BIENVENID@S

clara{G} Esclava propiedad del Sr. GABRIEL les da la más cordial bienvenida a este espacio

Permitanme compartirles un poco de la historia de como decidi convertirme en esclava domestica y sexual de mi esposo, Amo y Dueño el Sr. Gabriel. Leer mas...

jueves, 25 de octubre de 2012

AMO y SR.



El Black Berry  hizo el sonido característico de que tenia un mensaje.

-Ve tu Twitter-

Acceso al twitter y veo su mensaje publico:

Mi querida @claraesclava preparate. Esta noche cuando llegue a casa no te voy a hacer el amor. TE VOY A COJER

Lo ha puesto como símbolo de su poder sobre mi. Le gusta que sepan que soy suya.

Casi de inmediato le respondo:

Sr. @Dom_Gabriel2 Hummm Estaré lista para cumplir con su deseos. Sepa que mensajes como estos me ponen a +1000 :=)

Nuevo mensaje de su parte, juega en publico con su esclava, pero al parecer le ha gustado mi respuesta que confieso es sincera. Me excita cuando esta en plan de Amo y presume su propiedad.

Querida @claraesclava me gusta ponerte así Usa tu imaginación mientras llego. Mi boca explorará hasta el rincón más oculto Ponte a +2000 :=)

Y me pongo así. La humedad en mi entrepierna empieza a manifestarse y mi imaginación vuela.

Los chicos me sacan de mi ensoñación y me pongo a jugar con ellos para tratar de no pensar en lo que me ha dicho.

El tiempo transcurre, los mensajes llegan ahora directos al BB. Sigue excitandome con sus letras y prohibiendo que siquiera acerque mis manos a mi cuerpo. Me quejo y recibo un regaño amable.

La espera es interminable, Baño a los chicos les doy de cenar y los acuesto. No Llega. Le llamo y me responde que aun tardara sin dar más explicación que decirme:
-Voy a tardar un poco. Espero que cuando llegue estés ya a +3000-
Trato de distraerme. Hago la cena. Se enfría.

La pongo nuevamente a calentar cuando el portón de la cochera se abre. Minutos después entra por la puerta. El saco en la mano, sin corbata y el cuello de la camisa desabrochado. Arroja el saco al sillón y antes que pueda decir buenas noches me atrapa en un abrazo fuerte. Su boca me me besa y su lengua penetra en la mía. Una de sus manos baja a mis caderas sube la falda y se mete en mis bragas acariciando mi trasero. Me manosea ricamente y sigue besándome. Su mano ahora acaricia mi coño. Sus dedos me penetran y trazan círculos dentro de mi. Gimo de placer y eso lo excita aun más. Es el Amo el Macho poseyendo a su hembra. Sus ojos destellan con un brillo de deseo intenso. Me derrito. Se desprende de mi boca y me suelta.
-Me encantas asi, caliente, deseosa- dice
sus manos abren de golpe mi blusa rompiendo los botones. Sus dedos bajan mi sosten sacando mis pechos. Los aprieta y jala los pezones, provocando un gemido de placer de parte mia. Solo quiero tenerlo dentro, ser suya. Se lo digo.
Su boca se apodera de un seno y su mano del otro. Los mima y castiga, acaricia y muerde volviendome loca de deseo. Mis gemidos lo excitan aun más. Siento su erección  bako el pantalon en mi sexo. Me suelta me toma por las caderas y levantandome me pone frente a la mesa, su mano me dobla y aprieta mis hombros sobre la tabla. Su pie en mis tobillos me indican que abra las piernas. Su otra mano baja mis bragas a los muslos y baja el cierre de su pantalon.
Sin más me penetra y me toma con fuerza. Gimo.. me llena, advierte..
-Cuando yo acabe clara antes no-
Lo tengo dentro todo mio, mi macho, mi hombre me llena. No se mueve, me espera un momento y empieza a moverse lentamente. Entra, sale, entra en un ritmo lento y cadencioso como una melodia erotica. Se detiene cuando nota mis avisos de que estoy a punto y reconvenie:
-controlate clara aun no-
Nuevo ritmo, nueva cadencia, su mano sigue en mi espalda, la suelta y me toma de la mata del pelo jalando hacia arriba mi cabeza.
De pronto se inclina y murmura a mi oido:
-Ahora, aprietame, correte-
Su chorro caliente me llena y provoca una explosion de placer en mis entrañas. Grito y gimo, mientras me corro, el sigue sin piedad entrando y saliendo. Me hace soltar una maldición. Necesito que pare. Por fin se detiene y se deja caer sobre mi espalda.
Las piernas me tiemblan, me faltan las fuerzas. Sale provocando nuevas oleadas de placer en mi. Siento su leche mezclada con mis mieles escurrir por mis muslos.
-Dejame mover. Necesito asearme-
Se levanta sin decir nada y me toma cargandome en sus brazos. Me lleva a la ducha y  abre el agua. Me deposita en el piso y me desnuda toda. Se quita la ropa y la arroja aun lado. Se mete a la ducha conmigo y entre enjabonada y enjabonada me dice:

-Ya te coji y muy rico clara, ahora quiero hacerte el amor-
El macho se transforma en amante dulce y delicado que me hace llorar de ternura.
Lo Amo Sr. 
Te Amo Gabriel.


clara{G} 
Esclava domestica y sexual 
Por voluntad Propia 
Propiedad del Sr. Gabriel

viernes, 12 de octubre de 2012

Su Juguete


Los chicos no están. Se fueron a pasar la noche con sus abuelos.
Empieza a caer la tarde. Me llama a su lado y dice que deje todo. Se pone a mi espalda y me abraza. Su boca muerde mi oreja y susurra:
-Quiero jugar. Tienes prohibido hablar o proferir sonido alguno.-
Sus manos se meten entre mi blusa y acarician mis pechos. Quita la blusa y saca mis tetas del sostén sin quitarlo.  Juega con mis pezones. Sus manos bajan siguiendo el contorno de mi cuerpo y me descalza los tacos. Se pone nuevamente de pie  tras de mí. Suelta el botón de mi falda y la hace caer a mis pies. Su Mano se mete entre el tanga y mi sexo y aprieta fuertemente mi coño. Por fin lo suelta. Se pone frente a mí. Saca su lengua y me ordena chuparla sin tocar sus labios. Es difícil tenerlo tan cerca y no poder besarlo. Sentir su lengua follando mi boca. Me excita y mas porque su mano ha bajado y acaricia mi coño sobre el tanga. Lo mojo.
-Las manos atrás- ordena
Obedezco. Me pone de rodillas. Baja la cremallera de sus jeans y saca su miembro. Me toma del pelo y empieza a follarme la boca.  Se pone duro. Para. Me levanta del pelo, me acerca a su cara. Murmura a mi oído cosas guarras sobre mí. Sube la cremallera y me deja ahí de pie, de puntas como le gusta. Me hace mirarlo a los ojos mientras me dice lo mucho que disfruta de jugar con su esclava, con su puta, con su zorra.
Quita el sostén y acaricia nuevamente mis senos. Pellizca mis pezones endureciéndolos.
Jala el tanga hacia arriba metiéndolo entre mis nalgas y los labios. Acaricia mi trasero y mi coño. Me despoja de las medias con movimientos suaves y lentos, son sus manos caricias sobre mis muslos. Siento su respiración cálida cerca de mi coño. Me estoy excitando como perra en celo. Siento el deseo de que me tome.
Se retira y regresa con una cuerda y la fusta entre sus manos. Deja la fusta en la mesa y me hace juntar las manos al frente. Las ata por las muñecas. La atadura no es fuerte.
Acomoda mis brazos a los lados y ordena.
-Debes permanecer así en esa postura-
Se agacha, me despoja del tanga y me penetra con sus dedos. Para y se pone de pie nuevamente. Toma la fusta y empieza a jugar con ella entre sus manos. Acaricia con la fusta mis mejillas, la hace bajar por mi boca, levanta mi cara empujando la barbilla con ella. La fusta acaricia mis pechos, mi vientre, se mete entre mis muslos. Para y juega nuevamente con Ella entre sus manos. Da vueltas a mí alrededor. Se para frente a mí. Empieza a azotar suavemente mis pezones con la fusta una y otra vez, se detiene de vez en cuando para frotarlos entre sus dedos. Mis manos están atadas flojamente al frente, pero soy incapaz de protegerme de sus acciones. No puedo olvidar que precisamente coloco mis brazos a los lados y me ordeno permanecer así. Ocasionalmente mete sus dedos en mi boca, los moja y embarra la saliva en uno de mis pezones, para soplar  después suavemente en el mismo y ponerlo aun más duro. Sin aviso deja de pronto caer con fuerza la fusta sobre el pecho y pezón,, provocando que haga una mueca de dolor ante el golpe recibido. Repite el ejercicio unas cuantas veces más, alternado las tetas.
Cuando considera que he tenido suficiente, se mueve a mis espaldas, toma una  venda y la coloca sobre mis ojos. No puedo ya ver lo que está haciendo. Puedo oír el ruido de la hebilla de su cinto caer en el suelo. Supongo se está desnudando. Escucho como arroja la ropa a un lado, ya debe estar tan desnudo como lo esta su esclava. Se hace un silencio y el tiempo se detiene mientras trato de adivinar que hará.
Me esfuerzo y agudizo el oído tratando de escuchar sus pasos detrás de mí
Lo siguiente que escucho es el silvido que corta el aire una pequeña fracción de segundo antes de que la fusta muerda la carne de mi trasero al caer sobre el de forma fuerte, ruda y
seguido de inmediato por otro. Trato de ahogar el chillido pero es demasiado tarde. Un grito salió de mi boca. El regaño no se hace esperar y me hace pagar con una fuerte nalgada. Acaricia con la fusta mi trasero y entonces piensa que es mejor usar el mango de la fusta, eso funciona mejor al parecer, porque continua haciéndolo así. Lo mete entre mis muslos provocándome humedades y deseos.
Siento que algo está cambiando dentro de ÉL.  Su poder sobre mi empieza a hacerse más intenso. Empieza a apasionarse por las marcas rojas que aparecen en mi trasero, se mueve de lugar y lo azota nuevamente haciendo que la fusta haga nuevas marcas cambiando el patrón de las marcas.
Me pregunto si esta excitado y caliente, si su miembro esta ya duro y palpita tanto como mi trasero.
Sigue en su tarea, el silencio solo es roto por el golpe de la fusta en mi trasero.  No puedo evitar sentir su poder sobre mí. Siento su mano meterse en mi entrepierna y limpiar la humedad que ha brotado. La palma de su mano se planta en mi cara para que la limpie mi lengua. Eso y el olor de mi deseo me excitan aun más. Se planta tras de mi nuevamente y quita la venda. Se retira dos pasos y la fusta vuelve a morder mis carnes. Sin la venda que las disimulen las lágrimas ruedan por mis mejillas. Se detiene y se planta de frente. Puedo ver cuan excitado esta. Su miembro se enarbola cual mástil al viento. Limpia las lagrimas con su dedo y solo murmura a mi oído: “Buena nena”. Tomándome del pelo me arrodilla ante ÉL. Su miembro penetra en mi boca y la fornica nuevamente. No se mueve, su mano en la mata de mi pelo me hace alejarme y acercarme lo mismo que me mantiene pegada a su pelvis para asfixiarme.
Para y su mano jala y empuja mi cabeza al ras del suelo. Suelta mi pelo y la mano se apoya en mi espalda. La otra mano se mete entre mis piernas y levanta mi trasero.  Su miembro me penetra de un solo golpe. Me llena, me excita. Empuja, entra, sale, con ritmos cambiantes. Solo se escuchan dos respiraciones agitadas en la habitación. Me concentro no puedo acabar sin su permiso. No puedo hablar, menos pedirle me lo permita. Para sin salir, y vuelve a comenzar. Las palpitaciones de mi coño me avisan que no puedo seguir mucho así.
- Cuando sientas el chorro de tu Amo. Te corres perra – Ordena.
Embiste más fuerte y más rápido. Por fin llega, un chorro tibio inunda mi coño y me corro al instante. Sigue moviéndose en mi interior. Un nuevo Orgasmo me invade  cuando se sale de pronto y me da una nalgada.
Me ayuda a levantarme, desata mis manos, y me lleva hasta el sillón, Me sienta en sus piernas, me abraza, me besa y susurra a mi oído cuanto le gusta su esclava.
Más tarde me cura las marcas, me cuida, me mima, me arropa, acaricia mi pelo diciéndome cosas hermosas hasta que quedo dormida.  

clara{G} 
Esclava domestica y sexual 
Por voluntad Propia 
Propiedad del Sr. Gabriel

martes, 28 de agosto de 2012

Sábado 25/08/12


El tiempo ha estado verdaderamente caluroso.  Una de las ventajas de ser la esclava del Sr. Gabriel es que la mayor parte del tiempo por ordenes suyas no uso ropa interior.
El sábado los abuelos habían invitado a los chicos a pasar el día con ellos. Cuando me disponia a vestirme pregunte como lo hago normalmente que deseaba que vistiera ese día. Es costumbre de mi Amo que escoja yo, al menos dos opciones de vestuario para que el decida que debo vestir durante el día.

Entre las dos opciones estaba un vestido de algodón floreado muy sencillo y muy fresco.  Basicamente es un tubo. El talle esta formado por la tela del vestido plisada con hilo de resorte. Lo cual lo convuierte en una especie de Top. Sin tirantes y con una falda amplia a la rodilla. Es un vestido muy veraniego y comodo. Tiene la desventaja que aunque es estampado cuando queda una entre la luz y las personas se alcanza a transparentar. Basicamente esta diseñado para la playa.
El otro conjunto era un Top y unos shorts a medio muslo algo sueltos de algodón muy comodos tambien para estos dias de calor.
Como calzado estaban unas sandalias de piso bajo de piel y unas zapatillas isgualmente bajas y de piel.

Se decidio por el vestido y la sandalias.
Desayunamos en familia y  llevamos a los chicos a casa de sus abuelos.
Después de los saludos y charlar un rato nos despedimos y abordamos la camioneta de regreso a casa.  Comente que hacia mucho calor y que seria bueno que lloviera para que refrescara un poco, ya que el calor era agobiante. Me indico que si y encendio el aire acondicionadode la camioneta. Al sentir el aire fresco dije que se sentia rico.
- Pues nada como darle gusto a mi perrita. Subete la falda del vestido hasta la cintura. Quiero que se te refresque el coño-
Lo mire y solo asintio con la cabeza. La verdad es que me corte un poco. Cierto es que la camioneta es algo alta y los transeuntes no pueden ver nada pero las personas que viajan en autobus o camiones de reparto si.
Obedeci lo que me ordenaba. Cuando lo hice dijo:
-Me gusta darte gusto y que estes confortable. Si te da frio me dices y apago el aire-
-gracias Sr.- dije.
Como si nada seguimos conversando y trate de escaparme mentalmente de la situación. Despues de todo aunque me vieran nadie me conocia.
Al poco rato empece a sentir frio. El aire estaba al maximo.
-¿podría bajar un poco el aire? Me esta dando frio- dije
-Yo tengo calor aun clara, si tienes frio tengo la solución: Empieza a tocarte para que te calientes. Quiero ver tus dedos en tu coño-
Conociendolo se que de nada me valdria el decir que ya no tenia frio jeje. Asi que no tuve mas remedio que empezar a tocarme de la forma mas discreta sobre todo cuando nos tocaba un semaforo en alto.
Despúes de recorrer un buen tramo me indico que parara. Apago el aire y siguio conversando como si nada.
Llegamos a casa y una vez que metio la camioneta a la cochera o garage, muy atentamente me abrio la puerta de la camioneta y me ayudo a descender. No había acabdo de poner los dos pies en el piso cuando sus manos bajaron el talle del vestido dejando mis senos al aire. Puso una mano en cada uno y los apreto mientras me beso en la boca. Solto los pechos y una de sus manos me tomo por la espalda repegandome mas a su boca mientras la otra levanto la falda del vestido y se metio entre mis muslos penetrándome con sus dedos de forma brusca. Me solto, abrio la puerta de la casa y sin más me tomo del pelo y me arrastro hasta la mesa del comedor. Me doblo sobre ella, levanto la falda del vestido arriba de la cintura. Una de sus manos se apoyaba contra mi espalda mientras la otra luchaba con la hebilla de su cinto, Cuando pudo desabrocharla bajo su pantalón y los bóxers, y me tomo vaginalmente con toda su fuerza. En el momento de sentir su descarga dentro de mi me corri sin poder evitarlo y antes de pedir su permiso. Una vez que se repuso me ordeno quedarme asi como estaba sin moverme. Se subió la ropa y saco el cinto del pantalón. Lo doblo por mitad y descargo el primer azote sobre mis nalgas.
-¿Cómo se dice zorra?-
-Gracias Sr.- respondí
Cayeron otros dos azotes que sentí como fuego en mi trasero y los agradecí.
¿Cuántos haz recibido clara? Pregunto
-Tres Sr.-
-Veo que llevas bien la cuenta quiero que los cuentes en voz alta. ¿Cuántos crees merecer por tu falta de correrte sin pedir permiso zorra?
-¿Diez?- dije un poco preguntando y con cierta duda
-Te dije que me digas  cuantos no que me preguntes a mi-
-Diez Sr-
-Seran diez por la falta y cinco más por no responder adecuadamente- ¿Cuántos faltan?
-Doce Sr.-
Mientras se llevaba a cabo la conversación su mano se metia entre mis muslos y sus dedos me penetraban.
Me solto, se retiro unos pasos y descargo tres azotes más, que conte en voz alta y agradeci.
Nuevamente. Hacia una pausa de unos 5 seg. Entre un azote y otro.
Se acerco nuevamente y volvió a a meter su mano entre mis muslos. El dolor ardiente de los azotes, sus manos en mi sexo se combinaban en una mezcla intensa de deseo y placer.
-Veo que lo estas disfrutando Zorra y esto es un castigo-
Y sin decir más se alejo  para descargar otros tres azotes con toda su fuerza que me hicieron dejar escapar un grito de dolor y que brotaran lagrimas de mis ojos.
-¿Cúantos faltan aún clara?
-Seis más Sr.-
Esta vez no me toco. Otros tres azotes contados y agradecidos cayeron sobre mi trasero. La zona empezó adormecerse. Aunque a cada azote por la fuerza no podía evitar o gritar o apretar los dientes ni tampoco el que brotaran lagrimas de mis ojos.
Cayeron después de una pausa los últimos tres.
Me tomo del pelo y me enderezo, llevándome hasta la recamara donde ante el espejo de cuerpo entero me hizo mirarme el trasero. Estaba rojo y lo sentia ardiente. Estaban marcados al menos 4 de los cintarazos recibidos.
-Secate las lagrimas y arreglate el vestido-  Ordeno. –Te espero en  la sala-

Me tome un momento me limpie los muslos de su leche y mis jugos y regrese a la sala. Se encontraba sentado en el sofá. Sobre la mesa de centro se encontraba una bandeja con agua con hielo y un lienzo. Me acerque a donde se encontraba y me presente ante Él. Despues de unos instantes levanto la vista y dijo:
-¿Qué te sucede hoy clara?. Estas distraída y desconcentrada. ¿Por qué no te pusiste el collar Perra? Ve a colocártelo-
-Perdon Sr. De Inmediato Sr.-
Fui y me puse el collar y regrese delante de Él.
Se puso de pie y salió a la recamara. Regreso con algunas cosas que puso sobre la mesa de centro.
De pie delante mio con el dedo índice de su mano empezó a bajar mi vestido hasta descubrir mis senos.
Se sento nuevamente y ordeno:
-Ve subiendo lentamente la parte delantera del vestido te dire cuando te detengas-
Hice lo que me ordenaba y cuando mi coño quedo al descubierto me ordeno parar. Tomo una pinza de la mesa y con ella aseguro el vestido.
-Date la vuelta clara-
-Ahora levanta de igual modo la parte trasera del vestido-
Hice lo que me dijo cuando mi trasero quedo expuesto me dijo parara y con otra pinza lo aseguro asi-

-Ven. Boca abajo sobre mis rodillas, zorrita-
Me coloque como me indico y empezó a acariciar mi trasero. Pense que me daría otros azotes pero se dedico solo a acariciarlo.
-Se han levantado los azotes- su dedo seguía las marcas del cinturón. Tomo el lienzo del agua con hielo lo exprimió y lo coloco sobre mis nalgas. Senti un alivio de inmediato.
Cuando creyo era suficiente su labor curativa, me hizo levantarme y me mando a que siguiera haciendo el quehacer de la casa.
Toda la mañana me la pase con las tetas de fuera y el trasero y el coño expuestos.
Me permitió sentarme a comer con Él. Cuando terminamos me dijo que deseaba comer el postre después, que recogiera la mesa.
Cuando termine de hacerlo, me dijo que se comeria el postre en ese momento. Empece a sacar las cosas otra vez y me detuvo. Me hizo subir a la mesa.  Me recosto en ella  con las rodillas al borde de tal froma que mis piernas colgaban de la mesa.
-Las manos en la nuca clara-
obedecí. Abrio mis  piernas apartando mis muslos con sus manos y apretandolos al mismo tiempo contra la mesa. Se inclino y empezo a comerme el coño. Su boca chupaba, lamia y me penetraba. La postura forzada me impedia moverme casi por completo. Pronto empece a sentir que no podría evitar correrme pronto si seguia.
-Señor su puta esta muy caliente le pido su permiso-
-No. No puedes- dijo apartandose de mi coño
-No te muevas. Ahora regreso-
Se alejo a la cocina y se tardo varios minutos en regresar lo que me ayudo a calmarme un poco.
- Creo que este postre estara más delicioso si le agregamos un poco de miel.-
Dejo caer un poco de miel en mi ombligo y cuando se lleno bajo el hilo de miel por el vientre, pubis y por la linea de mi coño. Su lengua subio desde abajo hasta llegar a mi ombligo. Bajo nuevamente y volvio a comerme de forma intensa. Mis gemidos lo excitaban mas y seguia negando el permiso. De pronto cuando crei que me ganaria otros cinturonazos se separo y ordeno:
-¡¡ CORRETE !! –
y se clavo nuevamente su cara en mi coño y sus manos en mis muslos oprimiéndolos sobre la mesa.

Grite de placer lo confieso, me acababa de dar un gran orgasmo, sentia en mi interior como las contracciones no cesaban, provocandome más y más placer ya que seguia clavado en mi coño volviendome loca de placer.

Por fin hizo caso a mis suplicas de que parará. El placer se empezaba a convertir en dolor ante el esfuerzo de los orgasmos forzados.

Me dio la mano para que me enderazara y acerco su cara ordenado que lo limpiara de mis jugos con mi lengua.

Me ayudo a bajar cuando termine.  Metio su mano entre mis muslos y extendio toda mi humedad en mis nalgas, muslos y piernas. Se retiro a lavarse la cara ordenandome que me quedara como estaba.  

Un poco antes de la hora de ir a recoger a los chicos me ordeno asearme y cambiarme. Cuando lo hube hecho regrese ante el vistiendo el short  y el Top. Se acerco, me llevó hasta el sillón  inclinandome, bajo el short y tomando el lubricante introdujo un plug anal en su esclava.
-Subete el short- dijo
Cuando lo hice se acerco quito el collar de mi cuello, lo guardo y dijo:
-Es hora de ir a cenar con tus padres y tu hermana y recoger a los chicos. Mira veo que en verdad eres muy zorra. Se te marcan los pezones duros con ese top. Cambiate por algo mas decente si no puedes disimular cuan caliente estas-
Fui me cambie el top por una blusa. Saber que iria asi hacia que no pudiera evitar el sentirme caliente. Por si las dudas le pedi permiso y afortunadamente me lo concedio de poder ponerme un Tampon.
Al regreso apenas se durmieron los chicos fui ante el a pedirle que me usara.
Se rio, me dio una caricia y dijo:
-Te lo has ganado.-
-Gracias Señor-
-Preparate y esperame en la cama.-
Cuando me retiraba alcance a oir que decia para si mismo
-He creado un monstruo, que zorra es-
yo solo sonrei para mis adentros y fui a preparme. El Domingo no pude evitar estar todo el día con una sonrisa 

clara{G} 
Esclava domestica y sexual 
Por voluntad Propia 
Propiedad del Sr. Gabriel

miércoles, 1 de agosto de 2012

¿24/7? Siii

Hace una semana y aprovechando las vacaciones de Verano los abuelos decidieron llevarse a la playa a sus nietos durante una semana.
El lunes muy temprano pasaron por los chicos y después de miles de bendiciones, hacerles prometer que se portarían bien etc. partieron llenos de alegría y dejando a su madre llena de angustia por la separación de sus críos.
Sin embargo esa angustia se atenuaría mas pronto de lo que yo esperaba.
Después de los adioses y como dije verlos partir regresamos al interior de la casa con el propósito de desayunar.
Mientras preparaba el desayuno el Sr. Gabriel estaba muy pensativo.
Le serví y de inmediato me dijo que me sentara a desayunar con El. 
-Sabes clara- Dijo.
Me puse en alerta el clara indicaba que hablaba el amo.
-Me parece que esta es una buena oportunidad para algo que he tenido en mente hace mucho. Quiero que vivamos estos días en una verdadera relación de AMO-esclava. atiende lo que voy a decir:
Durante estos días que no estén los chicos, permanecerás vestida con el collar únicamente. No podrás salir de casa ni hablar por teléfono a menos que sea una verdadera emergencia. Si te llaman por teléfono deberás ser lo más breve posible con quien llama. No aceptaras invitaciones de nadie y si te sugieren que vendrán a visitarte deberás poner algún pretexto para que no vengan. En caso de que toque alguna persona a la puerta y sea necesario abrir te pondrás solamente una bata y despacharas a quien sea de la forma lo mas breve posible. Cuando escuches que llego de la calle esperaras frente a la puerta de rodillas a que yo ingrese y te permita levantarte. No te tocaras a menos que yo te lo permita siempre y cuando lo solicites de forma adecuada para que yo valore si te lo permito o no. Para tomar tus alimentos deberás pedir permiso antes y nunca lo harás antes que yo. En resumen nada que no sepas. Si tienes duda de algo deberás preguntar y/o usar tu mejor criterio. Cualquier falta sera severamente castigada.¿Entendiste? ¿Alguna pregunta?-
-Si Sr. y No Sr.-
-Bien levántate ve por el collar te lo pones y regresas a terminar de desayunar conmigo-
Me levante y fui por el collar me lo puse, me desnude y fui a sentarme a la mesa.
Bien como podrán imaginarse fue una semana para mi muy edificante, provechosa y plena. 
Debo confesar que algunas cosas me costaron trabajo, otras las extrañe y muchas las disfrute. Hubo un poco de todo. Me sentí plenamente identificada y pude reafirmar mi sentimiento de que en verdad soy feliz siendo lo que soy, Su esclava, su pertenencia, su zorra o lo que El desee que yo sea. Mis sentimientos de esclavitud se reafirmaron de forma muy importante.
También comprendí que tengo muchos privilegios normalmente.
No se planeo nada la vida siguió en cierta forma como de costumbre solo que todo ese tiempo no estuvo la pareja ahí, el Esposo se fue, podría decir yo con los chicos de viaje y se quedo el AMO. No hubo concesiones ni consideraciones. Me costaron castigos por no estar acostumbrada a estar todo el tiempo las 24 hrs así. Cosas tan simples como el hablarle todo el tiempo de Ud o el ya cláasico Si Sr. o No Amo etc.
y fui castigada por esas faltas de atención y por muchas otras cosas más. Las marcas de mi cuerpo dieron fe de eso.
Claro que también hubo mas confianza y libertad para que el pudiera hacer uso de muchas formas de su esclava. Desde para que le sirviera en cosas simples como servirle agua, leerle las noticias, etc. Hasta ser usada de todas formas para su placer como la mas viciosa de las putas.
Esta semana estuvo llena de adrenalina, deseos, trabajos, lagrimas y sonrisas pero lo que si puedo asegurar que no hubo la menor duda de que deseo, quiero seguir siendo la esclava domestica y sexual de mi AMO, DUEÑO Y SEÑOR  el Sr. Gabriel 


clara{G} 
Esclava domestica y sexual 
Por voluntad Propia 
Propiedad del Sr. Gabriel

domingo, 20 de mayo de 2012

17-18 de Mayo de 2012


El jueves por la mañana me despertó como lo hace muchas veces. Tenía ganas de usar a su esclava. Su miembro se deslizaba entre los labios de mi coño en un movimiento de arriba abajo pero sin penetrar. Cuando desperté completamente se retiro de entre mis piernas y me indico que deseaba mi boca.  Después de unas cuantas embestidas se salió y tomando mis caderas con sus manos con un solo movimiento me puso boca abajo levanto mis caderas jalando de mi cintura y de un solo golpe Me penetro vaginalmente. Se movía con movimientos rítmicos y cada vez mas intensos.  Cuando oyo mi primer gemido de placer me advirtió que no podía acabar que me controlara y dio una nalgada a mi trasero. Momentos antes de acabar se salió de mi coño y acabo sobre mis caderas y espaldas. Embarro su leche en ellas y prohibió que me aseara. Se tumbo a lado mío. Él boca arriba y yo boca abajo para evitar manchar la ropa de cama. Después de unos minutos sentí que se enderezaba y se dirigió al servicio. Pensé que después de unos minutos regresaría ya recuperado  a seguir  jugando con su esclava.  El ruido de la ducha se dejo oír y minutos después  me llamó. Pensé que deseaba jugar en la ducha. Me ordeno meterme junto a Él  y cuando lo hice empezó a  enjabonarme.  Sus manos frotaron todo mi cuerpo produciendo oleadas de placer . Al notarlo  exclamo:
-Contrólate zorra, no quiero oir un gemido más –
Salimos de la ducha y el me seco con un masaje fuerte con la toalla y  me ordeno que me vistiera.
Mientras lo hacía me dio sus instrucciones:
-clara tienes prohibido tocarte coño, tetas y culo-
Respondí con un si Sr. No tenía caso decirle lo excitada que estaba y que me diera su permiso. De antemano sabía que me lo negaría.
Todo el día me la pase excitada, pienso que más por la prohibición que por otra cosa. Lo prohibido es lo que se desea.
Me llamó varias veces durante el día para comprobar que seguía sus instrucciones. Lo que me hacia recordar que no podía acercar mis manos a mis fuentes de placer.
Por la noche dormidos ya los chicos le pedí permiso para ducharme ya que el calor esta insoportable. Me lo negó y me dijo que si tenía calor simplemente me desnudara.
Le di de cenar desnuda porque me indico que asi lo hiciera. Cuando terminamos de cenar se dirigió a la estancia, prendió el Televisor y se puso a ver el Fut Bol. Era el primer partido de la final. Me indicó que lo acompañara y que me recostara en el sofá con la cabeza descansando en sus muslos.
Mientras veía el partido su mano acariciaba mis pechos y mi vientre.  Me empecé a excitar y al darse cuenta me hizo bajar del sofá y sentarme a sus pies.
Cuando termino el partido se puso de pie se bajo los bóxers y me dijo que lamiera sus testículos y su miembro pero sin meterlo en mi boca.  Hice lo que ordeno y mi mano bajo a mi entrepierna de forma instintiva lo que me costo un regaño y una advertencia de que no me tocara. Su miembro se puso erecto y cuando estuvo duro como roca me ordeno ponerme frente a ël arrodillada y abrir la boca. Empezó a masturbarse y cuando termino su chorro de leche cayo la mayor parte en mi boca y algunas gotas en mi cara. Limpie su miembro con mi boca y me llevo a dormir.
Al siguiente día nuevamente me penetro unas cuantas veces vaginalmente al despertar y termino en mis pechos y vientre pero sin permitirme acabar. Nuevamente el ritual de la ducha del dia anterior y sus ordenes ahora fueron que cada hora a la hora a partir de las 9.00 AM debía tocarme por 5 Minutos pero no podía correrme. Al mediodía ya no soportaba  las ansias de acabar. Mis labios vaginales y el clítoris empezaron a doler por estar llenos de sangre con la exicitacion. Le llame para pedir su autorización diciéndole como me sentía pero me fue negado el acabar. No vino a comer. Ya por la noche llego algo tarde y después de cambiarse pidió le diera de cenar. Mientras preparaba la cena me desnudo. Nos sentamos a cenar y la conversación fue sobre como me sentía, me empezó a decir que debía aprender a controlar is deseos, que parecía una perra en celo y que si me gustaría poder orgasmar. Le respondí que si que lo deseaba mucho.
Me respondió que lo pensaría mientras cenábamos.
Cuando terminamos de cenar me pregunto como me gustaría que me follara. Respondi que como Él quisiera lo que me valió un pequeño regaño,
-clara hice una pregunta especifica. Así que responde a lo que te pregunte-
-Perdón Sr. Me gustaría que lo hiciera vaginalmente por atrás a 4 patas Sr.-
Me tomo del pelo y me indico que me pusiera como había descrito pero arriba del sofá.
Empezó  jugando con su dedo y la palma de su mano en mi coño que de inmediato se empezó a mojar. Tomo su miembro en su mano y empezó a hacer lo mismo con el pero sin penétrame.
-¿Lo sientes?, ¿Lo quieres?-
-Si Sr. Mucho-
El dialogo siguió por el estilo haciéndome suplicarle y pedirle que me tomara como su perra que soy.
De pronto sin más me penetro y empezó a follarme. Me dijo que tenía permiso de correrme cuando yo quisiera. A las pocas embestidas no aguante más y me corrí en un gran orgasmo que me hizo gritar de placer y posteriormente un poco de dolor de las contracciones tan fuertes que me produjo. Me dio unos segundos de reposo pero sin salirse y después empezó nuevamente a bombear dentro de mi. La sensación era insoportable. Mi vagina, los labios y el clítoris estaban tan sensibles que me producía un placer doloroso cada que se movía dentro de mi.
Por fin acabó y su chorro de leche caliente golpeo contra mi pared. Se recargo un momento en mi espalda y después se retiro lentamente provocando nuevas oleadas de placer..
-Eres muy cachonda perrita, descansa un momento- dijo saliendo hacia el servicio anexo a la recamara.
Me tumbe en el sofá y me quede apretando los muslos un momento con mi mano entre ellos para calmar un poco esa sensación Placenteramente dolorosa que sentía en el vientre.
Al poco rato me llamó, se encontraba de pie en la recamara. Me indico que me pusiera de rodillas y le sirviera con mi boca. Después de unos minutos me retiro, me tomo  del pelo y me doblo sobre el borde de la cama de tal manera que mi torso descansara sobre el colchón. Sentí como una gotas frías de lubricante cayeron entre mis glúteos. Sus manos los abrieron y uno de sus dedos empezó a  lubricar mi ano.
-Relájate clara-
 Cuando el dedo termino su labor sentí la punta de su miembro en la entrada de mi ano..
-Relájate, o quiero lastimarte-
Me penetro lentamente dando tiempo a que mi cuerpo lo aceptara.  Una de sus manos oprimía mi espalda empujándome aun más  sobre el colchón. Se movió lentamente al principio para después tomar un ritmo semi lento en sus embestidas. Dejo de oprimir mi espalda y me tomo con ambas manos por la cadera. Me lleno por completo y ya mas relajada empecé a gozar también.  Su chorro inundo mi ano al mismo tiempo que lanzo un gemido de placer. Se salió y tomándome del pelo me llevo hasta el servicio. Mientras se aseaba yo sentada en el inhodoro me masturbaba para Él. Cuando me corrí con su permiso, me indico que me aseara  y fuera a la cama con Él una vez que estuviera limpia.  Cuando subí a la cama me abrazo por la espalda y al oído me dijo .
-Gracias clara, me encanta tu entrega, gracias por ser mi esclava y mi putita. Gracias por tu amor también y quiero decirte que te amo tanto como tú a mí.
Dormí con una sonrisa y como un bebe toda la noche metida entre sus brazos

clara{G}
Esclava domestica y sexual 
Por voluntad Propia 
Propiedad del Sr. Gabriel

martes, 6 de marzo de 2012

02 de Marzo de 2012

El Sr. Gabriel había avisado que no vendría a comer por lo que con su permiso después de recoger a los chicos de la escuela nos fuimos a comer a casa de mis padres. Después de comer mi Hermana encampano a sus sobrinos de que fueran al cine. Les comente que no podría ir porque debíamos regresar a casa a esperar al Sr. Gabriel. Como siempre la terca de mi hermana dijo que si no quería ir yo que no fuera, que ella iría con los chicos y que por la noche los llevaría a casa.

Al llegar a casa me encontré con la novedad que ya me esperaba el Sr. Gabriel. Lo salude y me pregunto por los chicos, por lo que le informe que se habían ido al cine con mi Hermana. Pregunte si deseaba comer algo y respondió que no. Había comido en la Oficina. Me pidió le prepara un café y me dispuse a hacerlo.
Cuando se lo lleve a la estancia me encontré con que en las manos tenia mi collar y la correa. Serví el café sobre la mesita, lo tomo y le dio un sorbo. Lo dejó nuevamente sobre la mesa y acercandose a donde me encontraba de pie se puso detrás de mí, levanto mi pelo del cuello y me puso el collar. Cuando estuvo puesto me ordeno ponerme a 4 patas y esperarlo así.
Se sentó nuevamente en el sofá y tomo otro trago de café. Se me quedo mirando y dijo:
-Creo que es una esplendida tarde para disfrutar de mi esclava ¿No lo crees perrita?-
-Si Sr., me gustaría que lo hiciera-
Otro trago al café, puso la taza sobre la mesa y se levanto. Tomo la correa con su mano y sin decir palabra ni mirarme empezó a caminar por toda la casa. Me hizo subir la escalera y bajarla así a 4 patas. Por último se dirigió a la habitación. Se planto delante de mí y cuando levante la cara me hizo seña que la bajara. Se acerco más a mí y abrió un poco las piernas. Mi cara estaba a la altura entre sus rodillas y su ingle.
Pensé que querría que le hiciera sexo oral.
Me adivino el pensamiento.
-No Clara. No tendrás el placer de que te folle por la boca. Al menos en este momento.-
-Si Sr. será cuando Ud lo quiera-
Tiro con una mano de la correa y con la otra me tomo del pelo y me hizo ponerme de pie frente a EL.
Sin decir nada me beso con fuerza, su lengua se introdujo en mi boca totalmente. Cuando se retiro me hizo girar y quedo a mis espaldas.
Vestía yo de forma bastante normal. Una blusa blanca con botones al frente, un sostén blanco normal, una falda plisada con botón atrás, una tanga de Hilo y unas zapatillas de piso. Estaba aun como cuando llegue de la calle.
Me abrazo por detrás, su cara y boca se clavaron en mi cuello, mordiéndolo y besándolo. Sabe que eso me calienta y excita. Una de sus manos acariciaba mis pechos por encima de la blusa, mientras la otra me repegaba a El. Después de un rato de manoseo y de excitación cuando me oyó gemir un poco se detuvo. Desde atrás desabotono el segundo y tercer botón de la blusa de arriba abajo dejando abotonado el de más arriba, tiro del sostén hacia abajo de tal forma que mis senos saltaron al frente, y acomodo la blusa de tal forma que quedaran fuera de ella. Su Mano empezó nuevamente a acariciarlos, apretarlos pellizcarlos mientras su boca nuevamente se clavaba en mi cuello. Su otra mano levanto mi falda por el frente y se metió entre la tanga y mi coño. Encontró este ya húmedo y sus dedos se metieron en mi raja penetrándome y excitándome aun más. No podía dejar de gemir. Me lastimaba su trato rudo pero me excitaba mucho.
De pronto paro se detuvo en seco. Se retiro de mi espalda y me ordeno que permaneciera así como estaba. Fue a la cómoda donde guarda los implementos y juguetes. Regreso con un par de esposas. Me tomo los brazos los llevo a mi espalda y esposo mis muñecas.
Se puso al frente mío. Quito la blusa y nuevamente le dedico unos momentos a mis pechos. Ahora no solo los manoseo y torturo si no que también los beso y mordió. Desabotono mi falda y quito mi calzado. Toco mi coño sobre la tanga ya mojada y acaricio mis nalgas a su placer. Tomo la tanga por el frente y tiro de ella hacia arriba hasta que esta se metió entre los labios de mi coño. Tomo del cajón unas tobilleras y dos pedazos de cadena de unos 30 CMS. cada uno Me Hizo ponerme boca abajo sobre la cama. Tiro de la tanga sacándola y la puso a un lado. Sujeto mis tobillos con las tobilleras de cuero y las unió con una de las cadenillas, tomo la otra y unió las esposas de las manos con la cadena que unía las tobilleras. Metió su mano entre el colchón y mi coño penetrándome con uno de sus dedos mientras la yema de su pulgar oprimía la entrada de mi Ano. Cuando me oyó gemir nuevamente se detuvo. Me giro sobre la espalda de tal forma que mis manos por supuesto quedaron bajo de mi cuerpo y para evitar una postura incomoda, mis piernas un poco recogidas dobladas por las rodillas y abiertas lo que me permitía la cadenilla que sujetaba mis tobillos. Tomo un antifaz del tipo de los de dormir y me lo coloco sobre los ojos.
Pasaron unos minutos en que solo podía oír que seguía ahí. Balbucee algo y ordeno permaneciera en silencio.
La cama se movió, supuse que había subido a ella. Sentí sus rodillas una a cada lado de mi cabeza.
-Abre la boca Clara-
Abrí la boca pero no paso nada.
Se oyó el ruido clásico de un vibrador. Empezó a deslizarlo entre los labios de mi vagina y sobre mi clítoris. Al primer movimiento de mi cabeza y de mis caderas sus redilas se apretaron los lados de mi cabeza. Retiro el Vibrador y sentí sus testículos sobre mi boca,
-Cómelos con cuidado Clara tu sabes como-
Empecé a lamerlos y chuparlos. Me costaba trabajo al no poder levantar la cabeza y no tener un apoyo. El vibrador volvió a sonar y mi coño a recibir su placer.
Nueva pausa. Se retiro unos segundos que aproveche para pasar saliva.
De pronto la punta de su polla empezó a deslizarse sobre mi boca. Jugaba con ella sobre los labios y la punta de mi lengua. Nuevamente el RRRRR del Vibrador su polla penetro mi boca y el vibrador después de recorrer del clítoris a la parte baja de mi vulva, se metió en mi vagina penetrándome. Lo movía de dentro hacia fuera. Su polla me asfixiaba por momentos y las oleadas de placer me invadían.
-Ni se te ocurra correrte Clara-
Me concentre tratando de obviar el placer que sentía pero con pocos resultados. Afortunadamente me tiene bien medida en el momento oportuno paro.
Mis muslos ya estaban completamente mojados, los labios vaginales hinchados de deseo suplique que me dejara terminar y me lo negó.
-Aun No Clara-
Espero uno o dos minutos y dijo:
-Continuemos-
Se acomodo nuevamente solo que ahora se puso a cuatro sobre la cama. Puso un almohadón bajo mi cabeza y otro bajo mis caderas. Su polla se metió en mi boca y ordeno que le hiciera sexo oral. Empecé a hacerlo y su boca se clavo entre mis muslos. Su lengua se clavo en mi vagina, me penetraba y jugaba con ella dentro de mi.
Puedes correrte cuando gustes Clara, solo no dejes de chupar y lamer mi polla.
El sabe que algo que me cuesta trabajo es correrme en su boca. Siguió con su trabajo y yo con el mío. No pude más y me corrí en un gran orgasmo. Las contracciones fueron intensas y más porque a pesar de que se dio cuenta que había llegado al orgasmo siguió con su labor. Tuve que esforzarme para no apretar la boca. Para evitar lastimarlo. Al quinto espasmo el se corrió dentro de mi boca. Su chorro intenso y abundante me asfixio. Su leche desbordo no solo mi boca si no que salio también a través de mi nariz. Sentí que me ahogaba y empuje su pelvis con mi cabeza. Se dio cuenta y se retiro ayudándome a levantar un poco la cabeza. Quito el antifaz y me ordeno tragar lo que quedaba en mi boca y con su mano embarro mi cara y mis pechos con lo que había quedado fuera. Limpie su miembro con mi lengua.
Me hizo girar boca abajo nuevamente y soltó la cadenilla que unía mis manos con la cadenilla de los tobillos.
Soltó las esposas de mis manos y permitió que moviera un poco los brazos y las manos.
Fue a la cocina y trajo un vaso de agua del que me di a beber unos sorbos. Me sentó en sus piernas y me acarició al tiempo que me decía cuanto apreciaba a su perra.
Después de unos 15 minutos que hablamos sobre lo que acaba de pasar me dijo me levantara de sus piernas. Fue al baño y regreso con un par de muñequeras. Me pido las manos se las di las coloco y ordeno me pusiera de rodillas con la cabeza al piso. Tomo mis manos y las unió por la muñequeras a cada una de las tobilleras. Metió su mano bajo mi trasero y empujo este hacia arriba. Sentí como las gotas de lubricante caían sobre la entrada de mi Ano. Su Dedo índice empezó a meterlo dentro del agujero. Empecé a relajarme esperando que su miembro empezara a forzar mi culo. Pero no fue así. Empezó a meter unas bolas anales. Seis en total.
Cuando estuvieron dentro empezó a acariciar y masajear mi coño. Cuando lo vio listo me penetro vaginalmente. Empujaba y se introducía y salía con fuerza. Poco a poco el dolorcillo de ese trato dio paso al placer intenso. Me nalgueaba mientras me follaba, Me hizo gritar, pedir, suplicar y hasta maldecir de placer. Cuando creí que no podría aguantar más dijo:
Cuando sientas el chorro quiero que te corras. Quiero sentir como me aprieta tu coño, como me ordeña perra.
Cuando sentí su empuje y su bombeo intenso supe que no tardaría mucho.
Su chorro inundo mi vagina y me corrí. Mi vagina respondió a su deseo con los músculos de ella apreté su polla a cada contracción soltaba y apretaba sacando un nuevo chorrito de su leche. Grito. Me dijo que era una puta, una perra y eso me excito más.
Me dijo que lo soltara y afloje los músculos. En cuanto salio vino su venganza. Sus dedos me penetraron la vagina y con su otra mano fue sacando lentamente una a una las bolas de mi culo. Excitaba y jalaba una bola. Eso me hacia volver a sentir oleadas de placer. Cundo por fin salio la última. Le pedí me diera reposo.
Soltó mis manos y mis tobillos. Me dijo que me pusiera de pie. Cuando lo hice me aventó sobre la cama y se tiro a mi lado.
Nos quedamos un rato acostados, abrazados y sin decir nada. De pronto al mismo tiempo sin ponernos de acuerdo ambos dijimos:


-TE AMO…-
Me beso y nos fuimos a duchar


clara{G}
Esclava domestica y sexual
Por voluntad Propia
Propiedad del Sr. Gabriel