BIENVENID@S

clara{G} Esclava propiedad del Sr. GABRIEL les da la más cordial bienvenida a este espacio

Permitanme compartirles un poco de la historia de como decidi convertirme en esclava domestica y sexual de mi esposo, Amo y Dueño el Sr. Gabriel. Leer mas...

viernes, 29 de noviembre de 2013

Exhibida, Humillada


Teníamos la boda próxima de unos amigos. Como buena mujer me queje de que no tenía nada que ponerme para la ocasión por lo que dándome gusto el Sr. Gabriel decidió que fuéramos a comprar algo adecuado. Como siempre hizo gala de su eterna paciencia y soporto sin protestar el calvario (eso dice El) de llevarme de compras. Por fin después de no se cuantas tiendas encontré el atuendo adecuado. Mientras me lo probaba, se dedicó a mironear por ahí… Cuando salí del probador y le enseñe lo que me gustaba quedo complacido. Quedaron de arreglar el largo y hacer unos pequeños ajustes al vestido lo que acabo de convencerlo  Al ir a pagar, le indico a la dependienta que agregara un vestido que llevaba en las manos. No dije nada y cuando salimos del almacén pregunte al respecto.
-Simplemente me gusto para ti.-
No dijo más y no quise ser impertinente e insistir.
Al llegar a casa pregunte si podía probármelo a lo que respondió que si.

Era un vestido de lana en color gris divino. Abierto y cruzado al frente, con una caída fenomenal. El cruce hacia un bonito escote en V que de acuerdo a como se cruzara era el tamaño del escote. El corte era cerrado a la altura de la rodilla quedando con el cinturón a la cintura en un corte de tipo sirena que se pegaba a las caderas de forma maravillosa.

Me lo probé delante de El y quede fascinada al verme al espejo.
-Esta divino. Me encanto. Gracias Amor- Me abrace de inmediato a El y lo bese.
-Ya habrá ocasión de que lo uses clara- dijo.
El Amo se hacia presente.
-Si Sr. Gracias-
Pasados unos días me comentó que tenía un cóctel al cual estábamos invitados. Sería el viernes por la tarde noche y le gustaría que lo acompañara.
Arregle las cosas de tal modo que mi hermana cuidara a los niños y poder de todo el tiempo disponible para el evento.
El día del evento me indicó que sería el momento adecuado para estrenar el vestido que había comprado.
Me vestí y arregle con esmero. Tacos grises, medias de color tabaco un liguero de color blanco un tanga de hilo y un sostén blanco. El pelo lo deje suelto cayendo sobre los hombros. Me presente ante Él y le pedí su opinión.
-MMM creo que hay dos o tres detalles que no me acaban de agradar.- dijo dándose una vuelta alrededor mío.
-Creo que te veras mejor sin liguero y sin el tanga. Se marcan un poco. Las medias sostenlas con unas ligas. Y que el escote quede un poco mas atrevido clara- dijo mientras lo acomodaba.
No me gusto la idea de ir sin bragas pero no quedo más remedio después de todo tenía razón o aflojaba un poco el vestido o se marcaban un poco dependiendo de la postura.

No porque sea mi Amo, pero debo reconocer que tiene buen gusto casi siempre. Recibí muchos elogios no solo de los caballeros si no también de algunas damas.
Cuando termino el evento era ya cerca de las 21.00 hrs. Ya el clima estaba empezando a enfriar. Recogimos el auto y cuando subimos me comento:
-Te invito a cenar clara, me recomendaron un lugar y quiero conocerlo-
-Si Sr.-
Hablamos en el trayecto de muchas cosas sobre todo del evento al que acabábamos de asistir.
Al llegar al lugar nos encontramos con un restaurante enclavado en medio de un gran Jardín.
Entrego las llaves del auto al encargado del Valet  y tomándome del brazo entramos en el local.
Le indicó a la recepcionista que deseaba una mesa en la terraza y esta nos guió.
Se acercó un mozo y pregunto si deseábamos algo de tomar
-Un whisky en las rocas para mí y una copa de vino para la Sra.- ordenó
Cuando el mozo se alejo, le dije que hacía frió y que mejor seria una mesa dentro del local
-Aquí estamos bien y además clara el frió con una copa de vino se te quitará.-
-Sr. Ud sabe que el vino me descompone bastante rápido, mejor debió ordenar otra cosa-
-No se clara… Quizás como dices deba ordenar otra cosa… Ve al servicio y quitate el sostén-
-¿Qué?-
-¿No oíste mi orden?-
-Sr. pero es que…-
-No discutas clara. Obedece- su mirada había cambiado.
Me levante y fui al servicio. Me quite el sostén y lo puse dentro de mi bolsa. Trate de arreglar el escote no quería que estuviera demasiado suelto. Salí del servicio y como siempre me pasa mi mente trabaja de más y pienso que todos me ven y se dan cuenta que no traigo nada abajo.
Me vio llegar y caballerosamente se levanto y me acerco la silla.
El mozo había traído las copas y le di de inmediato un sorbo al vino. Estaba rico, debía moderarme porque en verdad el vino me hace daño-
Empezó a soplar algo de viento incrementando la sensación de frió.
-Se ven lindos y muy sensuales tus pezones  marcados en la tela- dijo sonriendo.
Me puse de mil tonos de rojo y mi brazo cubrió de inmediato mis pechos.
-Quita ese brazo de ahí y compórtate natural clara-
Pues natural es que me de pena y que trate de que no se vean pensé.
Baje los brazos a la mesa nuevamente y solo acerté a decir:
-Es el frió Sr.-
-Que lastima que sea por eso clara seria mejor si estuvieran así porque estuvieras caliente-
Una nueva oleada de calor y color se apoderaron de mi cara.
Regreso el Mozo con las cartas por si queríamos ordenar.
Ordeno y para mi mayor turbación remato con:
-…y una botella de tu mejor  vino. Hoy estoy celebrando el tener a mi lado una mujer muy guapa y hermosa. Mírala y dime si no es así.-
El mozo sonrió y solo se atrevió a decir:
-La Sra. es muy bella con todo respeto Sr.-
-Vamos mírala ni siquiera la viste- le respondió el Sr. Gabriel
El mozo levanto la vista y me vio. Los colores nuevamente a mi cara y solo `pude musitar un leve:
-Gracias. Que amable-
El mozo se retiro a traer la orden.
-Sr. por favor…- dije suplicando que no siguiera su juego
Fue poner gasolina al fuego.
-Estas hermosa, una perfecta hembra, te ves muy sensual así, creo que mas excitante que si estuvieras desnuda-
-… Señor- suplicaba-
-Dan ganas de pellizcarlos y morderlos, provocan mucho clara-
-..Señor. por favor-
El mozo regresó con la cena, abrió la botella de vino y le pidió la opinión al Sr. Gabriel sobre el mismo.
-Perfecto, no podías haber escogido algo mejor. Un vino sensual y perfecto que hace honor a una mujer igualmente sensual y perfecta- dijo dirigiéndose al camarero.
-Gracias Sr. me alegro que sea de su agrado respondió-
-Como no va a ser de mi agrado simplemente mírala y di si no es perfecta y sensual-
El camarero se puso tan rojo como yo.
-Me referia al vino Sr-
-Lo se, pero yo, a esta hermosa mujer que me acompaña hoy-
El camarero opto por cortar por lo sano.
-Con su permiso Señor- dijo retirándose.
Cenamos entre provocaciones de El y turbaciones mías.
Tres veces me hizo levantarme de la mesa con la orden de ir al servicio y pellizcar mis pezones un poco con el fin de que se pusieran duros y  que caminara despacio entre las mesas.
No se si eran mis nervios pero podía sentir la mirada de muchos de los comensales fijas en mis pechos.
Pidió el postre y la cuenta. Al parecer mi calvario terminaba.
Salimos y nuevamente fue un desfile lento entre las mesas, se detuvo varias veces con pretextos tontos antes de salir del establecimiento. En ese momento me dio el ticket del estacionamiento y me dijo que pidiera el auto al mozo mientras iba al servicio. La noche se ponía aun más fría. El mozo se acerco y al entregarle el ticket me dijo que no estaba pagado. Salieron otros comensales y pidieron sus autos. Ahí estaba yo, de pie muerta de frió, y ante la mirada de hombres que me veían con sonrisas y mujeres que lo hacían con desagrado. Por fin salió el Sr. Gabriel.
-¿Y el auto?-
-Hay que pagar el servicio- dije
-Caramba me olvide. Regreso en un momento-
El frío me calaba no pude más y tomando el escote del vestido con ambas manos lo cerré tratando de entrar un poco más en calor. Mis brazos taparon mis senos también.
Regresó y le entrego el boleto pagado al mozo.
-Estuviste perfecta toda la noche y en el último momento lo hechas a perder todo clara-
-¿Por qué dice eso Sr.?
-Te ordene que no taparas tus pechos con los brazos. Desobedeciste-
-Sr. tengo mucho frío-
-no te preocupes te lo quitare-
Llegó el auto, me abrió la puerta y subió. Puso la calefacción, cosa que le agradecí. Después de unos minutos dijo:
-Abre el escote y saca los senos. Quiero verlos y tenerlos a mano.-
 -Señor…-
-¿quieres que los saque yo?
-No Señor- dije obedeciendo.
Había poco tráfico afortunadamente. Se desvió en una pequeña calle y detuvo el auto.
-tienes unos hermosos pechos clara.- dijo mientras empezaba a acariciarlos y pellizcaba mis pezones. Me estaba excitando. Esa mezcla de deseo y adrenalina empezaba a hacer efecto en mí.
Una mano seguía con su juego mientras la otra se metió entre el vestido hurgando mi coño. El juego duro unos minutos solamente. Se acomodo nuevamente y encendiendo el auto sin decirme a donde íbamos, se dirigió a un pequeño Motel.
Me empece a arreglar el vestido y me indico que dejara bajo el escote al punto donde casi mis senos estuvieran a punto de salir del vestido.

Llegamos al Motel y pidió una habitación. Una vez en el cuarto me indico que me desnudara. Pidió algo de tomar al servicio a cuartos y me ordeno que recibiera las cosas cuando llegaran.
-Me daré una ducha- dijo
Trague saliva. Quería exhibirme.
Tocaron a la puerta anunciando el servicio. Abrí la puerta y  recibí la charola de manos de una mujer de unos 40 años. Me miro de arriba abajo con una mirada de censura y desprecio.
-Son $ XXX.00- dijo alargándome la cuenta
Me di la vuelta para buscar su cartera y con sorpresa me di cuenta que se había metido la ropa con El.
La puerta del baño estaba cerrada con seguro y al tocar no respondía. La mujer hacía gestos de impaciencia parada en la puerta esperando el pago.
Le pedí que volviera más tarde. Tomó la nota de mis manos con un gesto de molestia al tiempo que me increpaba:
-Dile a tu cliente que espero que al menos me de una buena propina por las vueltas.-
Salió cerrando la puerta de golpe.
El Sr. Gabriel salio de la ducha y al verme molesta preguntó que pasaba.
Le comente lo sucedido con la “camarera” y que me había tratado como si fuera una ramera.
-No te enojes clara. Después de todo eso eres. Eres mi puta no lo olvides-
No dije nada me di la vuelta molesta.
Tomó el teléfono y llamo nuevamente al servicio diciéndoles que si podían mandar nuevamente a la camarera y que incluyeran unos preservativos.
Tocaron a la puerta y me mando a abrir. La mujer nuevamente con cara de molestia me barrio de arriba abajo.
-Pase por favor- le dijo. La mujer avanzo hasta la cama donde estaba sentado.
-Una disculpa no pensé fueran tan eficientes.- dijo mientras sacaba unos billetes de la billetera.
-¿trajo los condones?.- Uno debe protegerse, ya ve caras vemos enfermedades no sabemos.
La mujer le alargo los preservativos y el los billetes.
-Quédese con el cambio- dijo. Al ver la mujer la propina su rostro cambió.
-Si más vale cuidarse, no se puede saber con quien se han metido estas putas- dijo volteándose a verme y barriéndome de arriba abajo nuevamente.
-Lo que se le ofrezca solo llame Sr.- Dijo.
-Gracias-
Al pasar junto a mi no pudo contenerse y todavía me soltó:
-Date un baño, al menos que te coja limpia- salió y cerro la puerta.
Me quede súper enojada y más cuando vi. como reía el Sr.
- Ven tengo ganas de coger, no te enojes- dijo
-¿Cómo que no me enoje?, ¿Cómo quiere que tenga ganas después de cómo me ha tratado esta tipa? –
-Cuidado clara, cálmate. Modera tu lengua-
Me Salí de mis casillas y de mi sumisión.
-si tanto te agrada la tipa porque no coges con Ella-
No espero más. Se levanto de la cama y tomándome del pelo me arrastro hasta el borde de una cómoda, me doblo sobre la misma y abriendo mis piernas con su pie. Me penetró sin más. Al tiempo que me decía. Quiero cogerte a ti, porque tu eres mía y no eres tu nadie para decirme con quien lo haga. Si yo quiero que seas una puta eso serás. Sus embestidas eran duras, fuertes y rápidas. Me lastimaba y al mismo tiempo sin tener noción de porque me estaba excitando mucho el sentir su fuerza y su poder sobre mi.
-Me lastima- dije como si se lo dijera al viento, por fin después d varios minutos de tales embestidas se vació dentro de mi.
Se salió y dándome la vuelta tomo mi cara llorosa mientras decía:
-Ven, quiero verte orgasmar, como perra en celo.-
Soltó mis mejillas, me tomo por el pelo y me obligo arrodillarme, A 4 me llevo hasta la cama, me hizo subir a ella y con su cinto ato mis manos a la cabecera.
Ordeno abriera mis piernas y empezó a darme placer. Sus manos, su boca se convirtieron en fuentes de placer para mí. Alternaban con mis pechos mi vientre y mi coño. Me llevaba al borde para detenerse una y otra vez. Podía sentir la humedad que ya mojaba la sabana y el seguía en su labor. Cuando no podía más suplique que acabara. Que me llevara al final.
-Bien clara en tus manos esta que logres lo que deseas, solamente debes decirme que eres-
-Su esclava, su propiedad Sr.-
-No basta clara- otros minutos de juego y nuevamente la pausa
-Soy suya-
-Si lo eres pero ¿que más eres clara?-
Por fin la desesperación me hizo pronunciar lo que deseaba oír.
-su Puta, su perra en celo Sr.-
Sus dedos de inmediato tocaron el punto mágico que me llevo al no retorno. La convulsión de los músculos de mi cuerpo anunció el gran orgasmo que me invadía.
Un minuto de calma y para mi sorpresa empezó nuevamente
-Sr. por favor….-
-Quiero muchos clara….- dijo sonriendo-
Sabía lo que significaban esas palabras. Terminaría suplicando por no más orgasmos.
Obligada a orgasmar muchas veces de forma continúa. Follada otras mas, acabe suplicando y rendida ante mi Amo. Pase más de media hora al final entre sus brazos, rota, entregada, dócil y sumisa pero muy feliz. Cuando regrese de ese subespacio. Aun me quedaba un remate.
De pronto tocaron a la puerta.
-Abre clara- dijo
Despeinada, con el maquillaje todo corrido por las lágrimas y el sudor. Con las piernas temblorosas abrí la puerta.
La mujer aquella me miro con cara de asombro, mientras decía:
-Aquí estan los cigarros que pidió Sr.-
-Gracias ten- dijo alargándole un billete
-Gracias a Ud.-dijo
Sin dejar de mirarme se dirigió a la puerta y al pasar junto a mí dijo con una sonrisa burlona:
-Ahora si te hicieron desquitar la paga-
Salio cerrando la puerta.
No tenía fuerza para enojarme así que me subí a la cama y me acomode nuevamente en sus brazos. Después de todo lo único que importa es lo que El diga.

clara{G} 
Esclava domestica y sexual 
Por voluntad Propia 
Propiedad del Sr. Gabriel

viernes, 4 de octubre de 2013

La Tormenta

La semana pasada ibamos a recoger a los chicos a casa de mis padres cuando en pleno trafico nos agarro la tormenta. Como es ya costumbre en nuestra ciudad toda el agua del cielo cae en un lapso de tiempo muy corto lo que hace que buena parte de las calles de la ciudad queden inundadas por algun tiempo.
Tratando de evitar la inundación nos metimos por una calle aledaña a la avenida por la que circulabamos. Resulto peor el remedio que la enfermedad. La calle aquella nos llevo a un lugar donde estaba peor la inundacion. Gabriel se hizo a un lado y con cuidado subio el auto a la acera de la calle para quedar un poco mas alto y esperar que el agua bajara un poco para continuar nuestro camino.

A los pocos minutos los vidrios del auto estaban todos empañados. Hable a casa de mis padres para avisar lo que pasaba y que llegariamos mas tarde de lo previsto.
Cuando colgue el telefono El Sr. Gabriel empezó sin decirme nada a desabotonar la blusa que traia puesta. Saco mis pechos y ordeno me quitara el sosten
Cierto que ya estaba oscuro y con la tormenta nadie deambulaba por la calle y lo empañado de los cristales nos daba privacidad, pero este tipo de acciones debo confesarlo me estressan pero al mismo tiempo me excitan.
La siguiente orden fue sacarme las bragas y subirme la falda. Hice lo que me ordenó. Sus manos empezaron a acariciarme una se encargaba de mis pechos junto con su boca y la otra se metia entre mis piernas, acariciando mi coño y metiendo sus dedos en el de cuando en cuando. Cuando me vio muy excitada y después de advertirme que no me corriera se detuvo. Se abrio el cierre del pantalon y saco su miembro. Su mano me jalo de la nuca y me coloco para que lo comiera. Dos o tees veces paro y repitio todo el ritual. Me calento y despues usaba mi boca para su placer. La última vez termino dentro de mi boca ordenadome que tragara su leche. Hice lo que mando y limpie su miembro con mi lengua como indicó.
Estaba muy excitada por lo que le pedí permiso para tocarme y correrme. Me dijo que podía tocarme pero que lo hiciera lentamente pero no tenia permiso de  correrme.
Cuando notaba que llegaba aun punto critico me ordenaba detenerme, para minustos despues ordenarme seguir.
Acabe suplicandole, rogandole, humillandome como una perra en celo por tener un orgasmo, pero no cedía.
Para ese momento ya el agua había bajado por lo que encendió el auto diciendo:
-lo siento clara es hora de irnos-
Bajo el auto de la acera y dijo nuevamente:
-sigue en lo que estabas-
No, no era posible, no me dejaba acabar y ya transitabamos lentamente por las calles.
-Abrochate la blusa clara-
Hice lo que me ordenó.
No dije más. He aprendido que  hay momentos para pedir y suplicr y otros en que debo quedarme callada. Trate de no pensar en lo que sentia. Cada vez llegaba al punto critico con más rapidez. Me ordeno parar. Cminamos lentamente por dos cuadras más, trataba yo de no pensar en nada. De pronto sus palabras me regresaron a la realidad.

-En el próximo semaforo que nos toque en rojo tendras el tiempo necesario para correrte. Tu tiempo correra en el momento que auto se detenga y terminara cuando arranque nuevamente. Si no lo logras no podras hacerlo hasta hoy por la noche en casa-
Sus palabras me encendieron nuevamente de inmediato.
Por suerte para mi el rojo nos toco en una glorieta que tiene varios semaforos, por tanto el cambio de luz tarda algo más. En cuanto paro el auto empece con urgtencia y ante lo excitada que estaba no me costo mucho trabajo desencadenar uno de los orgasmos mas intensos que he tenido.
Cuando por fin me tranquilice, me ordeno limpiarme con la bragas.
-¿Cómo se dice clara?-
-¿cómo se dice que Sr?- dije
-Una buena esclava siempre agradece lo que su dueño le da.-
-Perdón Sr. Gracias Sr. por permitirme ese orgasmo, gracias por el placer recibido y por usar a su esclava-
-Arreglate la ropa ya casi llegamos y recuerda no agacharte que no traes bragas-
-si Sr.-
Ya en casa de mis padres no podía evitar la sensacion de que todos descubririan que no traia bragas, o que acababa de tener un gran orgasmo.
  

clara{G}
Esclava domestica y sexual
Por voluntad Propia
Propiedad del Sr. Gabriel

miércoles, 11 de septiembre de 2013

CENSURA

Creo que se extrañaran un poco de este post porque desde el inicio de este blog no se han puesto imágenes en ellos. Sin embargo en este por el contenido del mismo creí conveniente poner una, por supuesto con la autorización del Sr. Gabriel.

En días pasados me ordeno que durante los siguientes 15 días al llevar a la escuela a los chicos y/o mientras estuviera fuera de casa debía llevar y no podía quitármelo hasta regresar a casa un plug anal. Esto con el fin de que mientras estuviera fuera del hogar tuviera presente mi condición.
El plug es bastante "cómodo" si se puede expresar de esa manera. Es de un largo mediano, pero no grueso y la parte que queda fuera es "plana" y pequeña, así que si se acomoda de forma adecuada esta queda entre los dos glúteos. El caso es que la segundo día cuando me preparaba para salir a dejar a los chicos me ordeno subir la foto que aparece en este post a mi Face Book temático con la leyenda "Preparándome para llevar a los chicos a la escuela" Hice lo que me ordenó pero la censura de ese lugar en cuestión de una o dos horas la retiró y me "castigo" no permitiéndome postear por varios días. La foto iba etiquetada solo para cierto grupo de personas que supongo están en el tema. Cualquiera de las dos cosas la Censura de FB o alguna denuncia de algún "amigo" provoco dicha censura. No entiendo en verdad eso. quien va a esos sitios como el mio o como este están advertidos y si no están de acuerdo simplemente debían irse a otro lado y si fue de FB pues tampoco entiendo entonces para que nos permite poner las fotos o los posts para solo algunas personas si de todas formas los quitara simplemente porque puede hacerlo. 

clara{G} 
Esclava domestica y sexual 
Por voluntad Propia 
Propiedad del Sr. Gabriel

viernes, 23 de agosto de 2013

Jugando Con clara

Estábamos solos por la tarde yo terminaba de arreglar las bicicletas de los chicos y clara daba vueltas a todos los canales del cable en la TV sin encontrar nada que ver. Ya lo había hecho varias veces y fue cuando se me ocurrió que podíamos aprovechar de mejor forma esos momentos.
Como si leyera mis pensamientos dijo:
- “No Hay Nada que ver”-  y apagó el televisor.
-“Ven clara juguemos un poco. Vamos a jugar al juego de las palabras”.- dije
-“¿eso con que o como se juega Sr.?”-
 -“ahora te explico clara,”- dije acercándome a ella para desnudarla y hacer que se recostara sobre el sofá.
-“Las reglas del juego son muy sencillas”- dije mientras abría sus piernas.
-“En este juego tendrás permiso solo de usar 3 palabras y/o frases. Si rompes esta regla, te azotare con la palma de la mano y no precisamente en el trasero si no en el coño. Tu tienes permiso ahora de responder con la palabra “SI”.  ¿Entendiste princesa?”-
-“Si Señor”-
¡¡ ZAS !!
La palma de mi mano cayó sobre su coño, con tal fuerza que cerró las piernas.
-“Abrelas bien y no las cierres Princesa. Sin trampas. No me hagas enojar.Yo en ningún momento dije que tenías permiso de decir SEÑOR. Solo “SI”. ¿Entendiste?”- 
-“Si… Si.”- 
Dijo.  Me miraba incrédula, confusa, por que no le permití dirigirse a mí con el respeto y el protocolo que normalmente le exijo cuando estamos solos.
Coloque el dorso de mi mano sobre su coño y empujé la punta de mi dedo penetrándola. Saque el dedo y lo deslicé hacia arriba hasta su clítoris. Empecé a mover mis dedos índice y medio lentamente en círculos sobre su clítoris. clara empezó a gemir con la caricia y a respirar profundamente ante el placer de la misma. Seguí jugando con su coño  y cerró los ojos disfrutando del juego de mis dedos.
 -“¿Estas disfrutando esto?”- pregunté
-“Si… HGGummmmmmmmm.”- Respondió gimiendo
¡¡ ZAS !!
Mi mano cayo tan inesperada como fuertemente sobre su coño ya húmedo. Abrió los ojos al tiempo que sus caderas saltaron y sus piernas se agitaron. Retiré mi mano de su coño
-“Solamente “SI”. Enriéndelo. Concéntrate ¿Estas bien?”-
-“Si, Si”-. Respondió mientras asentía con la cabeza. Y trataba de no dejar escapar las lágrimas de sus ojos.
-“¿Sigo…?”-
-“Si”- respondió nuevamente esforzándose para no terminar su respuesta con el “Señor” acostumbrado.
Los labios de su coño se pusieron de inmediato rojos y un poco hinchados producto de los dos fuertes azotes que había descargado sobre ellos y de mis caricias. Acerque mi mano nuevamente muy despacio, y suavemente recorrí con mis dedos los labios de su coño de arriba abajo varias veces, para luego introducir el dedo medio de igual forma lentamente y sacarlo nuevamente para introducirlo otra vez, repitiendo esta acción varias veces, provocando oleadas de placer en clara según lo delataba su cara y  los movimientos de sus caderas.
-“¿Estas lista para la siguiente frase que podrás pronunciar además de “SI” ?”- pregunté retirando mi mano de su coño y dándole tiempo a bajar un poco su excitación. Para evitar que se corriera
-“Si”-. Sus ojos se posaron en los míos y pude ver un brillo de urgencia en su mirada
-“Bien aparte de “SI” ahora podrás decir “más adentro””-
clara solo sonrió y se mordió el labio. Con mi dedo toque superficialmente los labios de su coño deslizando apenas la yema de mi dedo entre ellos. Sonreí un poco  y le susurre:
-“¿Quieres algo, Princesa?”-
Ya con la nueva frase y con un brillo en sus ojos, levanto un poco la cabeza y dijo a mi oído: -“Si. Más adentro”-
-“Veo que ya vas entendiendo el juego,”- dije al tiempo que empuje mi dedo penetrándola más o menos hasta la mitad del mismo. Me detuve y pregunte nuevamente: -“¿Estas disfrutando de esto?”-
-“Siii”- fue su respuesta inmediata
Mi dedo permanecía inmóvil. –“¿Quieres algo más?”- Pregunte jugando con su deseo.
-“Siiii, Más adentro”- respondió nuevamente, pero ya no en un susurro.
Jugué un poco más con ella, empujando muy lentamente mi dedo hasta el fondo. Curve mi dedo hacia arriba para alcanzar su punto G. Los movimientos de mi dedo eran lentos, sin prisas, disfrutando yo del espectáculo. Disfrutando como su cuerpo se tensaba y se relajaba bajo mis caricias. Controlaba su placer.
Me detuve nuevamente para que recobrara solo un poco el control pero sin sacar mi dedo de su vagina.
-“¿Quieres tu ultima frase?”- pregunte
Nuevamente se mordía los labios para controlarse. Sus manos agarraban la cabecera para evitar la tentación de tocarse o empujar mi mano. Sus ojos parpadearon un poco y mirándome asintió con la cabeza.
-“no entiendo señas. Debes decirme si la quieres o no.”-
-“Siii… Siii..” - dijo con un tono de desesperación
-“Asi esta mejor”-. Jugaba yo con las palabras deteniéndome al final de cada una de mis frases. –“Creo yo que la frase que falta… te será muy útil….  Y la frase es….. “Más Rápido””-
Una sonrisa un poco descompuesta se dibujo en su cara. Pude sentir que estaba a punto de llegar al final el juego de forma abrupta. De pronto exclamo con urgencia:
-“Más Rápido, más rápido”- repitió varias veces, quería que el juego llegara a su fin
Deslice un segundo dedo dentro de ella, presione más intensamente su punto G. Mi mano se movió un poco más rápido dentro y fuera de ella. Estaba llegando al punto en que su cuerpo empieza a temblar.
-“¿Te gusta?”- Pregunté un poco agitado contagiado de su urgencia
-“Si… Siii”- fue su respuesta casi a gritos seguida de: -“mas rápido… más rápido”-
Moví mi mano de forma más rápida e intensa de tal forma que mis dedos hurgaban dentro de ella. Incline mi mano de tal forma que mis dedos rozaran su clítoris. Mientras incrementaba el ritmo con que entraban y salían
-"¿Te estás divirtiendo, princesa?"-, Le susurré. Sabía que se estaba corriendo. Lo sabía por el temblor que fue envolviendo todo su cuerpo. Tenía la boca abierta, con los ojos cerrados apretados, las contracciones de su vagina las sentía en mis dedos, todos signos reveladores que estaba en medio de un gran orgasmo. Saque mis dedos lentamente provocando nuevos espasmos de placer en ella
 -“Ouchhh Esperaaa…”-
¡¡ ZAS, ZAS !!
Dos palmadas rápidas e intensas en su coño a la altura de su clítoris desataron una reacción como de una descarga eléctrica en su cuerpo. Un gruñido acompañado de un gemido largo salieron de su boca que estaba cerrada apretando los dientes. Mi mano de inmediato regreso a su coño empapado y empezó a moverse nuevamente dentro y sobre el.
-“¿Quieres algo princesa?”- Le pregunte nuevamente sin dejar de mover mi mano
-“más Rápido”- fue su respuesta entrecortada
Moví mi mano más rápida y de forma más enérgica que antes. Una segunda oleada de pasión se desato en su interior. La forma como su vagina apretaba mis dedos, era una señal inconfundible de que se estaba corriendo de forma intensa nuevamente.
Cuando empezó a relajar su cuerpo, de igual forma empecé yo a relajar el movimiento de mi mano. Regrese a acariciarla con un ritmo lento y suave. Saque mis dedos de su interior  y me dedique a bordear su clítoris con movimientos circulares y lentos nuevamente
A medida que sus ojos se abrieron y su respiración se volvió más pausada, me miro a los ojos con una mirada un tanto extraviada aun. Fue entonces que me lamí los labios y levante mis dedos hasta mi boca para saborear las mieles dulces y frescas de sus orgasmos.
-“¿Quieres probar, Princesa?”-, le pregunté
-“Si”-, fue su única respuesta siguiendo las reglas del juego. Sonreí y le ofrecí mi dedo medio a mamar. Lo chupo como si fuera mi pene, envolviéndolo con su lengua  y chupando cada centímetro del mismo
-“¿Te ha gustado este juego?”-, le pregunte mientras sonreía
-“Si”-, dijo, devolviéndome la sonrisa
Me senté a su lado y se acomodo sentándose en mis piernas y recargándose en mi pecho. Después de abrazarla un rato  y ya calmada y tranquila, le pregunté:
-“Si te doy la opción de que escojas una palabra o una frase más, ¿cuál escogerías?”-
Sin dudarlo, se mordió los labios, sonrió y dijo cerrándome coqueta un ojo:
-"Una vez más"-.
Lo que era una tarde aburrida se convirtió en una tarde llena de diversión y placer
Gracias clara por tu entrega

GABRIEL
Tu dueño
PD. Quise compartir esto como un ejemplo de que el BDSM tiene también su parte divertida cuando ambas partes lo difrutan. Si tienen algun juego que compartirnos sera buienvenido

martes, 6 de agosto de 2013

Pagando El Castigo

El sábado por la mañana después de desayunar despedir a los chicos y al Sr. Gabriel que los llevaría hasta la casa  de sus tíos ya que estaban invitados a pasar el fin de semana con los primos. E ir a arreglar la recamara, sobre la cama me encontré la nota escrita a mano que decía:
"Necesitamos Hablar clara
Papy"
Junto a ella estaba el cinturón y acomodadas sobre la cama tres almohadas.
A partir de ese momento no pude estar tranquila. Imagine que se trataba de hacerme cumplir el castigo que tenía pendiente. Deje todo como estaba y me dedique a hacer otras labores de la casa.
Hora y media más tarde oí la camioneta entrar a la cochera. Entro y al verme dijo…
-Un fin de semana para nosotros clara-
Al llamarme clara y no por mi nombre me di cuenta que sería un fin de semana completo como su esclava.
-si Sr.-
- ¿viste mi nota?-
-si Sr.-
-a la recamara-
Lo seguí y entre tras El a la recamara.
-Espera-
Me puse de inmediato en postura. Saco el collar y levantando el pelo de mi cuello me lo coloco y dijo:
- Me debes un castigo  y es el momento de pagarlo clara-
-si Sr.-
-recuérdame clara-
Tomé mi diario y leí:

“El Sr. Gabriel dueño de la esclava clara ha dispuesto este día 24 de julio de 2013 en su pleno derecho sobre su propiedad lo siguiente:
La esclava se ha hecho acreedora a un castigo por hablar como una carretonera usando palabras altisonantes e insultos.
La esclava se ha ganado un castigo por no cuidar su forma de hablar delante de los chicos
El primer castigo consistirá en 50 azotes con el cinto y a cada azote deberá pronunciar en voz alta el insulto que profirió en lugar del Gracias Sr. acostumbrado
El segundo castigo consistirá en 50 azotes con el cinto y a cada azote deberá pronunciar en voz alta No debí decir (el insulto proferido) delante de los niños
El castigo tiene por objeto el que la esclava asocie dicho insulto al dolor que le será inflingido.
El Castigo a la esclava será administrado cuando su dueño lo estime prudente y lo administrara en partes o en una sola exhibición continua.”

Cerré el diario y espere.
-sobre la cama, pegada a la orilla y con las piernas juntas clara. Ya conoces el procedimiento-
-Si Sr.-
Me acomodé en la orilla boca abajo, con las piernas y pies juntos y los brazos y manos extendidos hacia el frente a los lados de mi cabeza.
Vestía yo unas zapatillas, unos jeans, unas bragas y un sostén normales y una blusa de punto.
El Sr. Gabriel empezó a masajear mis nalgas y dar pequeñas nalgadas sobre ellas y la parte superior de mis muslos. Conocía yo el procedimiento de calentar el área a ser azotada. Cuando estimo que estaba lista dejo de nalguearme y tomo el cinturón entre sus manos.
-Esto es un castigo por tu pésima conducta. No es algo que disfrute tu Dueño y tu menos. Yo contaré los primeros 50 y tú repetirás lo acordado. Si te equivocas empezamos de nuevo así que concéntrate-
-Si Sr.-
El primer cinturonzazo callo sobre mis glúteos con fuerza. Repetí el insulto y el contó uno.
Los siguientes 14 cayeron uno a uno sobre mi trasero y mis muslos. A cada uno repetía yo el insulto y el contaba. Al llegar al 15 se detuvo y me indico que tomara la siguiente postura.
Desabroche el pantalón y lo baje a la altura de mis rodillas. Acomode las almohadas bajo mi vientre de tal forma que mi trasero quedara más expuesto al castigo.
-Voy por un vaso de agua, clara. Puedes masajearte para que no se enfrié la zona mientras regreso-
-Gracias Sr.-
Me sobe el trasero con ambas manos tratando de aminorar un poco el ardor.
-Continuemos- dijo. 
Puse mis brazos y manos otra vez al frente y casi de inmediato sentí el cinturón morder mi trasero sobre mis bragas. Al quinto azote, para hacerlo más humillante paro, tomo las bragas y las jalo hacia arriba de tal forma que se metieron entre mis labios. Al llegar al 20 en esta posición (35 en total) paro nuevamente, examino mis muslos y mis glúteos y ordeno que me sobara y tomara la siguiente postura.
Baje mis bragas a las rodillas sobe mi trasero y muslos, que estaban ya calientes y cuando lo creyó conveniente me indico que seguiría. Nuevamente me recosté sobre las almohadas. Otros 15 cinturonzazos cayeron sobre mi trasero.
Al terminar me dijo que el primer castigo estaba pagado y que esperaba que en adelante me expresara sin palabras altisonantes.
Me sobe el trasero y los muslos. Después de un momento me ordeno ponerme de pie.
-Aun falta el segundo castigo clara-
-Si Sr.-
-las manos en las rodillas-
-Si Sr.-
Me doble por la cintura y puse mis manos sobre mis rodillas.
-Separa un poco los pies para que tengas mejor equilibrio ¿lista?-
 -Si Sr.-
Cerré los ojos y apreté los dientes. El primer azote cayó en mis nalgas. Dije la frase ordenada y volví a plantar bien los pies en el suelo. Uno a uno recibieron mis muslos y nalgas los primeros 20 azotes.
-contra la pared- ordeno.
Mis manos con los brazos abiertos se recargaron en la pared. Mi cuerpo doblado un poco por la cintura, los pies separados y retirados un poco más de un pasó de la pared. Otros 10 azotes mordieron mi trasero mientras recitaba mi castigo.
Paró. Me separe de la pared y me puse en postura de espera. Se acerco a mi, se inclino y me saco el pantalón y las bragas, subió mi blusa dejando mis senos al descubierto. Me empecé a preocupar. Si bien ha azotado en más de un ocasión mis pechos, no  lo ha hecho con el cinto.
-sobre la cama-
Me acosté sobre la cama como ordenó.
-Las manos en la nuca-
-Si Sr.-
Tomo mis dos pies con una mano y me jalo hasta dejar mis caderas a la orilla de la cama. Si soltar mis pies los levanto y con el cinto en la otra mano dejo caer otros 10 azotes sobre mi trasero.
Me ordenó tomar con cada mano uno de mis tobillos y abrir las piernas.
El cuero cayo sobre la parte interna de mis muslos y sobre mi coño para completar los 50. Los últimos 5 sobre mi coño me hicieron gritar y saltaron mis lágrimas.
-Así aprenderás clara-
Hice un puchero y solté un
-Si Sr.- todo lloroso
Tomó el acohol del  botiquín y sin el menor miramiento me dejo caer un chorro en los muslos, me volteo e hizo lo mismo en mi trasero. Lo Masajeo pese a mis protestas y chillidos.
-Espero que hayas aprendido la lección clara voy a salir  no tienes permiso de vestirte ni arreglarte. Sigue con tus labores de la casa-
-Si Sr.-
Estaba claro que había sido un castigo. Ni una caricia, ni una palabra de aprobación, ningún gesto cariñoso o de consuelo. Me sentí muy mal…
Salió sin decir a donde iba ni a que hora regresaría.   

clara{G} 
Esclava domestica y sexual 
Por voluntad Propia 
Propiedad del Sr. Gabriel

jueves, 25 de julio de 2013

Castigo

Ayer metí la pata como se dice coloquialmente. Había salido con los chicos a hacer algunas compras. Ya de regreso empezó a llover y el trafico se puso mas lento que de costumbre y más difícil. Debo decir que venia manejando con todas las precauciones debidas pero de pronto un tipo loco se me cerro por ganar el paso. Frene bruscamente y a Dios gracias no paso nada. Me asuste al igual que los chicos pero nada más. Sin embargo en una reacción natural y espontanea se me salio gritarle un insulto al tipejo ese. Le solté un tremendo recordatorio a su Sra. Madre. No soy mal hablada ni me gusta serlo. Simplemente se me salio. Me dirigí a los chicos y les pregunte si estaban bien y seguimos nuestro camino a casa.
Ya había dado yo por olvidado el incidente, pero cuando cenábamos con los chicos al menor se le ocurre comentar “Papá hoy casi chocamos”. De inmediato el Sr. Gabriel volteo a verme y le explique que en realidad fue solo el susto y que en realidad no había pasado nada. Se tranquilizó pero el peque siguió con sus comentarios… “ si casi nos vamos hasta adelante…” “si nos asustamos…” “ mi Mamá le grito (repite el insulto completo) al del otro auto…”  El Sr. Gabriel volteo a verme y dirigiéndose al chico le dice que esas cosas no se dicen. 
- Mi mamá las dijo papi-
-Bueno creo que hizo muy mal en decirlas. Tu no las digas ni las repitas.-
Como pude cambie la conversación y seguimos cenando.
Una vez que los chicos estuvieron dormidos, el Sr. Gabriel se dirigió a mi.
-Bien clara creo que debemos hablar sobre esa forma de expresarte y más delante de los niños-
-perdón Sr es que...-
-No hay disculpa clara, sabes que no me gusta que uses ese tipo de lenguaje y menos delante de los niños-
-Si Sr. tratare de que no vuelva a suceder-
-Me parece bien clara y yo te ayudare a que lo recuerdes. Trae tu libreta. Te haz ganado un castigo.-
-Si Sr.- No tenía caso discutir ya que por una parte lo merecía y cuando habla de apuntar en la libreta de castigos es que ya tomo una decisión y lo único que he conseguido cuando he tratado de hacer valer mis pretextos o razones es que el castigo se incremente. Me levante y fui a la recamara por la odiada libreta.

-Apunta clara-
-Si Sr.-
-El Sr. Gabriel dueño de la esclava clara ha dispuesto este día 24 de julio de 2013 en su pleno derecho sobre su propiedad lo siguiente:
“La esclava se ha hecho acreedora a un castigo por hablar como una carretonera usando palabras altisonantes e insultos.”
“La esclava se ha ganado un castigo por no cuidar su forma de hablar delante de los chicos”
“El primer castigo consistirá en 50 azotes con el cinto y a cada azote deberá pronunciar en voz alta el insulto que profirió en lugar del Gracias Sr acostumbrado”
“El segundo castigo consistirá en 50 azotes con el cinto y a cada azote deberá pronunciar en voz alta “No debí decir (el insulto proferido) delante de los niños”
“El castigo tiene por objeto el que la esclava asocie dicho insulto al dolor que le sera inflingido.”
“el Castigo a la esclava será administrado cuando su dueño lo estime prudente y lo administrara en partes o en una sola exhibición continua”. Es todo clara-
Cerré la libreta y después de expresarle mi arrepentimiento trate de explicarle a lo que respondió que el tema estaba cerrado. Me mandó a desnudarme y echarme a sus pies mientras veía el partido de futbol.
Solo me queda esperar el castigo ganado.


clara{G} 
Esclava domestica y sexual 
Por voluntad Propia 
Propiedad del Sr. Gabriel

viernes, 12 de julio de 2013

Una Semana Difícil

Esta semana ha sido algo frustrante. No es que me queje, pero en realidad ha sido difícil.
El Sr. Gabriel decidió (pienso yo, ya que al preguntarle simplemente dijo que era por puro gusto) que su esclava necesitaba  tenerlo aun más presente, aunque siempre lo esta en sus pensamientos y decidió el lunes pasado que durante estos 5 días que hoy se cumplen, someterla a la siguiente práctica por decirle de algún modo.

El lunes amaneciendo fui despertada por el Sr. Gabriel de una forma que supuse en esos momento deliciosa. Dos de sus dedos me penetraban y lo siguieron haciendo casi al punto de alcanzar un orgasmo. En ese punto se detuvo advirtiéndome que no tenia permiso de acabar. Pasados unos minutos nuevamente empezó a tocarme de múltiples formas y advirtiéndome que le fuera informando que tanto subía mi excitación del 1 al 10. Al llegar al 8 nuevamente se detuvo. Otros minutos de espera y me hizo hacerle sexo oral mientras me tocaba yo misma sin permiso de terminar. Una vez satisfecho, me ordeno que me aseara advirtiéndome que durante todo el día no debía ni siquiera intentar tocarme.
Los chicos ya de vacaciones, durante toda la mañana estuvieron particularmente activos y ante la imposibilidad de sacarlos fuera de casa por el clima, me estaban volviendo loca aunado a la frustración que sentía y como lo negado es anhelado pues no podía dejar de pensar en los sucedido en la mañana y las ganas reprimidas de alcanzar la satisfacción de un orgasmo.

Al mediodía después de comer el Sr. Gabriel pregunto como me sentía y que tal había estado la mañana. La verdad es que me desahogue y le comente que me sentía ansiosa y de mal humor.

Se levantó de la mesa, me tomo de la mano y diciendo que eso tenía remedio me llevo hasta la recamara. Cerro la puerta y metió su mano entre mi pantalón y mi sexo. Pensé que me daría el orgasmo tan anhelado y me deje llevar por su caricia. Pero para mi sorpresa cuando pensé que me llevaría hasta el final, se detuvo y me dijo:
-Tienes que aprender a controlar tus deseos. Tu placer me pertenece. Recuerda que siendo un privilegio debes ganártelo y Yo decidiré cuando lo hayas ganado-
-Sr. … Suplique poniendo una cara de sufrimiento-
-Ya veremos  si te lo ganas clara- abrió la puerta y salió de la habitación.
Una tarde de perros, mal humor lagrimas de rabia, etc.
Ya por la noche, los chicos dormidos, sentada a sus pies como cada noche mientras lee el diario o ve la TV. Trabajaba un poco en una de mis contabilidades y al equivocarme solté una maldición.
-Deja eso clara, ven-
Me puse de pie y de inmediato me puso sobre sus rodillas boca abajo y empezó a nalguearme.
Me reprendió no solo por el lenguaje usado si no por mi mal humor. Al explicarle que si bien era su esclava pero no era de palo y que había tenido un día pesado, solo se sonrió y dijo:
-creo que tengo el remedio-
Se levanto del sillón y me indico que me sentara. Se puso de rodillas y abriendo mis piernas empezó a hacerme sexo oral. De cuando en cuando paraba y preguntaba si me gustaba y si deseaba terminar. A mi respuesta afirmativa solo sonreía pero no daba su permiso para hacerlo. De pronto paró me indico bajara del sillón y se sentó como si nada a ver la TV.
Me senté nuevamente a sus pies y no pude evitar que me salieran lagrimas de coraje.
Pasado un rato su mano se poso sobre mi cabeza y preguntó.
-¿Qué tanto deseas a tu Amo?-
-Mucho Sr.-
-Demuéstramelo-
Fue una especie de permiso para que yo actuara. Me acerque a el solté su cinto y desabroche su pantalón. Metí mi mano en su boxer y saque su miembro. Empece a acariciarlo con mi mano y después con mi boca y lengua. Lo metí en mi boca y empece a hacerle una felación mientras lo miraba directo a los ojos. Creció de inmediato y su cara empezó a dar muestras del placer recibido. Después de unos minutos de esta actividad, me apartó, se levantó me tomo del pelo y me llevo hasta la mesa del comedor. Me doblo sobre la misma y empezó a follarme. Me dio su permiso para correrme cuando quisiera. Oír su permiso y correrme al instante fue una sola acción. El no se detuvo y siguió entrando y saliendo hasta que por fin se corrió dentro de su esclava llevándola a un nuevo orgasmos al sentir el chorro de leche inundandola. Se dejo caer sobre mi por unos minutos para después salir de mis entrañas. Se sentó nuevamente en el sillón de la estancia y me llamo a sentarme en sus piernas. Lo que siguió fue uno de esos momentos tan dulces que tiene para con su esclava cuando se siente satisfecho con ella. Me acaricio, me beso dulcemente durante un buen rato, preguntó como estaba, si me había gustado, etc.
Me hizo levantarme indicándome que lamiera sus piernas que estaban ya mojadas por la mezcla de semen y  mis jugos que habían salido de mi coño. Sonreí y lo hice con gusto. Estaba yo feliz y relajada. Se lo hice notar y fue cuando me comunico lo que planeaba.
-Te dije que debes controlar tus deseos, de aquí al viernes no puedes tocarte mucho menos acabar sin mi permiso. Te informo que te excitare varias veces cada día y si no controlas tus deseos debes aprender a que estos no influyan en tu actuar. Dependiendo de tu comportamiento quizás te deje acabar.-
Uff sabía que no bromeaba y que sería una semana difícil. Y lo ha sido. Estar excitada durante todo el día. (lo ha hecho antes de levantarnos, después de comer y antes de dormirnos durante estos días) y el cuidado de los niños en casa y sin poder salir algunos días por el clima realmente han puesto a prueba mi paciencia.
Algunos días me gane el privilegio otros no. Hoy espero que sea el ultimo de esa prueba que me impuso el Sr. Gabriel.


Solo como comentario diré que no es que sea una ninfomana o algo así. Disfruto mucho de las relaciones como supongo lo hace la mayoría. También se lo que es la castidad pues la he experimentado en mi entrenamiento pero no es igual. Esto realmente ha sido algo muy estresante para mi.       

clara{G} 
Esclava domestica y sexual 
Por voluntad Propia 
Propiedad del Sr. Gabriel

martes, 9 de julio de 2013

Esclava 24/7 Hoy Día

Me han llegado algunas preguntas a mi cuenta de ask.fm donde hay gente interesada en saber cómo puedo comportarme como la esclava del Sr. Gabriel. Y a la vez como manejamos el entorno familiar sea con los hijos (que como he dicho aun son pequeños), con los demás familiares y con los amigos fuera del ambiente BDSM.

Siento que muchas de esas preguntas van enfocadas a saber si y como puedo ser, vivir y comportarme como la esclava 24/7 del Sr.           

Si bien no es tan sencillo como quizás pueda serlo para una pareja donde no existan estos lazos afectivos de familia (parejas que viven distante de sus parientes, o que no tienen hijos, o bien que de alguna forma han salido del Closet en cuanto a su relación BDSM), si puedo decir que queriendo se puede.
En nuestro caso tenemos la fortuna de tener una casa amplia, que los chicos tengan abuelos, tíos y primos con los que se llevan muy bien y que los invitan a actividades juntos como vacaciones, paseos, salidas etc. Este entorno ayuda a que con un poco de discreción podamos vivir nuestra relación de Amo esclava.
Hay que sacrificar algunas comodidades como por ejemplo que en vez de tener una persona que me ayude en las tareas caseras o con los chicos todos los días, venga solo de entrada por salida una o dos veces a la semana. Que por otra parte el Sr Gabriel.  Tenga que planificar muy bien sus ordenes para su esclava, tomando en cuenta que hay horarios en que los chicos prácticamente están conmigo en todo momento como son casi todas las tardes.
Creo que es mas fácil el poner algunos ejemplos de lo que hablo…
Cuando los chicos no están, ni hay visitas o personal de servicio la casa se convierte prácticamente en un lugar sin restricción para nuestras actividades. Cuando los chicos están en casa nos comportamos de forma natural aunque eso no implica que deje de ser la esclava del Sr. Gabriel y que cumpla con sus ordenes, puedo estar con ellos y por ejemplo no usar los muebles, no sentarme comer en la mesa aduciendo que estoy ocupada con la comida o sirviéndola, o bien no portar ropa interior, o usar algún implemento que no se note hacia el exterior y esto mismo sucede cuando salgo a hacer alguna cosa o bien estoy con amistades o familia. Parte de mi labor es ser lo suficientemente inteligente y habilidosa para cumplir las ordenes sin delatarme.
Por las noches normalmente ya dormidos los chicos me despojo de todo el entorno común y corriente para adoptar abiertamente mi papel de esclava. Normalmente cerramos la puerta del cuarto de los chicos con llave y encendemos el monitor que se encuentra en su recamara por si despiertan o necesitan algo. Al ir a acostarnos abrimos su recamara y la que se cierra es la nuestra siempre con el monitor encendido para poder escuchar si despiertan. En esos casos podemos usar prácticamente para nuestras actividades toda la casa, incluyendo el patio.

Por otro lado ante toda la modernidad de medios para estar en comunicación permanente el Sr. Puede controlar a su esclava prácticamente durante las 24 hrs. este donde este.

Se vale de teléfono, móvil, redes sociales, etc. no solo para transmitir sus ordenes si no también para vigilar que se cumplan y saber mediante el localizador de mi móvil exactamente donde estoy en todo momento.
Y por supuesto que también están sus ordenes directas que hace a su esclava al despertar, o a la hora de la comida, o bien durante la noche, donde me dice que, como y cuando debo hacer ciertas cosas durante la mañana, el día o bien al siguiente día.
Y así es como se puede ser una esclava 24/7 aunque no se este todo el tiempo encadenada o junto a su amo.

Y créanme que con ingenio no hay casi limitantes para cualquier actividad o servicio que desee de su esclava. Lo mismo puede ordenar desde tareas de servicio, como el hacer algún encargo, ir al banco o alguna tarea de la casa de acuerdo a como el considere cumpliendo con mi papel de esclava de servicio, como el hacer cualquier practica o entrenamiento para poder servirle como su esclava sexual, o practicar alguna tarea o concepto como pueden ser posturas o rituales. Puede controlar cosas tan sencillas o tan complicadas como lo que como y bebo, horarios, vestimentas, llamadas, actividades recreativas, mi sexualidad, castigos, dolor, etc.
Y como decía con imaginación todo se puede lograr… cuantas veces por ejemplo he salido con un sostén de castigo, para ir al banco o a la compra de la despensa y el dolor y la incomodidad en los pechos recordándome que soy su esclava. O con  un plug Anal a compartir una maña de compras con alguna amiga. O permanecer en casa si usar ninguno de los muebles o bebiendo del tazón de perro y con el collar puesto. O desnuda… sabiendo que debo estar siempre a la vista de la Cam de la portátil o bien con la cámara del móvil a la mano para conectarme a través de los diferentes servicios que existen hoy día.
Puedo asegurarles que el Sr. Ejerce su dominio y su control de forma total.

Si alguien quiere hacer alguna pregunta sobre cualquier tema les dejo mi cuenta en Ask.fm con gusto responderé  http://ask.fm/claraesclava en dicha cuenta.

clara{G} 
Esclava domestica y sexual 
Por voluntad Propia 
Propiedad del Sr. Gabriel

viernes, 28 de junio de 2013

Como No Ser Suya...

Por la mañana temprano me indicó que me invitaba a desayunar. Llevaríamos a los chicos a la escuela y después iríamos a desayunar. Me vestí con lo que me ordenó. Una blusa abotonada al frente con un escote en V no muy pronunciado aunque el sostén que me indico usara levantaba y  oprimía mis pechos uno contra el otro de tal forma que los hacía aparecer mas grandes y se podía apreciar el canalillo entre ellos perfectamente. Un tanga de hilo, una falda a medio muslo algo amplia y una zapatillas de piso bajo completaban mi indumentaria que de acuerdo con el clima caluroso resultaba perfecta.
El por su  parte iba vestido del mismo modo de forma informal.

Dejamos a los chicos en el Colegio y  nos trasladamos a un pequeño restaurante, al norte de la ciudad. Llegamos a la plaza comercial donde se encuentra situado el restaurante. Buscó un lugar en el estacionamiento cubierto de la plaza y aparco el auto. Bajo y galantemente me abrió la puerta. Salí del auto y en cuanto estuve fuera me hizo girar con una de sus manos que me tomo por la cintura y me recargo sobre el auto quedando frente a frente de mi. Su mano derecha bajo de inmediato y subiendo el frente de la falda  su mano se deslizo entre el tanga y sus dedos indice y medio me penetraron. Los movió dentro de mi y en pocos segundos los retiro. Me los dio a lamer. No salía yo de mi turbación cuando  sonriendo me tomo de la mano y me arrastro prácticamente tras El.
Entramos en la plaza y después al restaurante. Había poca gente, la chica de recepción pregunto si tomaríamos el bufette a lo que el Sr. Gabriel respondió que no y le solicito una de las mesas del fondo. Nos llevaron café, jugo de naranja y la carta. Pidió por ambos y en cuanto se retiro el mesero una de sus manos se deslizo bajo la mesa y se poso en mi entrepierna. Me miro a los ojos y me murmuro con una sonrisa. Disfruta el momento, solo que recuerda que para acabar debes tener mi permiso.
Sentí que mi cara se encendía. ¿Qué pretendía?...
Su mano se deslizaba sobre el tanga, acariciando mi coño. De pronto se abrió paso por un lado del mismo y su dedo me penetro. Lo retiro y sacando la mano me lo dio a chupar de forma discreta. Lo hice de forma disimulada y volteando a todas partes, tratando de no delatarme.
-Calma clara- dijo
-¿calma Sr.?...
-si clara, piensa en lo mucho que lo estoy disfrutando-
-Sr. es que hacerme eso aquí… no se si pueda disimular-
-Pues si no puedes quizás se den cuenta…-
El mesero se acercaba con la charola y acercándose a mi oído dijo el Sr. Gabriel:
-Ve a quitarte el tanga, esta ya mojado perrita-
Lo miré con ojos de ¿WHAT?...
Sonrió y dijo: -Ve. No tardes. No quiero se enfríe tu desayuno –
Me levante, tome aire y fui al servicio. Me quite el tanga que efectivamente estaba húmedo. Me enojo conmigo misma, muchas veces al ver como mi cuerpo me traiciona. No debía estar excitada, no quería estar así y sin embargo no podía evitarlo. Seque con un poco de papel higiénico  mi coño y termine de limpiarlo con una toallita húmeda que saque de mi bolso. Me arregle la falda, tomé aire y me dirigí a la mesa.
Los platos estaban servidos y galantemente se levanto y me acomodo la silla.
-¿empezamos? Pregunto.
-Si Sr.-
¿Todo bien?
-Si Sr. su orden esta cumplida-
Sin más empezó a comer indicándome que podía hacerlo yo también.
Hablamos de muchas cosas, de los chicos, de las noticias del día, del tiempo caluroso etc.
Cuando empezaba a olvidarme de lo ocurrido en el estacionamiento, como lo sucedido al sentarnos a la mesa, su mano nuevamente se metió bajo la misma y sus dedos empezaron a jugar en la unión de mis muslos. Un dedo se introdujo en mi y casi de inmediato un segundo dedo lo acompañó. Tome aire y trate de no traicionarme con algún gesto.
-puedes correrte si lo apeteces- dijo
-Gracias Sr.- dije con voz algo turbada.
-Sigue comiendo clara-
-Si Sr.-
Comía como autómata y mirando a todas partes tratando de no evidenciarme y distraerme.
De tanto en tanto retiraba su mano, tomaba un bocado, o un trago de jugo o café y volvía a su trabajo bajo la mesa.
Termine el plato lo más pronto que pude. Volví la cara a todos lados tratando de ver si alguien nos observaba. Uno de los Meseros pensó que le llamaba para pedir algo y se acercó a la mesa.
-¿Desean algo los Sres.?- preguntó amablemente
-Si la cuenta por favor- dijo el Sr. Gabriel
Su mano volvió a su labor, hasta que vio que regresaba el mozo con la cuenta.
Pagó, se levantó y me ayudó a levantarme retirando la silla. Me puse de pie arreglando mi falda.
Dimos las gracias y salimos del establecimiento.
Apenas habíamos caminado unos pasos fuera me tomo de la mano y sonriendo me dijo que estaba muy complacido.
-debiste ver tu cara clara- dijo
- Es muy malo Ud. Sr.-
-Si clara no fui muy bueno, no logre que te corrieras. JAJA- dijo riéndose
Caminamos un rato por la plaza comercial disfrutando de la mañana soleada. Realmente me empece a sentir muy bien al verlo sonriente, bromeando y relajado. No tenemos muchas oportunidades de compartir así de esa forma como cuando eramos novios diría yo.
-Hora de irnos clara, debo trabajar.-
Nos dirigimos al estacionamiento y subimos al auto. Al salir del mismo me indicó:
-Sube esa falda lo suficiente para que pueda ver como te masturbas para mi. Quiero verte acabar lo que empece-.
Fruncí la cara y empece a hacer lo que me indicó. El protestar o negarme no solucionaría nada.
El auto rodaba despacio por una ruta alterna de poco trafico.
-Hazlo lentamente clara. Quiero que lo disfrutes-
-Si Sr.-
El calor hacia que mi trasero desnudo se pegara al asiento.
Paro un momento y sacando una toalla del maletero me indicó la pusiera debajo para no manchar la tapicería.
El auto rodaba nuevamente al parecer sin rumbo fijo.
-Vamos clara, hazlo bien. Quiero verte gozar-
Por fin después de unos minutos más sentí como me acercaba al borde del placer y se lo comenté.
-Correte cuando quieras perrita-
Por fin llegue al orgasmo y le di las gracias.
-Bien clara gracias por complacerme aunque tardaste mucho-
-Sr Ud bien sabe que me cuesta mas trabajo llegar al orgasmo cuando me masturbo.-
-Quizás hay que prácticar más, clara.-
-Si Sr. ¿puedo limpiarme con la toalla Sr.?-
-Si clara-
Terminaba de secarme cuando me di cuenta que llegábamos a su Oficina.
Estacionó el auto y me indicó que bajara con El. Saludó a su secretaria la cual devolvió su saludo y amablemente me saludo a mi también.
-Que milagro que nos visita Sra., que gusto. ¿puedo ofrecerle algo?-
-No gracias.-
Antes de que pudiera pronunciar más El Sr. Gabriel agregó:
-Solo viene por unos papeles, pero si eres tan amable podrías llevarme un vaso de agua a mi oficina para mi. Gracias.-
El Sr. Gabriel abrió la puerta de su oficina y me invito a entrar.
Su asistente trajo el vaso de agua y pregunto si deseaba algo más.
-No gracias, por favor cierra la puerta al salir y no me pases llamadas.-
Salió la chica y el Sr, Gabriel  puso el pasador en la puerta. Se acerco a mi y con sus dos manos desbrochó los botones necesarios de mi blusa para sacar mis pechos. Su mano bajo a mi entrepierna y agarro fuertemente mi coño mientras la otra hacia lo mismo con uno de mis senos. Su boca se apodero de la mía en un beso fuerte y brusco.
Me soltó y me indico me pusiera de rodillas con las manos atrás. Soltó el cinto y el botón de su pantalón y dejo caer su pantalón a sus tobillos. Me indico bajara su boxer y volviera a colocar las manos a la espalda. Empezó a jugar con su miembro deslizándolo por mi cara y boca pero sin permitirme lo pudiera tomar con mi boca. Cuando por fin me lo permitió me indico que lo hiciera lentamente. Es una postura bastante difícil ya que al no poder ayudarme de las manos o bien de las de mi Amo el esfuerzo en el cuello es mayor.
Cada vez que deseaba que me detuviera o que fuera mas lento, sus manos se apoderaban de mis pezones y tiraba de ellos o los retorcía. Su placer crecía y lo podía yo notar. Sus manos se apoderaron de mi cabeza y empezó a marcar su propio ritmo. Tres embestidas, y me sotenia unos segundos contra el asfixiandome para volver a empezar.
Me hizo parar y poniéndome de pie me inclino sobre su escritorio y me folló. No me permitió acabar, ordenándome que me arreglara la ropa. Le pidió a la secretaría que llamara un taxi y me envió a casa. Ya más tarde cuando regrese de recoger a los chicos de la escuela y me preparaba a hacer la comida tocaron a la puerta y me encontré con un mensajero que traía un gran ramo de rosas y una tarjeta del Sr. Gabriel que simplemente decía:  "Gracias por esta mañana y tu entrega de siempre”
Y... díganme ¿Cómo no puedo estar feliz de ser suya, de ser su esclava?

clara{G} 
Esclava domestica y sexual 
Por voluntad Propia 
Propiedad del Sr. Gabriel