BIENVENID@S

clara{G} Esclava propiedad del Sr. GABRIEL les da la más cordial bienvenida a este espacio

Permitanme compartirles un poco de la historia de como decidi convertirme en esclava domestica y sexual de mi esposo, Amo y Dueño el Sr. Gabriel. Leer mas...

viernes, 4 de octubre de 2013

La Tormenta

La semana pasada ibamos a recoger a los chicos a casa de mis padres cuando en pleno trafico nos agarro la tormenta. Como es ya costumbre en nuestra ciudad toda el agua del cielo cae en un lapso de tiempo muy corto lo que hace que buena parte de las calles de la ciudad queden inundadas por algun tiempo.
Tratando de evitar la inundación nos metimos por una calle aledaña a la avenida por la que circulabamos. Resulto peor el remedio que la enfermedad. La calle aquella nos llevo a un lugar donde estaba peor la inundacion. Gabriel se hizo a un lado y con cuidado subio el auto a la acera de la calle para quedar un poco mas alto y esperar que el agua bajara un poco para continuar nuestro camino.

A los pocos minutos los vidrios del auto estaban todos empañados. Hable a casa de mis padres para avisar lo que pasaba y que llegariamos mas tarde de lo previsto.
Cuando colgue el telefono El Sr. Gabriel empezó sin decirme nada a desabotonar la blusa que traia puesta. Saco mis pechos y ordeno me quitara el sosten
Cierto que ya estaba oscuro y con la tormenta nadie deambulaba por la calle y lo empañado de los cristales nos daba privacidad, pero este tipo de acciones debo confesarlo me estressan pero al mismo tiempo me excitan.
La siguiente orden fue sacarme las bragas y subirme la falda. Hice lo que me ordenó. Sus manos empezaron a acariciarme una se encargaba de mis pechos junto con su boca y la otra se metia entre mis piernas, acariciando mi coño y metiendo sus dedos en el de cuando en cuando. Cuando me vio muy excitada y después de advertirme que no me corriera se detuvo. Se abrio el cierre del pantalon y saco su miembro. Su mano me jalo de la nuca y me coloco para que lo comiera. Dos o tees veces paro y repitio todo el ritual. Me calento y despues usaba mi boca para su placer. La última vez termino dentro de mi boca ordenadome que tragara su leche. Hice lo que mando y limpie su miembro con mi lengua como indicó.
Estaba muy excitada por lo que le pedí permiso para tocarme y correrme. Me dijo que podía tocarme pero que lo hiciera lentamente pero no tenia permiso de  correrme.
Cuando notaba que llegaba aun punto critico me ordenaba detenerme, para minustos despues ordenarme seguir.
Acabe suplicandole, rogandole, humillandome como una perra en celo por tener un orgasmo, pero no cedía.
Para ese momento ya el agua había bajado por lo que encendió el auto diciendo:
-lo siento clara es hora de irnos-
Bajo el auto de la acera y dijo nuevamente:
-sigue en lo que estabas-
No, no era posible, no me dejaba acabar y ya transitabamos lentamente por las calles.
-Abrochate la blusa clara-
Hice lo que me ordenó.
No dije más. He aprendido que  hay momentos para pedir y suplicr y otros en que debo quedarme callada. Trate de no pensar en lo que sentia. Cada vez llegaba al punto critico con más rapidez. Me ordeno parar. Cminamos lentamente por dos cuadras más, trataba yo de no pensar en nada. De pronto sus palabras me regresaron a la realidad.

-En el próximo semaforo que nos toque en rojo tendras el tiempo necesario para correrte. Tu tiempo correra en el momento que auto se detenga y terminara cuando arranque nuevamente. Si no lo logras no podras hacerlo hasta hoy por la noche en casa-
Sus palabras me encendieron nuevamente de inmediato.
Por suerte para mi el rojo nos toco en una glorieta que tiene varios semaforos, por tanto el cambio de luz tarda algo más. En cuanto paro el auto empece con urgtencia y ante lo excitada que estaba no me costo mucho trabajo desencadenar uno de los orgasmos mas intensos que he tenido.
Cuando por fin me tranquilice, me ordeno limpiarme con la bragas.
-¿Cómo se dice clara?-
-¿cómo se dice que Sr?- dije
-Una buena esclava siempre agradece lo que su dueño le da.-
-Perdón Sr. Gracias Sr. por permitirme ese orgasmo, gracias por el placer recibido y por usar a su esclava-
-Arreglate la ropa ya casi llegamos y recuerda no agacharte que no traes bragas-
-si Sr.-
Ya en casa de mis padres no podía evitar la sensacion de que todos descubririan que no traia bragas, o que acababa de tener un gran orgasmo.
  

clara{G}
Esclava domestica y sexual
Por voluntad Propia
Propiedad del Sr. Gabriel