BIENVENID@S

clara{G} Esclava propiedad del Sr. GABRIEL les da la más cordial bienvenida a este espacio

Permitanme compartirles un poco de la historia de como decidi convertirme en esclava domestica y sexual de mi esposo, Amo y Dueño el Sr. Gabriel. Leer mas...

martes, 6 de marzo de 2012

02 de Marzo de 2012

El Sr. Gabriel había avisado que no vendría a comer por lo que con su permiso después de recoger a los chicos de la escuela nos fuimos a comer a casa de mis padres. Después de comer mi Hermana encampano a sus sobrinos de que fueran al cine. Les comente que no podría ir porque debíamos regresar a casa a esperar al Sr. Gabriel. Como siempre la terca de mi hermana dijo que si no quería ir yo que no fuera, que ella iría con los chicos y que por la noche los llevaría a casa.

Al llegar a casa me encontré con la novedad que ya me esperaba el Sr. Gabriel. Lo salude y me pregunto por los chicos, por lo que le informe que se habían ido al cine con mi Hermana. Pregunte si deseaba comer algo y respondió que no. Había comido en la Oficina. Me pidió le prepara un café y me dispuse a hacerlo.
Cuando se lo lleve a la estancia me encontré con que en las manos tenia mi collar y la correa. Serví el café sobre la mesita, lo tomo y le dio un sorbo. Lo dejó nuevamente sobre la mesa y acercandose a donde me encontraba de pie se puso detrás de mí, levanto mi pelo del cuello y me puso el collar. Cuando estuvo puesto me ordeno ponerme a 4 patas y esperarlo así.
Se sentó nuevamente en el sofá y tomo otro trago de café. Se me quedo mirando y dijo:
-Creo que es una esplendida tarde para disfrutar de mi esclava ¿No lo crees perrita?-
-Si Sr., me gustaría que lo hiciera-
Otro trago al café, puso la taza sobre la mesa y se levanto. Tomo la correa con su mano y sin decir palabra ni mirarme empezó a caminar por toda la casa. Me hizo subir la escalera y bajarla así a 4 patas. Por último se dirigió a la habitación. Se planto delante de mí y cuando levante la cara me hizo seña que la bajara. Se acerco más a mí y abrió un poco las piernas. Mi cara estaba a la altura entre sus rodillas y su ingle.
Pensé que querría que le hiciera sexo oral.
Me adivino el pensamiento.
-No Clara. No tendrás el placer de que te folle por la boca. Al menos en este momento.-
-Si Sr. será cuando Ud lo quiera-
Tiro con una mano de la correa y con la otra me tomo del pelo y me hizo ponerme de pie frente a EL.
Sin decir nada me beso con fuerza, su lengua se introdujo en mi boca totalmente. Cuando se retiro me hizo girar y quedo a mis espaldas.
Vestía yo de forma bastante normal. Una blusa blanca con botones al frente, un sostén blanco normal, una falda plisada con botón atrás, una tanga de Hilo y unas zapatillas de piso. Estaba aun como cuando llegue de la calle.
Me abrazo por detrás, su cara y boca se clavaron en mi cuello, mordiéndolo y besándolo. Sabe que eso me calienta y excita. Una de sus manos acariciaba mis pechos por encima de la blusa, mientras la otra me repegaba a El. Después de un rato de manoseo y de excitación cuando me oyó gemir un poco se detuvo. Desde atrás desabotono el segundo y tercer botón de la blusa de arriba abajo dejando abotonado el de más arriba, tiro del sostén hacia abajo de tal forma que mis senos saltaron al frente, y acomodo la blusa de tal forma que quedaran fuera de ella. Su Mano empezó nuevamente a acariciarlos, apretarlos pellizcarlos mientras su boca nuevamente se clavaba en mi cuello. Su otra mano levanto mi falda por el frente y se metió entre la tanga y mi coño. Encontró este ya húmedo y sus dedos se metieron en mi raja penetrándome y excitándome aun más. No podía dejar de gemir. Me lastimaba su trato rudo pero me excitaba mucho.
De pronto paro se detuvo en seco. Se retiro de mi espalda y me ordeno que permaneciera así como estaba. Fue a la cómoda donde guarda los implementos y juguetes. Regreso con un par de esposas. Me tomo los brazos los llevo a mi espalda y esposo mis muñecas.
Se puso al frente mío. Quito la blusa y nuevamente le dedico unos momentos a mis pechos. Ahora no solo los manoseo y torturo si no que también los beso y mordió. Desabotono mi falda y quito mi calzado. Toco mi coño sobre la tanga ya mojada y acaricio mis nalgas a su placer. Tomo la tanga por el frente y tiro de ella hacia arriba hasta que esta se metió entre los labios de mi coño. Tomo del cajón unas tobilleras y dos pedazos de cadena de unos 30 CMS. cada uno Me Hizo ponerme boca abajo sobre la cama. Tiro de la tanga sacándola y la puso a un lado. Sujeto mis tobillos con las tobilleras de cuero y las unió con una de las cadenillas, tomo la otra y unió las esposas de las manos con la cadena que unía las tobilleras. Metió su mano entre el colchón y mi coño penetrándome con uno de sus dedos mientras la yema de su pulgar oprimía la entrada de mi Ano. Cuando me oyó gemir nuevamente se detuvo. Me giro sobre la espalda de tal forma que mis manos por supuesto quedaron bajo de mi cuerpo y para evitar una postura incomoda, mis piernas un poco recogidas dobladas por las rodillas y abiertas lo que me permitía la cadenilla que sujetaba mis tobillos. Tomo un antifaz del tipo de los de dormir y me lo coloco sobre los ojos.
Pasaron unos minutos en que solo podía oír que seguía ahí. Balbucee algo y ordeno permaneciera en silencio.
La cama se movió, supuse que había subido a ella. Sentí sus rodillas una a cada lado de mi cabeza.
-Abre la boca Clara-
Abrí la boca pero no paso nada.
Se oyó el ruido clásico de un vibrador. Empezó a deslizarlo entre los labios de mi vagina y sobre mi clítoris. Al primer movimiento de mi cabeza y de mis caderas sus redilas se apretaron los lados de mi cabeza. Retiro el Vibrador y sentí sus testículos sobre mi boca,
-Cómelos con cuidado Clara tu sabes como-
Empecé a lamerlos y chuparlos. Me costaba trabajo al no poder levantar la cabeza y no tener un apoyo. El vibrador volvió a sonar y mi coño a recibir su placer.
Nueva pausa. Se retiro unos segundos que aproveche para pasar saliva.
De pronto la punta de su polla empezó a deslizarse sobre mi boca. Jugaba con ella sobre los labios y la punta de mi lengua. Nuevamente el RRRRR del Vibrador su polla penetro mi boca y el vibrador después de recorrer del clítoris a la parte baja de mi vulva, se metió en mi vagina penetrándome. Lo movía de dentro hacia fuera. Su polla me asfixiaba por momentos y las oleadas de placer me invadían.
-Ni se te ocurra correrte Clara-
Me concentre tratando de obviar el placer que sentía pero con pocos resultados. Afortunadamente me tiene bien medida en el momento oportuno paro.
Mis muslos ya estaban completamente mojados, los labios vaginales hinchados de deseo suplique que me dejara terminar y me lo negó.
-Aun No Clara-
Espero uno o dos minutos y dijo:
-Continuemos-
Se acomodo nuevamente solo que ahora se puso a cuatro sobre la cama. Puso un almohadón bajo mi cabeza y otro bajo mis caderas. Su polla se metió en mi boca y ordeno que le hiciera sexo oral. Empecé a hacerlo y su boca se clavo entre mis muslos. Su lengua se clavo en mi vagina, me penetraba y jugaba con ella dentro de mi.
Puedes correrte cuando gustes Clara, solo no dejes de chupar y lamer mi polla.
El sabe que algo que me cuesta trabajo es correrme en su boca. Siguió con su trabajo y yo con el mío. No pude más y me corrí en un gran orgasmo. Las contracciones fueron intensas y más porque a pesar de que se dio cuenta que había llegado al orgasmo siguió con su labor. Tuve que esforzarme para no apretar la boca. Para evitar lastimarlo. Al quinto espasmo el se corrió dentro de mi boca. Su chorro intenso y abundante me asfixio. Su leche desbordo no solo mi boca si no que salio también a través de mi nariz. Sentí que me ahogaba y empuje su pelvis con mi cabeza. Se dio cuenta y se retiro ayudándome a levantar un poco la cabeza. Quito el antifaz y me ordeno tragar lo que quedaba en mi boca y con su mano embarro mi cara y mis pechos con lo que había quedado fuera. Limpie su miembro con mi lengua.
Me hizo girar boca abajo nuevamente y soltó la cadenilla que unía mis manos con la cadenilla de los tobillos.
Soltó las esposas de mis manos y permitió que moviera un poco los brazos y las manos.
Fue a la cocina y trajo un vaso de agua del que me di a beber unos sorbos. Me sentó en sus piernas y me acarició al tiempo que me decía cuanto apreciaba a su perra.
Después de unos 15 minutos que hablamos sobre lo que acaba de pasar me dijo me levantara de sus piernas. Fue al baño y regreso con un par de muñequeras. Me pido las manos se las di las coloco y ordeno me pusiera de rodillas con la cabeza al piso. Tomo mis manos y las unió por la muñequeras a cada una de las tobilleras. Metió su mano bajo mi trasero y empujo este hacia arriba. Sentí como las gotas de lubricante caían sobre la entrada de mi Ano. Su Dedo índice empezó a meterlo dentro del agujero. Empecé a relajarme esperando que su miembro empezara a forzar mi culo. Pero no fue así. Empezó a meter unas bolas anales. Seis en total.
Cuando estuvieron dentro empezó a acariciar y masajear mi coño. Cuando lo vio listo me penetro vaginalmente. Empujaba y se introducía y salía con fuerza. Poco a poco el dolorcillo de ese trato dio paso al placer intenso. Me nalgueaba mientras me follaba, Me hizo gritar, pedir, suplicar y hasta maldecir de placer. Cuando creí que no podría aguantar más dijo:
Cuando sientas el chorro quiero que te corras. Quiero sentir como me aprieta tu coño, como me ordeña perra.
Cuando sentí su empuje y su bombeo intenso supe que no tardaría mucho.
Su chorro inundo mi vagina y me corrí. Mi vagina respondió a su deseo con los músculos de ella apreté su polla a cada contracción soltaba y apretaba sacando un nuevo chorrito de su leche. Grito. Me dijo que era una puta, una perra y eso me excito más.
Me dijo que lo soltara y afloje los músculos. En cuanto salio vino su venganza. Sus dedos me penetraron la vagina y con su otra mano fue sacando lentamente una a una las bolas de mi culo. Excitaba y jalaba una bola. Eso me hacia volver a sentir oleadas de placer. Cundo por fin salio la última. Le pedí me diera reposo.
Soltó mis manos y mis tobillos. Me dijo que me pusiera de pie. Cuando lo hice me aventó sobre la cama y se tiro a mi lado.
Nos quedamos un rato acostados, abrazados y sin decir nada. De pronto al mismo tiempo sin ponernos de acuerdo ambos dijimos:


-TE AMO…-
Me beso y nos fuimos a duchar


clara{G}
Esclava domestica y sexual
Por voluntad Propia
Propiedad del Sr. Gabriel