BIENVENID@S

clara{G} Esclava propiedad del Sr. GABRIEL les da la más cordial bienvenida a este espacio

Permitanme compartirles un poco de la historia de como decidi convertirme en esclava domestica y sexual de mi esposo, Amo y Dueño el Sr. Gabriel. Leer mas...

martes, 6 de agosto de 2013

Pagando El Castigo

El sábado por la mañana después de desayunar despedir a los chicos y al Sr. Gabriel que los llevaría hasta la casa  de sus tíos ya que estaban invitados a pasar el fin de semana con los primos. E ir a arreglar la recamara, sobre la cama me encontré la nota escrita a mano que decía:
"Necesitamos Hablar clara
Papy"
Junto a ella estaba el cinturón y acomodadas sobre la cama tres almohadas.
A partir de ese momento no pude estar tranquila. Imagine que se trataba de hacerme cumplir el castigo que tenía pendiente. Deje todo como estaba y me dedique a hacer otras labores de la casa.
Hora y media más tarde oí la camioneta entrar a la cochera. Entro y al verme dijo…
-Un fin de semana para nosotros clara-
Al llamarme clara y no por mi nombre me di cuenta que sería un fin de semana completo como su esclava.
-si Sr.-
- ¿viste mi nota?-
-si Sr.-
-a la recamara-
Lo seguí y entre tras El a la recamara.
-Espera-
Me puse de inmediato en postura. Saco el collar y levantando el pelo de mi cuello me lo coloco y dijo:
- Me debes un castigo  y es el momento de pagarlo clara-
-si Sr.-
-recuérdame clara-
Tomé mi diario y leí:

“El Sr. Gabriel dueño de la esclava clara ha dispuesto este día 24 de julio de 2013 en su pleno derecho sobre su propiedad lo siguiente:
La esclava se ha hecho acreedora a un castigo por hablar como una carretonera usando palabras altisonantes e insultos.
La esclava se ha ganado un castigo por no cuidar su forma de hablar delante de los chicos
El primer castigo consistirá en 50 azotes con el cinto y a cada azote deberá pronunciar en voz alta el insulto que profirió en lugar del Gracias Sr. acostumbrado
El segundo castigo consistirá en 50 azotes con el cinto y a cada azote deberá pronunciar en voz alta No debí decir (el insulto proferido) delante de los niños
El castigo tiene por objeto el que la esclava asocie dicho insulto al dolor que le será inflingido.
El Castigo a la esclava será administrado cuando su dueño lo estime prudente y lo administrara en partes o en una sola exhibición continua.”

Cerré el diario y espere.
-sobre la cama, pegada a la orilla y con las piernas juntas clara. Ya conoces el procedimiento-
-Si Sr.-
Me acomodé en la orilla boca abajo, con las piernas y pies juntos y los brazos y manos extendidos hacia el frente a los lados de mi cabeza.
Vestía yo unas zapatillas, unos jeans, unas bragas y un sostén normales y una blusa de punto.
El Sr. Gabriel empezó a masajear mis nalgas y dar pequeñas nalgadas sobre ellas y la parte superior de mis muslos. Conocía yo el procedimiento de calentar el área a ser azotada. Cuando estimo que estaba lista dejo de nalguearme y tomo el cinturón entre sus manos.
-Esto es un castigo por tu pésima conducta. No es algo que disfrute tu Dueño y tu menos. Yo contaré los primeros 50 y tú repetirás lo acordado. Si te equivocas empezamos de nuevo así que concéntrate-
-Si Sr.-
El primer cinturonzazo callo sobre mis glúteos con fuerza. Repetí el insulto y el contó uno.
Los siguientes 14 cayeron uno a uno sobre mi trasero y mis muslos. A cada uno repetía yo el insulto y el contaba. Al llegar al 15 se detuvo y me indico que tomara la siguiente postura.
Desabroche el pantalón y lo baje a la altura de mis rodillas. Acomode las almohadas bajo mi vientre de tal forma que mi trasero quedara más expuesto al castigo.
-Voy por un vaso de agua, clara. Puedes masajearte para que no se enfrié la zona mientras regreso-
-Gracias Sr.-
Me sobe el trasero con ambas manos tratando de aminorar un poco el ardor.
-Continuemos- dijo. 
Puse mis brazos y manos otra vez al frente y casi de inmediato sentí el cinturón morder mi trasero sobre mis bragas. Al quinto azote, para hacerlo más humillante paro, tomo las bragas y las jalo hacia arriba de tal forma que se metieron entre mis labios. Al llegar al 20 en esta posición (35 en total) paro nuevamente, examino mis muslos y mis glúteos y ordeno que me sobara y tomara la siguiente postura.
Baje mis bragas a las rodillas sobe mi trasero y muslos, que estaban ya calientes y cuando lo creyó conveniente me indico que seguiría. Nuevamente me recosté sobre las almohadas. Otros 15 cinturonzazos cayeron sobre mi trasero.
Al terminar me dijo que el primer castigo estaba pagado y que esperaba que en adelante me expresara sin palabras altisonantes.
Me sobe el trasero y los muslos. Después de un momento me ordeno ponerme de pie.
-Aun falta el segundo castigo clara-
-Si Sr.-
-las manos en las rodillas-
-Si Sr.-
Me doble por la cintura y puse mis manos sobre mis rodillas.
-Separa un poco los pies para que tengas mejor equilibrio ¿lista?-
 -Si Sr.-
Cerré los ojos y apreté los dientes. El primer azote cayó en mis nalgas. Dije la frase ordenada y volví a plantar bien los pies en el suelo. Uno a uno recibieron mis muslos y nalgas los primeros 20 azotes.
-contra la pared- ordeno.
Mis manos con los brazos abiertos se recargaron en la pared. Mi cuerpo doblado un poco por la cintura, los pies separados y retirados un poco más de un pasó de la pared. Otros 10 azotes mordieron mi trasero mientras recitaba mi castigo.
Paró. Me separe de la pared y me puse en postura de espera. Se acerco a mi, se inclino y me saco el pantalón y las bragas, subió mi blusa dejando mis senos al descubierto. Me empecé a preocupar. Si bien ha azotado en más de un ocasión mis pechos, no  lo ha hecho con el cinto.
-sobre la cama-
Me acosté sobre la cama como ordenó.
-Las manos en la nuca-
-Si Sr.-
Tomo mis dos pies con una mano y me jalo hasta dejar mis caderas a la orilla de la cama. Si soltar mis pies los levanto y con el cinto en la otra mano dejo caer otros 10 azotes sobre mi trasero.
Me ordenó tomar con cada mano uno de mis tobillos y abrir las piernas.
El cuero cayo sobre la parte interna de mis muslos y sobre mi coño para completar los 50. Los últimos 5 sobre mi coño me hicieron gritar y saltaron mis lágrimas.
-Así aprenderás clara-
Hice un puchero y solté un
-Si Sr.- todo lloroso
Tomó el acohol del  botiquín y sin el menor miramiento me dejo caer un chorro en los muslos, me volteo e hizo lo mismo en mi trasero. Lo Masajeo pese a mis protestas y chillidos.
-Espero que hayas aprendido la lección clara voy a salir  no tienes permiso de vestirte ni arreglarte. Sigue con tus labores de la casa-
-Si Sr.-
Estaba claro que había sido un castigo. Ni una caricia, ni una palabra de aprobación, ningún gesto cariñoso o de consuelo. Me sentí muy mal…
Salió sin decir a donde iba ni a que hora regresaría.   

clara{G} 
Esclava domestica y sexual 
Por voluntad Propia 
Propiedad del Sr. Gabriel

1 comentario:

spanking latino dijo...

Grato Relato... Me gusta la forma en que cuentas la historia.

El principal objetivo de éste mensaje es invitarte a compartir tus experiencias sobre el mundo del BDSM y el spanking en un nuevo blog social, Spanking Latino, totalmente nuevo y renovado con muchas ganas de crear una comunidad virtual sobre azotes, disciplina erótica y castigos corporales.

Los usuarios pueden compartir fotos, videos o escribir artículos o historias como la que nos regalas en éste maravilloso blog. Si tenemos participacion, tambien se podrán crear grupos temáticos sobre las técnicas que más nos gustan o simplemente sobre las afinidades que cada uno tiene en relación al BDSM.

Esperamos contar con tu importante participación en éste intento de crear un espacio nuevo para compartir experiencias y conocer gente afin.

Saludos y "gracias por ser como sos"...

Angeles