrededor de mis pechos y en mi espalda. De tanto en tanto se retiraba para admirar su obra. Pese a los orgasmos experimentados no podía dejar de sentirme excitada por el roce de sus manos y la cuerda sobre mis pechos.
Cuando quedo satisfecho me ordenó ponerme de rodillas. Obedecí. Se acerco a mi cara y pude sentir en ella la erección de su verga bajo la tela del pantalón.
-Manos atrás- ordenó
Saco con sus manos su pene y lo empezó a deslizar por mis labios. Abrí la boca de inmediato pensando quería follarme oralmente.
-Cierra la boca-
Su polla guiada con su mano empezó a recorrer mi cara y azotar mis mejillas para volver a deslizarse apenas sobre mis labios mojándolos con su liquido preseminal.
Se apartó retirándose unos pasos.
-a cuatro-
Tome la postura y dijo:
-Ven por el-
Su mano sostenía su polla mostrándomela. Avance a cuatro patas y cuando estuve a pocos Cms. Me ordeno parar.
-Estirate-
Por más que estire el cuello y eché el cuerpo adelante apenas pude rozar a punta de su Polla.
-Esfuérzate clara- Dijo retirándose otros pasos más –Ven por ella-
Repitió lo anterior varias veces. De pronto en vez de alejarse dio un paso al frente y metió su miembro de un solo golpe hasta el fondo de mi boca mientras su mano sostenía mi cabeza contra su cuerpo. Entre la sorpresa, la arcada que provoco al pegar contra mi garganta tan inesperadamente y la asfixia brotaron lagrimas de mis ojos. No eran lagrimas de dolor eran simplemente lagrimas que por pura reacción física brotaban, como cuando se mete algo al ojo o bien ante un ataque de risa.
Por fin aflojo la presión y salio de mi boca. No la folló. Me ordeno ponerme de pie y me llevo hasta los pies de una otomana sin respaldo. Se dirigió hasta la barra y regreso  llevando en sus manos una cuerda y algunas otras cosas.
-Tenemos juguetes nuevos clara- dijo mostrándome unos objetos –Creo que los disfrutaras y si no Yo si-

Me mostró un Plug anal de acero inoxidable que a la luz de la lámpara brillaba. Era un plug más largo y un poco más grueso de los que tenía y había usado. Más que lo grueso o que me llamo la atención era que era notablemente mas largo. De igual modo me mostró un vibrador con forma de polla bastante grueso y largo. Los juguetes que había usado hasta ahora siempre habían sido más o menos de  la medida de su miembro.

Me hizo subir a la otomana a cuatro patas dándole la espalda. Me hizo inclinarme de tal forma que mi cabeza quedara sobre la otomana y el culo levantado. Me acaricio el trasero, metió su mano entre mis muslos  y también acaricio mis tetas. Me excitaba, quería a su perra en celo. Deslizo el plug entre los labios de mi vulva, mojándolo con mi humedad al igual que el vibrador apagado. Tomo el lubricante y lo dejo caer en la entrada de mi Ano. Masajeo con el pulgar un poco la entrada. Me relaje esperando y tratando de no ponerme tensa. Llevo el plug hasta mi boca y me hizo lamerlo. Siguió dando masaje a la entrada y puso la punta del plug en ella. Lo empujo un poco y al ver resistencias paró. Lo saco un poco apenas y volvió a empujar metiéndolo un poco más.
-Malo el que dejemos tanto tiempo sin dilatarte clara-
Lo sacaba apenas un poco y volvía a empujar. Sentía como me abría. El ardor y el pequeño dolor me indicaban que ya no podía faltar mucho. Tome aire y trate de relajar un poco mas y por fin con un nuevo empujón estuvo totalmente dentro. Lo sostuvo un momento y después apretó mis glúteos para que no lo expulsara y acabara aceptándolo.
-Buena Chica-
Me sentía completamente llena. Pensaba en ello cuando sentí sus manos atando las mías a la espalda. Lo deje hacer.
Sus manos movieron un poco el plug para ver que estuviera bien colocado provocando oleadas de un dolor placentero y excitante.
-clara voy azotar ese precioso culo que tienes. No es por castigo si no por mi placer simplemente. Quiero verlo marcado.- dijo.
Tomo la fusta en sus manos. La deslizo acariciando mi coño, mis muslos,  mis tetas, mis glúteos. De pronto cayo el primer azote. El golpe seco hizo que me estremeciera. El ardor del mismo aunado al movimiento del plug dentro de mi me hicieron lanzar un gemido parte dolor parte placer.
-¿Como se dice? Cuéntalos-
Sus palabras me sacaron de mis pensamientos sobre como he cambiado. Pensar que antes odiaba el dolor y ahora empieza a gustarme.
-Perdón. Gracias Sr. uno- respondí
No tuvo la mínima piedad, los azotes fueron fuertes, Sentí que el trasero me ardía.
-Gracias Sr. Veinte- dije con mi mar de lagrimas que a partir del N° 14 había empezado.
-Lindas marcas en un lindo trasero- dijo deteniéndose. Fue a la barra regreso con la copa de agua y ayudándome a enderazarme un poco me dio a beber unos tragos. Apagada la sed. Levantando mis manos y brazos por la espalda forzó nuevamente a que mi cara quedara sobre la otomana. Con sus manos abrió aun más mis rodillas dejando todavía más abierta y expuesta. Acaricio un buen rato mis muslos y coño. Sus dedos se metían entre mis labios excitándome. De cuando en cuando dedicaba un momento a mis pechos. Los acariciaba, apretaba o jalaba mis pezones. Tomo de un lado el vibrador y sin encenderlo empezó a deslizarlo entre mis labios. Mis jugos lo mojaban y podía sentir como resbalaban por mis muslos.
-SR- suplique entre gemidos.
-espera un poco clara-
Encendió el Vibrador y empezó el verdadero martirio. Lo movía a través de los labios de mi coño, lo detenía sobre mi clítoris haciéndome lanzar gritos y gemidos y solo decía –Aun no clara-
Me penetraba tan solo con unos cms de aquel vibrador del demonio. Cuando sintió por mis gestos, gritos y gemidos de placer que no podría aguantar ya más me penetro hasta el fondo. Podía sentir como la punta vibraba contra la pared de mi Útero. Mis caderas se movían solas. Mi clítoris completamente erecto ante el roce de aquel juguete se volvía doloroso. Estaba llena con aquel plug que podía sentir vibrar al estar en contacto a través de las paredes de mi coño con aquel aparato de placer infernal.
-correte para mi clara- dijo
Explote en  una serie de Orgasmos múltiples e intensos. Perdí la noción de mi misma, de mí alrededor. Solo había eso… Su voz se escuchaba lejana a mis oídos.
-correte, dámelos, eres mía…- como si estuviera en modo lento.
No se cuanto tiempo paso. Los orgasmos y sus replicas se sucedían uno tras otro. Por fin retiro el vibrador y me dio un poco de tiempo para calmarme.
Fue por más agua. Se sentó sin ofrecerme un trago en una silla observándome. Estaba dejando que me calmara. A el le encantan las sesiones de sexo forzado y orgasmos múltiples. Le gusta que me convierta en un juguete sexual.
Pasaron algunos minutos y levantándose me ofrecía agua. Le dije que no. Estaba agotada, podía sentir el maquillaje todo corrido por las lágrimas y el sudor.
-¿Cansada?-
-Algo-
-¿Estas en condiciones de seguir?-
-Si Sr.- dije titubeando un poco y callando mis ganas de responder con un ¿le importa?
Se acercó con el vibrador en la mano encendido. El ruido del mismo no dejaba dudas.
-Quiero disfrutar de tu culo clara. Llego el momento que tengas a tu Dueño dentro. Pero no quiero librar a tu coño del placer. Así que este juguetito ayudara a mis fines.- dijo deslizándolo nuevamente de arriba abajo entre los labios de mi coño.
Me prepare. ¿Sacaría el plug, primero? ¿Me tomaría por el culo y metería el vibrador después en el coño o al revés primero el juguete y después Él?
No decía nada. Simplemente me miraba con una sonrisa y daba tiempo a mi mente a procesar lo que había dicho.
De pronto simplemente tomo mis caderas y me penetro de un solo golpe. Hasta el fondo. Su entrar y salir en mi vagina un poco cerrada por el plug que oprimía mi pared desde el otro lado, y el roce de su miembro sobre mi clítoris erecto me producían oleadas de placer. Me había tomado vaginalmente.
-SRRrrrr-
-Puedes correrte- dijo atendiendo a mi suplica.
Mi vagina ante los espasmos del orgasmo, apretaba aquella polla dura, la exprimía, su chorro de semen choco contra mis paredes, provocando un nuevo espasmo tanto en Él como en mí. Se quedo un momento quieto disfrutando y a la vez ante la imposibilidad de moverse por la fuerza con que mis musculos apretaban su polla. En cuanto pudo siguió bombeando hasta provocar un nuevo orgasmo en su esclava y derrumbándose materialmente sobre mí. Abrazandome.
Minutos que parecieron eternos, disfrutando de su cuerpo  sobre el mío. Quietos sin decir nada. Por fin se salió provocando una nueva oleada de placer.
Quito las cuerdas de mis manos y abrazándome me cargo hasta la recamara. Me deposito sobre la cama y se acurruco a mi espalda.
-Gracias clara, eres única-
-Gracias a Ud mi Sr.- acerté a responder antes de quedarme dormida en sus brazos.
Me despertó su mano y su beso ya entrada la mañana.
-Despierta, es hora de despertar-
Abrí los ojos y ahí estaba mirándome.
-Vamos la tina esta lista y se enfriara el agua-
Me tomo de la mano y me arrastró hasta el baño.
Caramba como me dolía no solo el trasero si no todo el cuerpo. A cada paso sentía el plug moverse dentro de mi.
-Ven quitemos esas cuerdas y revisemos como estas.-
Quito las cuerdas del bondage de mi torso. Después me hizo doblarme por la cintura y su dedo recorrió las marcas de mi culo.
-Lindas marcas duraran unos días. Habrá que curarlas después del baño-
Acercó un espejo para que pudiera verlas. Ahí estaban bien marcadas. Su marca en su propiedad. Pensaba en eso cuando dijo:
-Ahora afloja- y empezó a retirar el plug de mi culo.
-Ayúdame un poco puja-
Por fin salio dejando ese característico dolorcillo en mi Culo.
Nos metimos en la tina y aunque el ardor por el agua caliente en los azotes de momento no fue agradable al poco tiempo lo fue, más cuando dedico toda su atención a bañarme.
Salió de la tina y me ofreció una toalla. Me seco cariñosamente y de pronto exclamo:
-Joder clara quiero cogerte otra vez-
Me reí, no pude evitarlo y como respuesta me doblo por la cintura, ante la barra del lavabo, tomo la crema y lubrico con ella su pene. Y sin más me penetro analmente. Me ardía su polla con su movimiento pero al mismo tiempo me excitaba su reacción. Sus manos ya tomándome del pelo o bien clavadas en mis caderas marcaban el ritmo. Por fin se corrió dentro de mí. El chorro de semen caliente inundo mis entrañas. Se salió y sentí como  su leche goteaba y corría sobre mis muslos. Sin Más me tomo de la cintura con sus manos y me sentó sobre la barra abrió con sus manos mis piernas y me provoco uno de los orgasmos orales mas deliciosos y tiernos que me ha dado.
-nuevamente a la ducha- dije riendo un poco.
-Si. Pero espera unos minutos me encanta ver como sigue goteando leche tu culo- dijo riéndose y cerrándome un ojo.
Nos duchamos, vestimos y pidió algo de comida rápida. Comimos y nos dormimos hasta el otro día.
Las marcas quedan aun y se que se borraran en unos días. Se que vendrán muchas mas, como sesiones parecidas. Como se que siempre seré suya.

clara{G} 
Esclava domestica y sexual 
Por voluntad Propia 
Propiedad del Sr. Gabriel

viernes, 8 de agosto de 2014

Privacidad

Motivada por algunos comentarios en los chats y correos hoy me gustaría tratar un tema que me parece importante ya que no solo me sucede a mi si no que les sucede a much@s sumis@s y porque no, también a muchos dominantes y personas que están en una relación D/s.

Quiero decir que lo que expongo aquí es puramente personal y que respeto las opiniones y la forma de llevar sus relaciones.
El tema es que como decía me han cuestionado el porque guardamos tanto la privacidad de nuestra identidad.
Hablare un poco desde mi punto de vista muy personal como esclava, como sumisa, como persona.

Creo que como a un libro no se le debe juzgar por su cubierta y lo poco que se expone en las tapas del mismo,  a las personas, su entorno y sus relaciones no se les debe juzgar por lo poco o mucho que da a conocer. Una persona puede tener diferentes facetas en su personalidad y forma de vivir. Yo por mi parte puedo decir que mi persona esta conformada por:

50 %  esclava y sumisa, 15 %  Perra y guarra, 30 %  Mamá, 05% profesionista.

No creo que haya alguien que no haya visto esto en alguna prenda de vestir…

Lavar en frío. Cuelgue para secar. No exprima.

Bien aunque para muchos una esclava o una sumisa es solo una posesión incluso un objeto,
la mayor parte de l@s sumis@s no llevamos etiquetas. No llevamos signos o camisetas proclamando que somos sumisos. Lo que damos a conocer "allá afuera" es sólo una fracción de lo que somos. Al igual que lo “que” cualquier persona expone a los demás por por lo menos una fracción de lo que es. O al menos eso espero, aunque en este mundo hay muchos enfermos que necesitan ser encerrados por no mostrar ni siquiera un poco de lo que verdaderamente son.

 Cuido y creo que la mayoría cuida su privacidad en cuanto a su sumisión. No porque querramos hacerlo, no porque pensemos que estamos mal, nos guste estar en la “clandestinidad” o no nos sintamos orgullosos de lo que somos y sentimos, Estamos en esa “clandestinidad” y somos celosos de nuestra verdadera identidad simplemente porque somos juzgados por personas que desconocen totalmente lo que en verdad somos y significa el ser sumiso. Al igual que nosotros juzgamos muchas veces a otras personas por  lo poco que sabemos de sus opciones de vida, como a los tatuados y los que tienen algun piercing, los hipster y los punks. Sin embargo esas formas de vivir o expresarse así como las de las personas vainilla (me disgusta este termino o etiqueta) no estan mayormente expuesta a que investiguen su vida, perder un trabajo, sus hijos o incluso tener su vida o su libertas en riesgo porque tiene un anillo en la ceja, un tatoo, le gusta coleccionar algo, etc.. Y no estoy inventando. Puede suceder y así ha sido. Y todo por desconocimiento debido a que para algunos (incluso dentro de nuestro medio D/s), sumisa significa fácil. Cachonda. Guarra, Puta, etc. Que solo busca la menor oportunidad para coger con cualquier pene. Que se deja hacer y hace todo lo que le diga un hombre que se hace llamar "Dom".
Todo esto es absolutamente falso y esta muy mal, pero es la opinión de una sociedad mal informada.

 Claro, hay algun@s "sumis", por ahí. Al igual que hay algunos "Amos" que creen que eso es así. Yo trato de evitarlos y tener el minimo trato con este tipo de personas en la medida de lo posible. Prefiero dejar aes@s “sumis” en manos de es@s “Doms o Dominas”.

En cuanto a mí, si me mira o me encuentra en la calle no diría esa mujer es una "sumisa". Si me escucha hablar, definitivamente tampoco lo adivinaría. Y ni siquiera lo podría suponer si me encuentra en el supermercado o es alguno de mis clientes como profesionista. Normalmente nos mostramos y revelamos como lo que somos dónde, cuándo y con quienes  nos sentimos cómodos y en confianza.

La realidad es que la mayr parte de l@s sumis@s somos nosotros mismos, nos mostramos comoen realidad somos solo con nuestr@ Dom / Am@s. La mayoría de las personas, incluso muchas de aquellas con quienes no sentimos cómod@s, nunca verán esa faceta de nosotr@s, porque no es para ellas. Eso solo es para nuestro elegido o para quien decida.

Las personas pueden continuar formandose una opinión de mi persona por lo que publico o comento y es derecho pero si me juzgan mal y traen esa opinión equivocada a mi puerta las  corregiré y no se los permitiré.

Después de todo, algunos de los mejores libros que se han escrito han sido tomados alguna ves por personas que solo les dieron una mirada a la cubierta y decidieron que la historia no era para ellos perdiendose de muchas cosas buenas.

Y sin ser grosera o irrespetuosa en verdad no me importa si lo que escribo, expongo, comento piensa alguien que no es para el y pasa por encima sin ver lo que hay mas alla. Después de todo lo que hago es para mi y para mi Dueño.

clara{G} 
Esclava domestica y sexual 
Por voluntad Propia 
Propiedad del Sr. Gabriel

domingo, 4 de mayo de 2014

Tarea

Cuando me senté a desayunar el viernes pasado, después de haber despedido al Sr. Gabriel y a los niños, me encontré sobre la mesa la siguiente nota del Sr. Gabriel.

"clara:
Independientemente de las tareas de cada día quiero informarte de esta tarea que deberás realizar el día de hoy.

La tarea consiste en:
Provocarte un orgasmo por hora, por 12 hrs. Seguidas.

 Instrucciones:
1.- Cada orgasmo debe lograrse entre las xx.01 hrs y las xx.59 hrs a partir de las 10.00 AM.
2.- Debes tomar nota de la hora en que lograste el orgasmo, El método o forma como  lo obtuviste, pensamientos y sentimientos a medida que transcurra el día y todo aquello que consideres importante.
3.- Deberás de igual modo comunicarme los datos del punto anterior conforme vayan ocurriendo.
4.- En el caso de no lograr alguno de los orgasmos a que se refiere la tarea deberás tomar nota y comunicarme el motivo por el cual no te fue posible cumplir con lo ordenado y queda a mi juicio determinar el castigo correspondiente por no cumplir la(s) parte(s) de la tarea.

Que tengas un buen día."

Hasta ahí llegaba la nota.

No es el fin de este post el describir en el mismo los detalles de cómo lleve acabo cada parte de esta tarea. Más bien me propongo el ahondar un poco en mis sentimientos al respecto y creo y espero sinceramente el poder desnudar mi Alma de una forma más completa que si me concretara a describir  la simple mecánica de cómo obtuve cada uno de esos orgasmos.

Al leer la nota del Sr. Gabriel mi pensamiento y animo fue de un optimismo desmedido (“Esto no es nada difícil, será una tarea no solamente muy fácil si no de igual manera muy placentera de cumplir, etc.”)  hasta un franco pesimismo (“Que pasará si no puedo cumplir con esta tarea tan sencilla.”).

Como casi siempre sucede conmigo el optimismo  ganó. Esto era un reto y como tal cosa lo tomé. Estaba decidida a que tendría éxito. El fallarle en esto tan sencillo (pensé) al Sr. Gabriel  simplemente n era algo que estaba dispuesta siquiera a considerar.

Vi el reloj, tenía aun tiempo para la primera hora. Si bien cuando empecé con el N° 1 estaba algo apagada, fue un buen comienzo ya que no me costo tanto trabajo cumplir con lo ordenado. Me sentía bien, y satisfecha por haber dado el primer paso si mayor dificultad y a una hora bastante temprana. 10.12 hrs. Los N°s 2 y 3 fueron de igual forma bastante sencillo de cumplir. Llevaba ya 3 de 12 solo restaban 9 más y me sentía confiada.

El N° 4 empezó a provocarme dificultades, había que recoger a los chicos y hacer la comida, Afortunadamente adelante un poco en el poner la mesa.
Algo presionada pero logre sacarlo en tiempo 13.45 hrs. y algo ansiosa y nerviosa.

El N° 5 fue algo diferente. El Sr., Gabriel estaba en casa y me pareció no se si por mis ganas de poder cumplir o bien porque fuera cierto me pareció que jugaba un poco conmigo. Comía lentamente y me impulsaba a que lo hiciera de igual manera, cuando lo que yo deseaba era terminar rápido al ver que el reloj avanzaba. Cuando no pude soportar más le pedí permiso para retirarme por un momento de la mesa para poder cumplir con mi tarea. Sonrió de oreja a oreja y me lo concedió. No se si por la ansiedad o por saber que Él estaba ahí esperando mi regreso me costo algo de trabajo pero finalmente lo conseguí, a las 14.52
Para esos momentos mi ánimo no era el mejor.  Me dedique a recoger la mesa y lavar la loza cuando a las 15.30 se acerco a la cocina y dándome un beso en el cuello pregunto:
-¿No quieres que te ayude con tu tarea de esta hora antes de irme a la Ofna? –
-¿Lo haría?-
-Sabes que no me gusta respondas a una pregunta con otra pregunta clara-
-Perdón Sr. Si Sr. me gustaría que lo hiciera-
Me tomo de la mano  y me llevo a la recamara. Cerro la puerta, Movió hacia atrás la banqueta del tocador, Abrió la puerta del guardarropa y me coloco ante el espejo de cuerpo entero y sentándose en la banqueta a un lado dijo:
-veamos como lo haces. No quiero que cierres los ojos, quiero que te mires en el espejo-
Definitivamente no era lo que esperaba yo. Yo esperaba que el me tocara y me diera ese orgasmo. Ni siquiera me dio una indicación o un comentario más que me ayudara.
Aunque lo había hecho muchas veces para El, en esta ocasión me costo bastante trabajo lograrlo. Algo frustrada y molesta.
Cuando terminé, se acerco y dándome un beso dijo:
-Buena chica, me voy a trabajar-

Termine de recoger la cocina y decidí que lo mejor sería ir un rato con los chicos al parque.

Corrí un rato lo que me permitió sacar de mi cabeza el stress de estar pensando en la tarea. No estaba resultando tan fácil como pensé.

Cuando me di cuenta era ya bastante tarde y con el pretexto de que tenía que ir al servicio apure a los chicos para llegar a casa. Casi no lo logro.  16.55 hrs. Definitivamente no me siento bien Aun faltan 5 y cada vez me cuesta más trabajo concentrarme para lograrlo y más tiempo. Pero no me vencerá este reto.
Trate de hablar con el Sr. Gabriel. Necesitaba que me alentara. Que me empujara, que me dijera que yo podía, que recordara lo hacia para El. Su Móvil me mando al buzón de voz. Hable a su ofna. y pedí hablar con El. La respuesta era que si podía dejar el recado porque estaba ocupado. Más frustración. Le envié los datos en un mensaje de texto sin más comentarios.

Los chicos jugaban en su habitación.  Me encerré en la mía, me desnude, y me puse a leer relatos en la portátil. A las 17. 49 logre superar el N° 8. solo faltan 4 pensé dándome ánimos. Estoy cansada, un poco desanimada por sentirme como me siento. Ya no estoy optimista. Pienso queda lo más difícil aun.

Recibo un mensaje del Sr. Gabriel:
-Buena chica yo se que lo lograras-
Su mensaje me anima pero a la vez me estressa y me compromete más. El confía en que puedo lograrlo. No puedo decepcionarlo.

18:50 logro el N° 9. Me sigo sintiendo deprimida, molesta, la imaginación se me agota. Solo me ayuda a seguir cumpliendo el deseo de no fallar, de no decepcionarlo. Empiezo a dudar si en verdad lo hago por complacerlo o por el orgullo de superar la tarea. No quiero pensar así pero no puedo evitarlo.

Preparar la cena y el baño de los chicos me estresa aún más. Para el N° 10 tendré menos tiempo. No puedo evitarlo mientras lo hago no puedo dejar de llorar un poco. Por más que me esfuerzo no llega. Ya no es nada placentero, se ha convertido en dolor, estoy irritada tanto física como mentalmente. Estoy cansada. Los chicos me interrumpen con sus “Mamá no quiero esta pijama”. Mi humor esta terrible “Ya estas grande si no quieres esa saca la que quieras del cajón”.
Por fin al parecer el objetivo es alcanzado. No, no puede ser son las 20.04 hrs. Fallé con el N° 10. Tanto esfuerzo inútil. No hay nada que hacer Me disculpo con los chicos y les digo que deben ayudar un poco más. Bueno el 10 no esta alcanzado pero el 11 ya estuvo. Espero el Sr. Gabriel llegue temprano y me ayude con la cena de los chicos. No es mi día. Habla para decirme que llegara un poco mas tarde. No hace ningún comentario sobre mi fallo. Les doy de cenar a los chicos, los acuesto y les dejo que vean un rato la TV en su cuarto. No junto la mesa. Me meto a bañar y dejo que las lágrimas escurran con las gotas de la ducha. Los chicos ya duermen. Me desnudo, me pongo el collar y con todo el desanimo del mundo junto la mesa y empiezo a preparar la cena. Son las 21.20 en el reloj de la sala. Me siento en el piso y empiezo a trabajar en el último.  En eso escucho la puerta del Garaje abrirse y se que es EL. Me coloco en la puerta y no puedo contenerme. Mi cerebro solo decía “No te esforzaste lo suficiente. Va a estar muy decepcionado de Ti.” Las lágrimas se me salían sin querer. También experimente un  alivio al saber que estaba ya en casa.    

Cuando la puerta se abrió me encontró ahí de rodillas, temblorosa, necesitada, llorosa. Necesitaba un abrazo fuerte y apretado y como si leyera mis pensamientos me alargo la mano me puso de pie y me abrazó apretada y tiernamente por un largo rato mientras yo me derrumbaba en llanto. No podía dejar de llorar y entre lágrimas respondía a sus suaves cuestionamientos, sobre como me sentía y mientras me decía que estaba muy orgulloso de mí.   
Hablar con él me ayudó a calmarme, como siempre lo hace, me dio tranquilidad y confort y Una vez que lo logré encontré la fuerza para terminar. Le comente que aun faltaba uno más y que el tiempo se acortaba para completar la tarea. Sin decir nada me llevo al sofá y sus manos me dieron el N° 12 de forma intensa. Eran las 21.56. No fue fácil tampoco físicamente hablando, pero mentalmente fue bastante sencillo, al ser EL quien me lo daba
Por fin (aunque incompleta) se había acabado la tarea.

Fue muy raro y desconcertante para mi este N° 12. Al llegar por fin trajo más lágrimas, yo era un completo desastre, yo no podía dejar de llorar. Había tantas emociones en mi cabeza, todas dando vueltas y abrumándome completamente. Me sentía agotada, con una gran sensación de alivio, de orgullo por complacerle, increíblemente vulnerable, cuidada, muy adolorida, llena de felicidad cuando ví como le había agradado mi esfuerzo por complacerlo. Y si, también me sentía agotada laxa y floja como un espagueti.

Me recostó en el sofá junto a El. No podía dejar de llorar mientras me sostenía entre sus brazos. Hablábamos sobre como había sido el día. Me preguntó si estaba enojada o molesta con El, lo cual me tomo de sorpresa por un minuto. No necesite pensar mucho mi respuesta. No, no estaba enojada ni molesta en absoluto. Pienso que cada día que pasa acepto internamente más y más  su derecho a pedir, a exigir cosas de mí… Pero creo que hay algo más que eso y es el aceptar su derecho a preguntar, ordenar y mi obediencia ciega hacia El. Es ese algo que me provoca y se ha convertido en lo que estoy dispuesta a hacer para complacerlo. Eso que me hace sentir un orgullo y un placer en mi para ser lo mejor que pueda para Él. Para poder sentir esa paz en mi interior que me da el saber que lo hago feliz, que puede estar orgulloso de llamarme su esclava, y de que yo soy digna de ocupar ese lugar en su vida   

Son ya casi 48 horas desde que termine con esta tarea y todavía me siento un poco asombrada por todo lo que genero en mi, por no hablar del dolor que aún me lo recuerda. Hemos hablado de esta experiencia y me ha preguntado si voy a hacer nuevamente esto por Él, y nuevamente el objetivo sería completar las 12 o bien quizás un numero mayor. Él y yo sabemos que si llega ese momento y me pide hacerlo voy a decir que SI. Ahora de forma más conciente y con cierto temor, pero con mucho gusto también. Fue muy duro pero al final de cuentas los resultados valieron la pena, me hicieron sentirme más suya y creo que Él de igual forma valora más a su esclava. Nos ha acercado más aún de lo que estábamos como Dueño y esclava


PD. Por no haber cumplido a cabalidad la tarea encomendada el Sr. Gabriel ha decidido que esta esclava será castigada. Determinará  posteriormente el tipo de castigo y cuando se aplicará

clara{G} 
Esclava domestica y sexual 
Por voluntad Propia 
Propiedad del Sr. Gabriel

domingo, 30 de marzo de 2014

Sesion

Teníamos ya casi una semana en que el diario acontecer nos había envuelto de alguna forma en las cosas rutinarias. De hecho durante ese tiempo si bien mis tareas diarias que tengo asignadas como la esclava del Sr. Gabriel las seguí haciendo El no había requerido ninguna acción extraordinaria de mi parte como su esclava. Durante todos esos días no se había dirigido a mí con el acostumbrado “clara” que me hace switchearme de inmediato de la esposa y compañera Vainilla en su esclava, en su propiedad.

Los chicos se habían ido con su Tía por la tarde al cine y dormirían en casa de mis padres.

Después de cenar juntos le serví el café en la sala y me dispuse a levantar la cocina.

Acababa de terminar y me servía una taza de café para acompañarlo cuando oí su voz que me llamaba:

-Ven aquí clara-  dijo

Acudí de inmediato y ahí estaba EL de pie. Su dedo señaló que me pusiera frente a EL. Una nueva seña indicando que me desnudara. Lo hice con todo el ritual establecido doble la ropa y la puse a un lado de mis pies. El chasquido de sus dedos y la seña de su mano no dejaba dudas. Me arrodille nerviosamente frente a EL. Hacía ya mucho tiempo que no lo veía así con toda esa fuerza, usando comandos sin expresar casi palabras. Con su mano me hizo levantar la cara y mirarle a los ojos. Había esa intensidad en su mirada que cuando me mira así me hace sentir y comprender que no es momento de dudas, vacilaciones o juego. El flujo de energía era tan intenso que inconscientemente respondí de inmediato a ella. Ahí estaba EL con todo su poder sobre mí y yo por mi parte rindiéndome a EL.   

Sobre la mesa había colocado una serie de implementos y juguetes mientras yo recogía la cocina. Me fue pasando para que me colocara cada restrictor de los tobillos y de las muñecas, cuando los hube ajustado, tomó el collar de sesiones y sosteniéndolo con sus dos manos pregunto:

-¿A quién  le perteneces clara?-

-A Ud. Sr.- dije rápidamente inclinando mi cabeza hacia delante apoyando la garganta en el cuero suave para facilitar el que ajustara el collar en mi cuello.  

Coloco un extremo de la correa de cadena en la parte de atrás del collar y el frío del metal sobre mi espalda me hizo estremecer.

Ahí de rodillas, en silencio y contemplando mi interior me empecé a hundir poco a poco en el espacio de mi esclavitud.
Tomo las pinzas Japonesas unidas por una cadena doble de metal. El frio del metal de la cadena me hizo estremecerme nuevamente al rozar en mi pecho. Contuve el aliento cuando coloco cada pinza en cada pezón y probó su firmeza con un leve tirón a la cadena. Paso una de las cadenas por la argolla del frente del collar y la ajusto para mantener mis pezones levantados. De la otra cadena que quedo colgando, sujetó en su parte media una pequeña campanilla Me empecé a hundir más profundamente en mi sentimiento de entrega a mi Sr. como su propiedad que soy. Sin decir palabra, se dirigió al equipo de sonido y puso a tocar una música suave que rompió el silencio intenso que había invadido la sala.
Se acerco nuevamente y colocando su mano en mi espalda me empujo hasta que quede con la frente y las rodillas en el suelo, y el trasero en lo alto. Es una postura que siempre me hace sentir totalmente entregada y expuesta. Y ahora se magnificaban estas sensaciones por el peso de las pinzas y la cadena colgando entre mis pezones tirando de ellos hacia abajo.

Se acerco y poniéndose en cuclillas tomo mi pelo y con gran maestría hizo una cola de caballo con el.

Por la postura no podía ver que era lo que hacía. Oí como estiraba el guante de latex y el  ruido del tubo del lubricante cuando lo oprimió sobre su dedo me hizo estremecer un poco. Antes que pudiera siquiera pensar más en ello, su dedo ya presionaba sobre mi ano. La postura no me permitía hacer nada para evitar lo que hacía. Aunque normalmente no tengo problema para relajarme y dejarlo hacer en ese orificio de mi cuerpo, el subconsciente me traiciono y sin quererlo apreté mi esfinter.

Su actuar era lento, su dedo enguantado y resbaladizo comenzó presionando contra la entrada de mi ano en pequeños impulsos. Deslizo un poco su dedo dentro y la suavidad del latex  ayudado por el lubricante le facilito las cosas y de repente sentí como me empezaba a penetrar apenas con  la punta de su dedo, eso basto para que me sintiera de pronto muy entregada, muy suya, muy su propiedad. Su dedo se empezó a mover tratando de entrar más  profundamente. Empecé a gemir del placer que me proporcionaba la sensación de ser usada de esta manera. EL Sr, Gabriel empezó a tararear relajadamente la música que se deprendía del aparato de sonido mientras continuaba su movimiento dentro de mi.

-Déjame entrar, clara- Gruño de pronto dándome una pequeña nalgada. Su gruñido y el golpe me relajaron y su dedo entro con facilidad hasta el fondo.

-Muy bien eres una buena chica- dijo

Seguía tarareando la melodía mientras yo gemía, deseando que nunca se detuviera al mismo tiempo que me invadía ese sentimiento de vergüenza y de orgullo de mi entrega total a EL, que me embarga siempre cuando provoca que toda resistencia a su dominio de mi parte se desvanezca

-¿Qué estas pensando clara?- pregunto mientras yo gemía. Perdida no podía hilar frases alguna con sentido y mucho menos expresar lo que pensaba en esos momentos

-Creo que debes estar pensando como te sentiría ahora  si lo que jugara dentro de ti fuera mi polla en lugar de mi dedo- ¿me eqivoco clara?- Pregunto provocándome aunque no pude responderle. Me conoce realmente mejor que la palma de su mano. Si estaba yo pensando precisamente en eso, en que me gustaría tenerlo dentro de mí. En esos momentos me sentía tan suya , tan entregada a EL  por tener dentro algo tan pequeño como su dedo… Sin embargo no me permitía concentrarme en cómo me sentiría teniéndolo a EL totalmente dentro de mí. La insistencia constante de su dedo deslizándose dentro y fuera de mi me impedía  concentrarme, en algo más que en el placer recibido y en sentirme su propiedad

-Buena chica, clara-  dijo nuevamente al tiempo que retiraba su dedo, solo para empezar a  introducir el butt plug en mi ano, lo empujó hasta colocarlo firmemente dentro de mis entrañas.  Cuando acabo me sentí no solo totalmente llena sino también totalmente sumisa a EL.

Me hizo sentar y me miró, acaricio mi mejilla y uno de mis senos haciéndome sentir un poco en las nubes y totalmente rendida a su Dominio. Tiro un poco de la cadena que unía las pinzas en mis pezones y procedió a quitarlas. Froto levemente los pezones y se quito el guante de latex sustituyéndolo por un par nuevo. Tomo una gasa y la empapo en alcohol. Al ver que hacia me di cuenta de los paquetes de agujas que estaban sobre la mesa. Me alargo un paquete y me dijo que lo abriera. Con trabajo por el temblor de mis manos lo abrí y se lo entregue.

Limpio la parte superior de mi seno izquierdo con la gasa, tomo la piel del mismo y con un pequeño pellizco y un movimiento seguro atravesó mi piel , desatando una oleada de endorfinas  en ambos. La aguja se retrajo un poco por lo que volvió a presionarla un poco más. No pude evitar el hacer un siseo al dejar escapar el aire entre mis dientes.  Coloco la segunda y después la tercera. Se alejo un paso y al parecer quedo satisfecho.

Tomo otra gasa y limpio mi seno derecho. Colocó de igual forma tres agujas verticalmente  en el.

Tomó seis pequeñas velas de las que se usan en los pasteles y las coloco con cuidado una en cada una de las bases de las agujas. Me sentía adornada pero a la vez muy inquieta pensando en que se proponía.
Volvía a tararear, trate de hablar y me indico que guardara silencio.

Tomo una vela de tamaño normal y la encendió dejo que la llama tomara fuerza y la cera empezara a derretirse para proceder a dejar caer algunas gotas en mis hombros. Acerco entonces la llama y empezó a encender las pequeñas velas de las agujas. Eche la cara hacia atrás pare evitar el calor de las pequeñas llamas. El fuego es algo que me causa ansiedad. Trate de hablar y nuevamente me mando guardar silencio. La cera de las pequeñas velas empezó a  chorrear sobre mis senos mientras el seguía dejando caer gotas de la vela en mi humanidad.

-Pareces un bello pastel clara- dijo

Me sentí en esos momentos como su objeto, su juguete y no pude evitar pese a mi ansiedad y los movimientos que a cada gota de cera producían en mi cuerpo, esbozar una sonrisa de satisfacción.

Por fin dejo la vela a un lado apagándola y soplo sobre las ya muy pequeñas velas sobre las agujas clavadas en mis senos. Tomo  una nueva gasa y con movimientos firmes y seguros saco las agujas una a una desinfectando nuevamente toda la parte superior de mis pechos.
Volvió a colocar las pinzas a mis pezones. Tomo mis manos y las paso hacia atrás en mi espalda. Unió las muñequeras. Tomo un pequeño pedazo de cuerda y ató mis brazos entre los codos y los hombros de tal forma que mis pechos salieran mas al frente y quedaran un poco más separados. Tomo la correa que estaba unida  al collar en mi cuello y poniéndome de pie me llevo hasta la habitación. Me indico nuevamente con una seña que me pusiera de rodillas sentada sobre mis talones. Tomo la correa más cerca del collar  haciendo que tomara una mejor postura.. Me ordeno permanecer así y sin moverme. Se coloco a mis espaldas. 

Estaba yo ahí sentada, flotando y tratando de permanecer lo mas quieta posible. Después de unos minutos que me parecieron eternos, oí como salió de la habitación. Empezaba a tener ya poca conciencia del tiempo y del espacio. Regreso  muy pronto instantes después o al menos así me pareció (aunque después me pude dar cuenta que habían sido más de 5 minutos )

Cuando regresó, se quedo muy cerca detrás de mí. Sentí la mezclilla de las piernas de su pantalón en mi espalda. Sus manos acariciaron mis hombros un momento. Soltó mis manos de mi espalda y la cuerda que aprisionaba mis brazos. Nuevamente acaricio mis hombros y de pronto su mano derecha se cerró en la parte delantera de mi garganta haciendo que me arqueara  la espalda contra EL. Segundos después su mano se movió rápidamente desde mi garganta sujetando con fuerza mi boca y nariz

Estaba tan entregada, tan rendida a su dominio que no intente ni siquiera resistirme, mi confianza en EL es tan grande que ni siquiera intente respirar, simplemente me abandone a esa sensación. El Sr. Gabriel deseaba asustarme y hacerme jadear instintivamente en busca de aire, pero yo estaba perdida en esa suave sensación que me parecía flotar en el aire. De pronto dijo:

-Quiero que te resistas que luches clara-

Eso me trajo de nuevo a la realidad,  La falta de aire me hizo tratar de luchar y mis manos que estaban a mi espalda se aferraron a sus muslos y pude sentir  su polla dura y gruesa sobre mi espalda. A pesar de que mis manos oprimían y empujaban fuertemente sus muslos tratando de apartarlo de mi. EL mantenía firmemente su mano sobre mi boca y nariz. De pronto soltó la mano lo que me permitió dar una gran bocanada de aire que inundo mis pulmones  mientras tiraba de mi hacia atrás pegándome a sus piernas.

Se colocó frente a mi manteniendo la correa estirada hacia arriba y muy pegado a mi. Apenas recuperaba la respiración cuando su mano se apodero de mi garganta dejando solo pasar una pequeña cantidad de aire a mis pulmones. Nuevamente la sensación de flotar y abandono me invadió al estar tan rendida a su dominio y confiada que estaba segura en las manos de mi Dueño Y Señor.  

Parpadeé y eso me hizo volver a la realidad. La polla de mi Señor estaba ahí tan cerca, ya sin ocultarse bajo el pantalón de mezclilla. El acariciaba mi cabeza y tomándome de la cola de caballo me acercaba a EL.  Mi boca se abrió para tomar su polla. Gemí en voz alta alrededor de su polla, amando y disfrutando  la forma como se deslizo a lo largo de mi lengua, empujando hasta la parte posterior de mi garganta y las manos del Sr. Gabriel jalando de mi cola de caballo pegándome más aun, presionando su polla y moviendo ligeramente las caderas  follando mi boca. Mis manos se alzaron instintivamente asiéndose de  los bolsillos de sus Jeans buscando un apoyo.

-Muéstrame cuanto te gusta mi polla, esclava- ordenó

Obedecí chupándola con avidez, mi lengua la acariciaba con avidez desde la cabeza hasta el tronco mientras gemía loca de placer  a cada embestida profunda de su polla. No pensaba en nada más que en darle el mayor placer a mi Amo, mostrarle cuanto y de que forma era suya. De pronto  saco por completo su polla y solo me dejo una sensación de vacio entre mis labios y un pequeño gemido de desilusión salió de mi boca 

-Pídeme que te folle- ordenó

Yo obedecí en ese momento las palabras salieron fácil de mi boca, estaba perdida no solo en mi entrega si no en un profundo deseo de que me tomara.

Tomándome del pelo me hizo ir hacia adelante y debajo de tal forma que quede a 4 patas. En ese momento tome conciencia nuevamente de las cadenas que colgaban de mis pezones. Todo mi cuerpo estaba invadido de un deseo incontenible. El Sr. Gabriel se acerco por la parte trasera de mi cuerpo. Movió un poco el plug  anal y lo volvió  meter completamente aumentando ese cumulo de sensaciones que ya me invadían
Puso un poco de lubricante en su pene ya lubricado por mi saliva. Segundos después su pene se enterró profundamente dentro de mi vagina y yo ya estaba completamente perdida y rendida. No había nada más maravilloso que sentir a mi Dueño tan cerca y profundamente dentro de mi y sentirme rendida a EL.

Yo se lo había pedido y ahora estaba perdida, hambrienta y llena de deseo. Su polla me llenaba, sus embestidas hacían que se confundieran mis gemidos, y el sonar de la campanilla que colgaba de mis pezones. En cuestión de momentos ya estaba yo pidiendo me permitiera correrme. Me lo concedió afortunadamente. Su pene duro me llenaba, me abrumaba  y de pronto estremeciéndome me corrí una vez y otra vez y otra más… Hasta que por fin se compadeció de mi llenándome de su leche, y dejando de follarme. Temblando, llorando incapaz de moverme cuando se salió de mi, me derrumbe a sus pies  

El Sr. Gabriel después de unos minutos me tocó con mucha ternura. Quito las restricciones de las muñecas y los tobillos, con cuidado retiro las pinzas de mis pezones, saco el plug de mi ano y me limpio los restos de su semen Todo ello acompañado de palabras dulces y tiernas. Se sentó a mi lado y coloco mi cabeza sobre sus muslos. Pasó algún tiempo para que yo pudiera abrir los ojos. Se levanto y fue por un cojín que puso bajo mi cabeza.  No me permitió ni siquiera intentar pararme. Pasaría un buen tiempo antes que intentara tratar de caminar. Cerré los ojos y permanecí ahí por cerca de una hora. Cuando me sentí un poco mejor me arrastre literalmente a los pies de la cama. Sentí como me levantaba y me metía bajo las sabanas. Se acostó a mi lado, me abrazó y recostando mi cabeza en su pecho me permitió acurrucarme junto a EL hasta las 10 de la mañana del día siguiente.     


clara{G} 
Esclava domestica y sexual 
Por voluntad Propia 
Propiedad del Sr. Gabriel

jueves, 6 de marzo de 2014

Solo Soy Una Esclava

El Sr. Gabriel siempre encuentra la forma de sacarme de mi zona de confort y en el momento que menos espero surge su mano y  provoca  que toda yo reaccione y me sienta su propiedad su esclava.

Me invitaron a desayunar tres amigas;  esposas de matrimonios amigos y mamás de compañeritos de mis hijos. Celebrariamos el cumple de una de Ellas.

Llevamos a los chicos a la escuela y de ahí fuimos a un restaurante. Nos sentamos a la mesa, tomamos un café y un vaso de jugo y después de un rato de platica nos levantamos a servirnos del bufette.
Cuando compartiamos no solo los alimentos si no también las ultimas novedades de las amigas presentes y ausentes, sono mi telefono. Era el Sr. Gabriel. Me levante y me aparte un poco de la mesa
-Hola cariño ¿cómo va el desayuno?-  dijo cuando respondí al telefono
-muy bien amor disfrutandolo con las amigas. Pero dime para que soy buena-
-mmm ya sabes que para muchas cosas, pero te llamo porque tengo una tarea para ti clara-
Oir eso acompañado del clara hizo que el corazon se me acelerara y se subiera a la garganta
-¿Si? ¿Qué debo hacer?-
-Escucha con atención: caundo cuelgue deberas ir al servicio. Es mejor que vayas sola. Cuando estes ahí me marcas, quiero oirte y si es preciso darte mas ordenes. Te tocaras pero lo haras por encima de las bragas. Te masturbaras hasta lograr un orgasmo. Sacas una foto y me la envias al movil. Te quitas las bragas mojadas y las guardas.-
-Señoorr….-
No hubo respuesta simplemente colgo la linea..
Regrese a la mesa me sente un minuto y me levante diciendo que tenia necesidad de ir al servicio.
-¿Te acompaño?- pregunto una de las amigas
 -No es necesario- dije
Tomé mi bolso y me dirigí a los servicios. Me meti a uno de los privados y le marque al movil
- Bien clara.- oi al otro lado de la linea. –Hazlo de pie. Empieza ya y avisame cuando termines.-
me puse de pie subi mi falda con una mano y obedecí. Cuando por fin termine tome el movil que estaba sobre el sanitario y le informe:
-Ya Sr. ya termine-
-Bien cuando cuelgue quiero una foto de cómo estas en este momento. Te quitas las bragas te limpias con ellas y sigues disfrutando del desayuno.-
-Si Sr.-
Colgo nuevamente la linea. Hice lo que me mando y me diriji a la mesa. Este tipo de cosas me mueven mucho. Caminando a la mesa sentia que todos me miraban, que todos sabian y se daban cuenta de lo sucedido y de que no traia bragas.

-Que hacias mujer nos tenías preocupadas ya ibamos a buscarte- dijo una de las amigas.
Senti que mi cara se ponia roja sin poder evitarlo. Como ya he comentado anteriormene es algo superior a mi.
Me sente y solo acerte a decir:
-diganme de que me perdí-
Me trate de integrar a la platica pero no pude del todo.
Ya a solas en casa no pude más y deje salir todos mis sentimientos encontrados.
Sentimientos de rebeldia, de satisfaccion, de enojo, de impotencia.
¿Por qué me ordenaba esas cosas? ¿Por qué lo obedecia? ¿Por qué sentia esa satisfacción de imaginar su cara al otro lado del telefono cuando lo obedecia y la que pondria cuando llegara a casa y pidiera le comentara sobre el desayuno y como me había sentido? ¿Por qué ansiaba que llegara a casa y me dijera que estaba satisfecho de mi obediencia? Llore un poco mezcla de cómo dije enojo, impotencia, satisfacción y felicidad.
Y… Al final… me lave la cara, me mire en el espejo y me dije. Tu sabes el porque de todo lo que te cuestionas. La respuesta es simple. Porque eres una esclava, Porque le perteneces. Porque eres propiedad de El. Porque es lo que te hace feliz.
Sonrei a la imagen y le dije: Si es verdad nada como ser su esclava, pertenecerle y darle gusto.

clara{G} 
Esclava domestica y sexual 
Por voluntad Propia 
Propiedad del Sr. Gabriel

viernes, 31 de enero de 2014

30 DÍAS DE SUMISIÓN
DÍA 30
¿Qué hace a la Sumisión Especial ?
¿Es una necesidad el someterte, el servir a alguien? Si no, o si tu situación cambiara, ¿crees que podrías continuar tu vida y aún así ser feliz / plena si nunca fuueras capaz de expresar tu sumisión otra vez en la forma en que piensas es mejor para ti? ¿Qué es lo que hace que la sumisión sea  especial para ti ?

REFLEXIÓN
Si he descubierto que tengo necesidad de expresar mi sumisión y que mejor forma de hacerlo que sometiendome y sirviendo a quien me ha demostrado que es digno de mi entrega.
Mi relación con el Sr. GABRIEL por el momento es muy solida y no existe el menor problema en la misma. No podría estar más feliz en este momento . Él me hace sentir muy Feliz al estar satisfecho según me expresa continuamente con mi nivel de servicio y siempre está abierto a probar cosas nuevas y profundizar nuestra relación con nuevos rituales, normas y comportamientos lo que me hace avanzar en mi entrega y servicio a Él.
Creo que si nuestra forma de llevar la relación Dominación/sumisión llegara a cambiar  la relación que tenemos de Dueño/esclava terminaría también. Es ya esta forma de vivirla tanto una parte de nosotros, que ambos estoy segura seríamos muy infelices si se detuviera.  Ni siquiera quiero pensar en ello.

La sumisión es tan especial para mi poque para empezar fue algo que salvo mi relación de pareja, mi matrimonio cuando hizo crisis. Es especial porque me permitió descubrir mi verdadero yo y el motivo de estar viva. Es especial debido a lo bien que me hace sentir el poder y ser  capaz de expresar todo lo que siempre he querido y no sentirme obligada a mantener las cosas en secreto o forzada a actuar de cierta manera sólo porque es lo que los demás esperan o piensan de mí.  Ahora se que solo importa lo que mande, ordene, quiera, piense y opine de mi el Sr. Gabriel.  La sumisión es, para mí, una forma poderosa, plena y agradable de existir. Es lo que da sentido a mi vida
clara{G} 
Esclava domestica y sexual 
Por voluntad Propia 
Propiedad del Sr. Gabriel

jueves, 30 de enero de 2014

30 Días De Sumisión... Día 29

30 DÍAS DE SUMISIÓN
Día 29
BDSM en la Relación
¿Es el dolor o la humillación ( nalgadas por ejemplo) una parte de su sumisión? ¿Cuál crees que es su relación con tu sumisión? ¿Lo aceptas y  piensas que es parte importante como parte de tu sumisión, lo toleras como parte de tu sumisión o tienes algún otro tipo de relación respecto a él?
REFLEXIÓN
Sí y no. El BDSM llegó casi de la mano con mi sumisión y creo que hay muchos elementos en El que he descubierto y creo seguiria practicandolo aun si dejara de lado mi sumisión. Las Prácticas del BDSM por supuesto que ayudan, mejoran y hacen más intensa mi entrega y sumisión. En un principio tanto el dolor como la humillación fueron una parte muy importante de mi sumisión, pero ahora no solo son parte de la misma si no que he aprendido a disfrutarlos y eso establece una diferencia. Ahora disfruto del sexo duro, disfruto del dolor aunque no sea una masoquista de alto nivel. Disfruto del Bondage y otras practicas del BDSM. Disfruto de mi esclavitud y de lo que muchos llamarian “sexo pervertido”. Y no es que todos los días sea asi pero cuando sucede es algo que disfruto ampliamente..
Por otra parte así como digo que seguiria dentro de la forma de vida del BDSM aun si dejara mi sumisión, debo decir  que de igual forma seguiría siendo la sumisa y la esclava del Sr. GABRIEL si algun día Él me dijera que ya no me quiere como esclava sexual o que no esta interesado en seguir con prácticas como el dolor, la humillación o cualquier otra del tipo sexo duro o escabroso. Todavía seguiría entregandole mi sumisión. Esta pregunta me parece un poco engañosa ya que el tener sexo duro o practicar el BDSM no tiene por fuerza nada que ver con ser y/o sentirse sumisa..

Para mí, el juego BDSM es maravillosamente divertido y me hace sentir muy bien. La adrenalina, ansiedad y la emoción del momento me hace sentir muy bien sexualmente y me mantienen con ganas de tener más. Pienso que se ha convertido en algo más sexual y que ha dejado de ser una parte tan importante como fue en un principio de mi personalidad sumisa donde en su momento era una conexión que me ayudaba con mi sumisión de manera muy importante.
clara{G} 
Esclava domestica y sexual 
Por voluntad Propia 
Propiedad del Sr. Gabriel

miércoles, 29 de enero de 2014

30 Días De Sumisión... Día 28

30 DÍAS DE SUMISIÓN
DÍA 28
La Parte Negativa De Su Sumisión
¿Haz tenido o tienes el sentimiento que tu sumisión tiene algo negativo? ¿Se te ha criticado por tu sumisión? ¿Alguna vez te haz arrepentido de ser o sentirte sumisa en algún momento o en tu relación? ¿Alguna vez haz mirado atrás y te haz dado cuenta de que haz cometido algún error y de que forma haz trabajado tu sumisión en el futuro a partir de eso?.

REFLEXIÓN
Esta es una pregunta difícil. Para mucha gente la su sumisión es un abrir las puertas a su libertad, a su verdadero yo. Debo decir que para mi así ha sucedido. Sin embargo esa busqueda de alguna forma para mi fue algo inconciente y muy tranquila. Todo comenzó como un deseo y una forma de tratar de mejorar mi relación de pareja y encontrar esa conexión que le faltaba a la misma. Por lo tanto, no puedo pensar en que la sumisión me ha defraudado. Siendo honesta es mucho más de lo que esperaba que fuera.
Si, en más de una ocasión , he sido criticada por ser sumisa. Durante muchos años (mi niñez, adolecencia e incluso parte de mi vida de casada) mi personalidad y carácter me hiceron una imagen entre mis familiares y amistades nada congruente con una persona sumisa así que cuando empecé a exhibir signos de sumisión a un hombre me preguntaron qué estaba pasando. Sé que fue con la mejor de las intenciones su preocupación, interes y consejos sobre que me sucedía, después de todo solo deseaban mi bienestar, ya que por una parte esas personas cercanas sabían que habiamos tenido nuestros conflictos de pareja y a menudo se cree que el comportamiento sumiso ante alguien puede ser indicativo de estar recibiendo algún tipo de abuso. He tenido “amigos” y ha habido gente mal intensionada y en los que yo confiaba que me han dicho incluso que no creen en mi sumisión y mi esclavitud. Que debido a mi carácter independiente tengo más de dominante que de sumisa. En un principio estas criticas me afectaban pero afortunadamente he superado todo eso y yo se que me esfuerzo por lo que deseo y eso es ser la esclava que el Sr. Gabriel, quiere, necesita y desea en su vida.

No hay ser humano que en su vida no haya cometido algún error y no soy la excepción. Como sumisa he cometido muchos pero siempre he tratado de sobreponerme a ellos, aprender de los mismos y conseguir ser una mejor sumisa. El reconocer que puedo fallar y que debo no solo reconocerlo si no aprender de esos errores es algo que me costo mucho aceptar y aprender. He hecho algunas cosas estúpidas en mi vida e incluso poner en peligro mi relación como sumisa del Sr. Gabriel muy al principio. Pero he aprendido mi lugar, he aprendido lo que realmente necesito en la vida y he tomado esos errores como lecciones que espero no se repitan.
clara{G}
Esclava domestica y sexual 
Por voluntad Propia 
Propiedad del Sr. Gabriel